14 de octubre de 2019, 8:23:07
Opinió


La farsa del Parlament

Por Miguel García

En el vigente Estatuto de Cataluña se establece en el artículo 2.4 que los poderes de la Generalitat emanan del pueblo de Cataluña y se ejercen de acuerdo con lo establecido en el presente Estatuto y la Constitución.


Este es uno de los múltiples artículos del Estatuto de Cataluña que transgrede la declaración independentista de Junts pel Sí y la CUP. Ellos aseguran contar con un mandato democrático obtenido el 27 de septiembre, pero su supuesto mandato no les permite ni alcanzar las dos terceras partes de los miembros del Parlamento necesarios para reformar el Estatuto tal y como marca su artículo 222.
Lo que pretenden, en resumidas cuentas, es que el Parlament de Cataluña lleve a cabo un golpe de Estado, un autogolpe de Estado para construir unas estructuras de Estado paralelas a las ya existentes. Esto implica abocar a los ciudadanos de Cataluña al grado máximo de inseguridad jurídica. ¿Pretenden que haya dos haciendas públicas recaudando cada una por su lado el impuesto de la renta? Esto es lo que sucedió entre 1465 y 1468 en Castilla durante la guerra civil que enfrentó al infante Alfonso contra su hermano el rey Enrique IV. Alfonso fue proclamado rey por una facción de la alta nobleza, al tiempo que su hermano era depuesto en lo que se llamó la Farsa de Ávila. Ante las murallas de Ávila los nobles rebeldes pusieron en una silla un muñeco que representaba a Enrique IV. El muñeco, vestido de luto, tenía una corona, un estoque y un bastón que le fueron despojando hasta que lo derribaron de la silla. Alfonso, el rey de Ávila, como a veces se le llama, tuvo una corte propia y creó una administración paralela. La bicefalia de Castilla degeneró en una especie de esquizofrenia fiscal pues los contribuyentes estaban expuestos a pagar dos veces el mismo tributo.
Es lamentable que se aboque al Parlament a ser el escenario de unas farsas que no hacen más que añadir confusión e incertidumbre. Necesitamos políticos que resuelvan problemas, no que vayan generando nuevos. III
El Llobregat.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elllobregat.com