28 de febrero de 2020, 13:24:05
Pronòstics 2019


El desconcierto normativo acelera la regulación de la nueva movilidad

Por Redacción

La DGT ultima una nueva norma sobre los patinetes eléctricos tras dos accidentes mortales.


Han sido uno de los regalos estrella de estas Navidades y ya son un actor más de la movilidad urbana, junto a bicicletas, coches y transporte público. Los patinetes eléctricos, punta de lanza de la nueva movilidad personal junto con las bicicletas eléctricas, han dado mucho de qué hablar durante 2018. Su proliferación es un alivio a la congestión diaria de las ciudades, pero su eclosión no ha estado exenta de polémica.

La muerte de una anciana de 92 años en Esplugues en agosto atropellada por dos jóvenes que iban en patinete ha acelerado la redacción de una nueva normativa que regule estos artilugios por parte de la Dirección General de Tráfico. La nueva norma, que ha de marcar el camino a seguir a las administraciones locales, estará lista de aquí a unos meses y prohibirá a los patinetes eléctricos circular por la acera –salvo los de tracción humana o de juguete que no superen los 6 kilómetros hora-, enviándolos a carriles bici y calles con límite de 30 km/h. De hecho, estos artilugios no podrán superar los 25 km/h.

En la acera, pie a tierra

Las bicicletas, por su parte, podrán seguir circulando por la calzada y por los carriles bici, y solo se podrán hacer servir por aceras si se desciende del vehículo y se llevan a pie, siempre para respetar al peatón, que tiene prioridad al ser el eslabón más débil. Por último, los patinetes eléctricos o a gasolina que superaban los 25 km/h se equipararán a los ciclomotores y se les exigirá seguro, matrícula y carnet, por lo que tendrán que circular por la calzada a no más de 45 km/h.

De esta manera, las administraciones locales tendrán un punto de partida para actualizar sus ordenanzas. En este sentido, el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) ya hizo públicos en octubre una serie de recomendaciones para fomentar el respeto por los diferentes modos de transporte y garantizar la convivencia. No obstante, hay voces que alertan de que un exceso de regulación puede ser nocivo. Luis Maldonado, arquitecto y especialista en gestión del paisaje en la ESAB de la UPC, es partidario de “analizar con calma” la situación. “Siempre que aparece algo nuevo inmediatamente crea conflicto”, asegura Maldonado.

El Llobregat.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elllobregat.com