20 de febrero de 2020, 4:07:35
Opinió


Viva Tres Tombs y olé!

Carta del Lector - Por Corina Elena Schvindlerman. Esplugues de Llobregat.


Se celebra la fiesta de Sant Antoni de Abad, protector de los animales con el paradójico escenario de caballos expuestos a enormes sobrecargas y contextos de extenuación que lleva, en algunos lastimosos casos, a su muerte.


El año pasado fallecía una yegua en Tres Tombs Torrelles de Llobregat. Tan sólo un mes atrás otro équido moría infartado en la cabalgata de reyes de Terrassa, cuando aún lamentamos aquella calurosa tarde de agosto de 2015 en que un caballo se desplomaba deshidratado en la subida de Mont Juic tirando de un carruaje turístico.

La magia de lo lúdico se ve opacada por la ironía de lo trágico. Si no se trata de malicia, suavicemos entonces su nombre por negligencia o ignorancia. Pero a la luz del siglo XXI Cataluña sigue mostrando una imagen que no se condice con su discurso progresista.

Así como no está bien que un toro sea maltratado bajo el pretexto de cultura, tampoco es justificable prodigar sufrimiento a otro animal en nombre de ninguna tradición. Una costumbre curiosa donde se bendicen perros mientras se hostiga a caballos. La sociedad catalana sale a las calles a bregar por derechos y libertad; es hora que entrelacemos coherencia y no llenemos sus aceras con estiércol anacrónico. Todos los seres sintientes, humanos o no, merecen respeto y dignidad. Tradiciones con consistencia moral forman una sociedad evolucionada y diferenciada.

El Llobregat.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elllobregat.com