De la turismofobia barcelonesa al “turismofriendly” del Baix