11 de diciembre de 2019, 18:18:30
Opinió


2016: año de transición, año perdido

Por Redacción

Llega diciembre y, por tanto, es momento de hacer balance y poner el broche a este año 2016. Un año marcado, en materia de política nacional, por la pseudoanarquía vivida en el Estado. España ha vivido en funciones 315 días lo que hace de este 2016 un año en transición y perdido. También en el Baix Llobregat, que mantiene los grandes retos que tenía en diciembre de 2015, sobre todo, en materia de infraestructuras y movilidad.


La gran noticia del año 2016 ha sido la inauguración del tramo sur de la L9 del Metro que conecta Barcelona con L’Hospitalet, El Prat y el Aeropuerto. El Metro automático y sin conductor empezó a cruzar el río a las puertas del Mobile World Concress. En cualquier caso, el Metro no ha resuelto las debilidades del transporte público y de la movilidad de la zona Delta. Prueba de ello es que inmediatamente después a la inauguración, cuatro ayuntamientos de la zona Delta (Sant Boi, Viladecans, Gavà y Castelldefels) se echaron a la calle para reclamar mejoras.
La progresiva recuperación económica –lenta pero al alza- se está reflejando en un mayor uso del transporte público, que crece tanto en sus servicios diurnos como en los nocturnos. El dato negativo es, en cambio, que también sube de manera similar el uso del vehículo privado.

El debate de la movilidad es inherente ya al debate de la calidad del aire. Cada año mueren unas 3.500 personas en toda la zona metropolitana de Barcelona por culpa de la mala calidad del aire que respiramos. Y es que la calidad de nuestro ambiente sigue siendo pésima. Como en 2015. En este sentido, AMB ha hablado de limitar el acceso a los vehículos más contaminantes a partir de 2018, pero todavía no hay nada firmado. Barcelona, en cambio, se ha adelantado y ha asegurado que levantara el muro de acceso para 2020. Mientras, el sector de la automoción vive una auténtica revolución que les convertirá de una fábrica a una empresa de servicios; eso sí, todavía con muchas incertidumbres fruto de la falta de coordinación entre los actores implicados.

Optimismo económico
Los datos macroeconómicos han consolidado el optimismo, este año, en relación con la economía. Si bien es cierto que sigue habiendo, todavía, muchas asignaturas pendientes –pobreza energética, alta temporalidad, incremento de accidentes laborales, etc-, también es verdad que ha sido un año bueno desde el punto de vista de la economía.

De hecho, el año acaba con un ‘boom’ económico para el territorio. Viladecans ha abierto el famoso The Style Outlets de Neinver después de año y medio de obras en el nuevo polígono económico de Ca n’Alemany, en donde Desigual ubicó su nuevo centro logístico y en donde levantará una nueva sede corporativa. A la espera de Amazon, el poder logístico del territorio suma y sigue. Así, estas Navidades son las primeras en las que el comercio local tiene que hacer frente a otra gran superficie que, encima, cuenta con el descuento como una característica inherente.
Para hacer frente a ello, las cinco grandes ciudades del Delta han sumado esfuerzos con una campaña conjunta que rompe el localismo tradicional. Una campaña inédita que hace pensar que no todo está perdido. ¡Felices fiestas! III

El Llobregat.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elllobregat.com