29 de mayo de 2020, 23:03:30
Opinió


Abrir el melón

Por Lluis M Estruch

Hay empresas de caza-talentos que fichan ejecutivos para dirigir empresas. En ocasiones contratan de manera temporal a expolíticos para exprimir sus “contactos”, como los de Esperanza Aguirre, aunque sea ave de paso.


Algún partido nuevo consideró los métodos de selección de personal, para filtrar el siempre crecido flujo de precandidatos .

Unió utilizó en algún momento anuncios para fichar “comerciales” y reforzar su afiliación.

Sin embargo, el método general aún vigente es la cooptación interna, un proceso de simpatías iniciales y de creciente confianza en que un designado lo es para ser elegido en los comicios que se celebren.

Otros hacen primarias con variantes. Se habla de partidos con experiencia de gobierno: el PSOE y el PP la tienen sin duda.

Otros encarnan realidades sólidas, como los que pululan alrededor del nacionalismo regional, sea catalán o vasco. Sin embargo, en todos la apuesta por determinado candidato continua teniendo mucha subjetividad por parte del “aparato” y gran incertidumbre final en cuanto a que el candidato sea realmente capaz para el cargo.

En la 1ª División de la política profesional, Parlamento y Senado nacionales, se suelen filtrar currículos y méritos con bastante atención.
Aún así surgen casos de falseamientos académicos y profesionales, que suelen taparse mediante “los aforamientos” y la lentitud de los tribunales.
En estos momentos existe el caso Pablo Casado

En la 2ª División profesional: Incluiremos a los diputados regionales con cargos bien retribuidos, próximos a a la residencia y con un ritmo laboral poco intenso. Aforados.

Cristina Cifuentes sería entre otros menos conocidos el gran “juguete roto” de este apartado.

En la 3ª División, los alcaldes y concejales: son la llamada “primera línea de la democracia”, y es en este grupo donde se producen las mayores irregularidades, puesto que son los que deciden cuestiones de gran incidencia para los ciudadanos. También contemos aquellos que van a las Diputaciones, Consejos comarcales y Área Metropolitana, con todo su laberinto de cargos retribuidos. Siempre coexistiendo la burocracia eterna y los concejales inexpertos con fecha de caducidad.

Y es aquí donde se producen los fallos que gravan el presupuesto público y provocan desastres de gestión y corrupción.

En nuestro país el alcalde manda en exceso. En el mundo anglosajón el que manda es el gerente profesional, no nos valen ya los Alcaldes de Zalamea, ni de Móstoles… ni por supuesto los corruptos exalcaldes Bartomeu Muñoz o Manuel Bustos, entre otros…

¿Hay que abrir el melón para saber si es maduro? Las próximas elecciones municipales pueden comportar la verificación en -aplicación de la Ley de Transparencia- de los currículos y méritos académicos de todos los candidatos, así lograríamos ya una pulcra preselección. Es insólito que ciudades que rozan los 100 mil habitantes con una creciente complejidad administrativa y con presupuestos anuales de más de 90 millones puedan ser regidos por gente inepta, poco preparada y mendaz sobre sus pruebas académicas; estas deben ser una verdad comprobada y conocerse mejor así las limitaciones personales que el gestor público tendrá, una vez elegido para ser eficaz. En algunos plenos municipales (Sant Boi) se ha aceptado la verificación curricular de los electos y candidatos. Abramos el melón.

El Llobregat.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elllobregat.com