9 de diciembre de 2019, 22:47:22
Sant Boi


Sant Boi, Sant Vicenç dels Horts, Santa Coloma de Cervelló y Torrelles suman fuerzas para que Fomento reactive las obras de la C-245

Por Imanol Crespo

Los cuatro alcaldes de los municipios se reunieron ayer para concretar una hoja de ruta común ante la “deslealtad institucional del Ministerio”


De la misma manera que L’Hospitalet, Sant Feliu y Montcada i Reixach se sentaron para poner en común la falta de atención del Gobierno central en relación con la red de Rodalies o que los ayuntamientos del Delta para pedir una mejor movilidad en la zona sur del territorio, ahora, los gobiernos locales de Sant Boi, Sant Vicenç dels Horts, Santa Coloma de Cervelló y Torrelles han decidido crear un frente común para presionar a Fomento y que, de esta manera, reactive las obras de la C-245.

Tras una reunión conjunta de los alcaldes y algunos representantes locales, los cuatro municipios han acordado elaborar un documento base conjunto que liderará Sant Boi, como ciudad más afectada, para abordar esta problemática y forzar así una respuesta de Fomento. Según ha podido saber El Llobregat, este documento, que se hará público próximamente, denunciará “el atraso histórico de esta estructura de país en un entorno muy densamente poblado y estratégico a nivel económico”.

Por otro lado, los ayuntamientos hablan incluso de “deslealtad institucional” por la falta de sensibilidad y la opacidad informativa que está habiendo, lo cual consideran un “menosprecio a los ayuntamientos”. Y es que, en el caso particular de Sant Boi, que es la ciudad que sufre la rotonda provisional de La Parellada y el colapso en este acceso, la alcaldesa Lluïsa Moret envió, primero, en octubre una carta al secretario de Estado en infraestructuras y ahora al actual ministro de Fomento, Íñigo de la Serna.

“Ya no hay excusas”, dice la alcaldesa teniendo en cuenta que ya se ha formalizado el Gobierno del Estado. “Tuvimos la última reunión con los representantes del Ministerio en noviembre de 2015 y nos explicaron todo el trabajo previsto. Pero en enero de 2016 desaparecieron y no sabemos nada. Hemos intentado averiguar qué estaba pasando. En un principio nos dijeron que era consecuencia de la necesidad de modificar el proyecto y que necesitaba una partida presupuestaria. Y ya ves las fechas que son. Han estado muy poco receptivos”, ha dicho Moret.

El próximo documento común de los cuatro ayuntamientos denunciará, en materia económica, el despilfarro que está habiendo, precisamente, por hacerse a trompicones y con continuos parones; con lo que esto representa.

Para acabar, tras el primer encuentro conjunto, se pedirá reemprender las obras, eso sí, con un proyecto que incluya las mejoras que sean necesarias para que afecte, por un lado, lo mínimo a la ciudadanía y que sea transparente: “Mínima afectación; máxima información”, nos cuentan.

Este compromiso base -que tendrá continuidad- ha acordado también sumar a la Diputación de Barcelona y a la Generalitat de Catalunya. Por ello, próximamente, se pedirá una reunión con el responsable de Urbanismo del ente provincial y con el conseller de Territori i Sostenibilitat, Josep Rull, respectivamente. En este sentido, cuentan con buena predisposición para ampliar el frente común a las administraciones supramunicipales catalanas.

De momento, en cualquier caso, no se ha concretado ninguna movilización ni acto de protesta, cosa que tampoco ha descartado Lluïsa Moret, eso sí, antes de la reunión. De hacerse, en principio, sería también una reivindicación conjunta.

El Llobregat.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elllobregat.com