18 de febrero de 2020, 23:30:06
Abrera


Un informe de Cecot avala el retorno económico que supone la Ronda del Vallès entre Abrera y Terrassa

Por Redacción

La patronal considera que es una necesidad de primer orden para el tejido empresarial del Vallès y del Baix Llobregat


Cuatro décadas han pasado ya desde su diseño y, en cambio, continúa siendo una infraestructura pendiente de Fomento. Por ello, administración y empresarios han hecho un frente común en favor de la Ronda del Vallès (B-40) en su tramo entre Abrera y Terrassa con un informe encargado por la patronal Cecot y la Diputación de Barcelona y que ha presentado el reciente conseller de Territori i Sostenibilitat, Jordi Rull. Según los datos del documento, la nueva obra tendría un impacto de 252 millones de euros, de los cuales la mitad se obtendrían tan solo con su construcción mientras que el resto sería el resultado de su explotación en unos 20 años. De esta manera, se estima que la inversión estaría amortizada en solo cuatro años.

De la presentación del informe surgieron fundamentalmente dos líneas de actuación: primero, la propuesta de crear una plataforma de agentes territoriales para impulsar la Ronda del Vallès; y, segundo, un programa de acciones para desarrollar la infraestructura. Ambas propuestas obtuvieron el aval tanto de la presidenta de la Diputación de Barcelona, Mercè Conesa, como del conseller Rull que ha definido la obra como proyecto de país.

El también conocido como cuarto cinturón tiene como objetivo unir el municipio baixllobregatense de Abrera con Granollers, pasando por importantes ciudades como Terrassa y Sabadell. La conexión entre el Baix Llobregat, Vallès Occidental y Oriental supondría conectar con una gran vía comarcas que representan un destacado peso económico en Cataluña.

Pese a su “necesidad”, tal y como califican desde la patronal, el proyecto sigue pendiente, aunque ya tendría fecha para su tramo entre Abrera y Terrassa. Según Fomento, se estima que podría estar en 2019 operativo, mientras que la consellería pide que se adelante y que es posible tenerlo para el 2017 o 2018. De esta manera habría un importante avance en una infraestructura que ya se contemplaba en el plan de carreteras de 1968 y con la que Fomento se comprometió en 1996. En paralelo a este tramo, queda pendiente reiniciar la tramitación de la conexión entre Terrassa y Granollers, donde finaliza la nueva B-40, que hasta ahora solo cuenta con unos tramos entre Abrera y Olesa y entre Viladecavalls y Terrassa.

El Llobregat.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elllobregat.com