21 de octubre de 2019, 7:42:15
El Prat


El Prat renueva el Teatre L’Artesà con un nuevo proyecto artístico para la ciudad

Por Redacción

El equipamiento cuenta con más de 5.000 metros cuadrados dedicados al teatro, la danza, la música y el circo


L’Artesà traspasa los límites del teatro convencional. El Prat ha reformado el teatro construido en 1919 por el arquitecto modernista Antoni Pasqual como encargo especial de la entidad Centre Artesà. Ahora, un siglo más tarde, se ha inaugurado un nuevo equipamiento donde convivirán teatro, danza, música y circo en más de 5.000 metros cuadrados con la última tecnología. L’Artesà entra en el siglo XXI.

Además de las novedades técnicas del recinto, el teatro será el núcleo central del programa Arts en Viu de la ciudad, una política pionera en Cataluña para promover la igualdad de oportunidades en el acceso al teatro, la música, la danza y el circo a los ciudadanos, así como la participación de la comunidad en un proyecto artístico de ciudad. Pero todas estas necesidades que se han incorporado para modernizar el edificio se combinan con la memoria y el valor social que representa este espacio para El Prat.

El teatre L’Artesà abrirá sus puertas el próximo sábado 30 de marzo como un espacio vivo y participativo donde convivan la exhibición de espectáculos de calidad con actividades de formación y apoyo a la creación. Durante los primeros días se han organizado jornadas de puertas abiertas gratuitas para dar a conocer el equipamiento reformado a los vecinos de El Prat.

Grandes cambios en L’Artesà

El principal reto al que se ha enfrentado el teatro es la necesidad de adaptarlo a los requerimientos de las artes escénicas del siglo XXI. L’Artesà, con una superficie total de 5.283 metros cuadrados, se distribuye con esta remodelación en una sala grande con 611 localidades, una sala pequeña con capacidad para 160 espectadores, tres salas de ensayo y diversos espacios auxiliares (vestíbulos, camerinos, despachos…).

La exhibición de espectáculos, la formación y la creación artística son los tres grandes pilares en los que se aguanta el teatro y que se llevarán a cabo en estos espacios. Al no ser solo un lugar de espectáculos, se pretende que la ciudadanía vaya más allá del rol pasivo de ir a ver obras para convertirse en protagonista.

El consistorio mantendrá precios asequibles en L’Artesà, unificando los precios de los diferentes equipamientos culturales de la ciudad. El precio máximo de una entrada será de 15 euros, que se podrá ver reducido en un 33% con la compra anticipada o hasta un 40% a través de los abonos.

Salvem L'Artesà

Durante la remodelación, que ha durado casi dos años, se produjeron diferentes concentraciones para evitar el derribo del teatro en estado de abandono, promovidas por la plataforma Salvem L'Artesà. Dicha plataforma ha pedido durante este tiempo que se detuviera el proyecto para abrir paso a un proceso de participación en el que los vecinos y las entidades de El Prat pudieran decidir qué usos deberían darle al edificio. Esto se contrapone al espíritu participativo con el que se ha querido dotar al nuevo equipamiento pratense.

La gran crítica al proyecto, que abrirá sus puertas el próximo 30 de marzo, es cómo se ha llevado a cabo la remodelación del edificio. Desde Salvem L'Artesà abogaban por poner al día el teatro sin el derribo estructural realizado, mediante "modificaciones y cambios adecuados". Por otro lado, el consistorio recalcó en su momento que fue consensuado con las entidades locales y el proceso de rehabilitación era "imposible" porque no cumpliría ninguna de las normativas actuales de un equipamiento moderno.

Historia de L’Artesà

El teatro fue construido en 1919 por el arquitecto modernista Antoni Pasqual, por encargo de la entidad Centre Artesà e inicialmente acogió espectáculos teatrales, proyecciones de cine y actos benéficos. Durante la Guerra Civil, la CNT lo ocupó y, terminada la guerra, la sociedad de propietarios recuperó el edificio. Desde entonces y hasta los años 80, su actividad principal fue el cine, que compaginó con el teatro. En 1987 el Ayuntamiento alquiló el teatro para hacer una programación artística regular y hacer hincapié en su recuperación como espacio público dedicado a la cultura. Pero, a finales de 1988, cerró ante la falta de condiciones mínimas de seguridad y las graves deficiencias estructurales del edificio.

El consistorio compró L’Artesà en 2003. El Ayuntamiento encargó entonces diferentes estudios técnicos, que recomendaban descartar una posible rehabilitación del teatro original por sus importantes limitaciones funcionales, constructivas y estructurales. Posteriormente, en 2014 el Ayuntamiento abrió un concurso público, para seleccionar el proyecto arquitectónico del teatro, que ganó “Històries” de los arquitectos Bosch-Forgas. El verano de 2017, se iniciaron las obras de recuperación del Teatre L’Artesà con un coste total de 12,5 millones de euros.
El Llobregat.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elllobregat.com