9 de agosto de 2020, 4:27:32
Opinió


El Baix: pasado, presente y futuro de la prensa local

Por Loli Franco - Delegada en Cataluña de Mediaset (Telecinco y Cuatro)


Si una comarca ha luchado por la comunicación local es el Baix Llobregat y l’Hospitalet. Detrás de cada medio existe el impulso y la vocación de un grupo de personas que creen que el periodismo se hace desde la cercanía, pisando la calle y que la prensa tiene que servir para dar voz a los ciudadanos, que en los medios más generalistas no tienen esa posibilidad.


A mediados de los 80 hubo un gran auge de la comunicación comarcal. Recuerdo que entonces ya hubo un semanario El Llobregat, promovido por Juan Carlos Valero. No consiguió que durase mucho tiempo, pero sé que no dejó de intentarlo. Con su empeño y con la gente que le ha apoyado en el proyecto, en esta última etapa El Llobregat se ha consolidado y este mes cumple 100 números.
También en esos años 80 un joven Francesc Casbas, desgraciadamente ya fallecido, conseguía con medios rudimentarios realizar una emisión radiofónica desde el balcón de su casa. Sería el embrión de lo que luego fue la primera emisora local de Cataluña, que acabaría siendo municipal, y que generó que muchos ayuntamientos se sumaran a esta iniciativa: Radio Sant Boi, Cornellà, Ràdio Sellarès, etc.

Valero y Casbas son un ejemplo de las muchas personas anónimas, a veces, con el apoyo de entidades ciudadanas, que han posibilitado la existencia de medios como el Delta del Prat, el Llaç de Molins de Rei, la televisión de Vallirana, la de Esplugues, El Far, y muchos otros.

A esta cosecha durante los 90, en la época del boom del tocho, se sumaron publicaciones gratuitas que vivían de los anuncios inmobiliarios y en los que la información comenzó siendo un relleno, pero que al final también cumplieron su función de canalizar las reivindicaciones y actividades de las entidades.

La crisis económica se llevó por delante casi toda la prensa gratuita y también aquellos medios que quisieron abarcar más de lo que podían. La Televisión de Hospitalet se hizo insostenible y con ella cayó Radio Hospitalet.

Sólo los que supieron mantener su dimensión han sobrevivido. Para ellos ahora es momento de pensar en el futuro. Internet es el reto, pero sin olvidar que todavía hay mucha población que no sabe manejarse en la red. Hay que seguir combinando los formatos tradicionales con el digital, sin caer en ofertas gratuitas que al final están llevando los medios a la quiebra. Ya hay algunas experiencias de medios de comunicación que obtienen sus ingresos mediante el micromecenazgo: la idea es llegar a muchos suscriptores que aporten pequeñas cantidades de dinero, pero que todos juntos ayuden a financiar el proyecto.

Población tenemos, más de 1.100.000 habitantes y gente implicada en los medios locales también. En nuestras manos está consolidar una prensa libre; en manos de los ciudadanos y de profesionales que con su firma den garantías de una información plural y honesta. III
El Llobregat.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elllobregat.com