5 de junio de 2020, 13:44:47
Sant Just Desvern


Alcaldada de Sant Just Desvern en defensa del alcohol, la fritanga y el colesterol

Por Dayana García Blas

El Ayuntamiento de Sant Just desvern “echa” al primer “food truck” vegano y crudivegano de España instalado en Collserola porque “el bar Espai Mireia ya da servicio de alimentación en la zona”, indica la propietaria del remolque VEGANair.


El 13 de febrero se inauguró el primer “food truck” vegano y crudivegano de España en la Plaza Mireia de Sant Just Desvern, ubicada en la carretera de les Aigües km.0. El remolque, bautizado VEGANair, ofrece productos ecológicos, libres de transgénicos y 100% naturales, ideales para los deportistas que practican ejercicio físico en el Parque de Collserola.

Tras la apertura del “food truck”, que simula ser el Airbus A318 Amelia Earhart en honor a la primera mujer piloto que cruzó el Atlántico, “el Ayuntamiento de Sant Just Desven nos echa de la Plaza Mireia por un falso argumento de competencia y sin más razón que la de priorizar el chiringuito Espai Mireia, un bar que vende alcohol, fritanga y colesterol”, denuncia Mar Perearnau, propietaria de VEGANair.

Solicitud de ocupación de vía pública

“No tenemos nada contra este bar que se sitúa dentro del parque a diferencia de nosotros que estamos fuera”, ha aclarado Perearnau. La joven emprendedora explica que su empresa tiene los papeles en regla, ya que hicieron una declaración responsable del inicio de la actividad y “pagamos las tasas”. Una solicitud de ocupación de vía pública comprendida del 13 de febrero hasta el 13 de mayo que ella misma ha comunicado a la guardia urbana, “autoridad que me ha indicado donde ubicarme”, apostilla Mar Perearnau.

Mientras el consistorio tramita el permiso, la actividad queda reglamentada por la solicitud de ocupación de vía pública. Sin embargo, el alcalde de Sant Just Desvern, el socialista Josep Perpinyà i Palau, “nos ha dicho verbalmente que no podemos estar allí y que no nos va a dar la licencia porque Espai Mireia ya da servicio de alimentación”, detalla Perearnau. La emprendedora añade que le sorprende esta negativa, porque a su juicio lo ideal sería dejar ambas actividades, que son complementarias: la suya que va en sintonía con una comida saludable y reconstituyente, y la otra que “no tiene que ver con el tema salud” y con el espacio natural de Collserola.

Negativa del Ayuntamiento

Durante el pasado fin de semana, que fue el de apertura, “la policía ha dado tres vueltas por la zona y nadie nos ha pedido ningún papel”, matiza la responsable de VEGANair. Fuentes del consistorio consultadas por El Llobregat insisten en que “el Ayuntamiento no les ha dado ninguna licencia de actividad para hacer esta restauración y no hemos recibido ninguna queja”, trámite en curso que “el alcalde nos ha negado verbalmente esta misma mañana”, denuncia Perearnau.

“Iniciamos la actividad porque tenemos una declaración responsable que es la clave jurídica y legal que nos aprueba ocupar el espacio hasta que se tramite el permiso”, recalca la responsable de VEGANair.

Este fin de semana, el remolque volverá a ocupar su lugar porque “pensamos que estamos en la más absoluta legalidad y no tenemos ninguna declaración por escrito”, apostilla Mar Perearnau.

El primer “food truck” de veganos y crudivegano

VEGANair es el nombre del primer remolque vegano y crudivegano que aterriza en España para ofrecer productos de proximidad, frescos, libres de pesticidas y 100% naturales. El nuevo food truck, afincado de momento en Sant Just Desvern, huye de los fritos, del alcohol y de los “cinco venenos blancos: azúcar, sal, harina, arroz y lácteos”, puntualiza Mar Perearnau, propietaria del vehículo.

“Nos instalamos todos los sábados y domingos de 9h a 17h en la Plaza Mireia la parte de Sant Just Desvern, ubicada en la carretera de les Aigües km.0”, detalla la joven emprendedora. Un tramo estratégico por el que pasean vecinos que van a la zona de picnic y deportistas que, tras la práctica de ejercicio físico, necesitan tomar algún producto refrescante, saludable y reconstituyente. Mar Perearnau destaca que eligieron esa ubicación porque “es un punto de encuentro entre los que va a pasear, a correr, a andar, a hacer ejercicios… prácticas que están asociadas a la naturalidad de nuestros alimentos”.

Un menú saludable

La carta de VEGANair se compone de innovadores platos elaborados para el vegano nato y para el principiante en veganismo que desea darse un capricho saludable. El coco de Tailandia es el producto estrella porque favorece el sistema nervioso y regula la presión arterial. El agua de coco y la pulpa, bajos en calorías y completos en electrolitos, son muy recomendables para los gimnastas que desean reponer fuerzas.

Mar Perearnau, vegetariana desde los 12 años y vegana desde 2012, incorpora en su menú los batidos naturales, altamente demandados y que se obtienen a base de pulpa de fruta tropical brasileña con leche de coco o de arroz y sirope de ágave crudo. También elabora zumos naturales prensados en frío y bols de açaí con superalimentos, parfaits, yogur de coco, tapas como hummus con crudités, espaguetis de calabacín con salsa tzatziki y barritas energéticas crudiveganas. Estas últimas son crudiveganas porque el producto no supera los 42 grados de cocinado.

Mar Perearnau ideó su remolque porque resulta más moderno que abrir un bar, incorporando una nevera, un congelador, pequeños electrodomésticos y conexión de electricidad, agua corriente y de desagüe. No tiene cocina. El pasado verano se asentó en la Playa de Atlanterra en Zahara de los Atunes en Cádiz, y más tarde se trajo su food truck a la Plaza Mireia de Sant Just Desvern, población donde nació.

Huir de fritos y alcohol

“Nuestra línea es una alternativa a los fritos y al alcohol. Por motivos éticos y morales no tenemos nada de eso ni tampoco ningún producto animal o derivado que contenga lactosa, huevo, azúcar, soja, gluten o conservantes”, apostilla Mar Perearnau. El veganismo es una filosofía de vida, un sector que tiende a crecer, sobre todo, en EEUU y centro Europa, donde la gente consume productos veganos con normalidad porque son ecológicos y de proximidad. También en EEUU y Europa es normal ver remolques en la vía pública ofreciendo todo tipo de comida, cuando por nuestras latitudes este tipo de vehículos es mayormente utilizado por churrerías.

El objetivo de Mar es tener una ubicación estable en mercados ocasiones, como el de la temporada alta de verano en la playa. Los aeropuertos también son emplazamientos interesantes para ubicar el “food truck”, un remolque que ocupa 6 m2 y que ofrece una alimentación sana que huye de los alimentos “nocivos” para los humanos.

El Llobregat.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elllobregat.com