17 de julio de 2019, 19:29:53
L'altra portada


Grito de alerta de la seguridad local

Por Francisco J. Rodríguez

Los sindicatos de Guardia Urbana en L’Hospitalet denuncian “falta de efectivos” | Cs avisa sobre el mismo problema en Gavà y en Collbató revelan “precariedad laboral”


La supuesta falta de efectivos y las condiciones precarias que denuncian los sindicatos de Guardia Urbana de L’Hospitalet y otros municipios de la comarca se hicieron visibles durante el Mobile World Congress, con una manifestación a sus puertas de los tres sindicatos del cuerpo policial de L’H. Y es que se trata de una problemática que, según sindicatos y otras formaciones políticas, aqueja a diferentes cuerpos municipales del Baix Llobregat.

En la segunda ciudad de Cataluña la situación es más delicada. En febrero los sindicatos UGT, SPL-CME y GiGU denuciaron “falta de efectivos” y “mala organización” del cuerpo durante el evento más grande que se celebra en la ciudad, el congreso de móviles. Precisamente en aquel momento alertaron que mientras en la feria tecnológica había destinados 20 urbanos, tan solo ocho se ocupaban de la seguridad en el resto de la ciudad; cifras que fueron desmentidas por el Ayuntamiento, que las subió a 12 más 10 de proximidad. E incluso algunos servicios se tuvieron que despachar por teléfono, ante la falta de policías.

Al margen del baile de cifras de aquel momento en concreto, los sindicatos han puesto sobre la mesa la necesidad de aumentar la plantilla de guardia urbana en L’Hospitalet. “Ahora mismo no podemos ofrecer a la ciudad la seguridad que se merece”, afirma rotundo a El Llobregat Juanjo Torán, primer secretario del SPL-CME. Torán explica que está previsto que entren agentes, pero no los suficientes. De hecho, más de una treintena se jubilarán este año, gracias a un cambio legal que permite hacerlo a los 60. El Ayuntamiento, a su vez, convocó a principios de marzo más de 40 nuevas plazas para la Guardia Urbana, que servirán para cubrir estas jubilaciones. La cuestión, sin embargo, es que se van cubriendo las jubilaciones, pero no se soluciona, señalan los sindicatos, la falta de personal. “Hay una falta de previsión muy grande”, afea Torán, que recuerda que hace años había mucha más presencia de la urbana en las calles. Para el GiGU las jubilaciones anticipadas “han hecho emerger el problema de falta de agentes”, explican fuentes del sindicato a esta revista. Preguntado al respecto, el teniente de alcalde de Seguridad, José María García Mompel, reconoce que siempre se podría tener más personal, pero defiende la actuación municipal a la hora de gestionar la plantilla.

Una cuestión, la de la falta de efectivos, que preocupa al cuerpo. Desde el GiGU lamentan que el Ayuntamiento históricamente haya apostado más por las horas extras que por ampliar la plantilla, cosa que genera más desgaste laboral y, por consiguiente, peor prestación del servicio. Reconocen, no obstante, que se han puesto refuerzos nocturnos, una franja del día especialmente delicada. “Somos una ciudad segura, en general no hay falta de cobertura”, afirma Mompel al respecto.

Sea como sea, desde el GiGU critican que hay “mala gestión” municipal de los recursos tanto humanos, como materiales y económicos. Un punto en el que coinciden con el SPL-CME. Sobre esta cuestión, el teniente de alcalde hace valer la reciente inversión efectuada por el consistorio para renovar los uniformes y la flota de vehículos, además de la nueva central de mando instalada en la comisaría de la calle Migdia. Desde el SPL-CME circunscriben la inversión en una operación de imagen del Ayuntamiento, mientras que desde el GiGU, aunque celebran que se inviertan recursos en el cuerpo, piden que se haga con un criterio. “Con solo una gran inversión no mejoras la gestión de la Guardia Urbana”, aseguran.

Por otro lado, coinciden en lamentar que, a día de hoy, las horas extras se estén cobrando con meses de retraso. Una situación que, unida a la “dificultad” para ascender o cambiar de unidad, genera “desmotivación” entre los agentes, muchos de los cuales se plantean marchar a la guardia urbana barcelonesa o a Mossos.

Problemas también en Gavà y Collbató

L’Hospitalet no es el único municipio con problemas en su guardia urbana. En los últimos meses han surgido polémicas relacionadas con las policías locales de Gavà y Collbató. En el primer caso, las críticas provenían de Ciudadanos, que alertó de falta de efectivos y mandos. Sin embargo, desde el ayuntamiento gavanense han precisado a El Llobregat que la ratio actual es de 1,56 agentes por cada mil vecinos, por encima de la media catalana, que es de 1,44. También añaden que se ha invertido en recursos materiales para mejorar las condiciones de los policías.

Por su parte, CCOO denunció a finales de febrero precariedad laboral en la Guardia Municipal de Collbató, extremo negado por el consistorio, que se muestra abierto a negociar soluciones a las reivindicaciones laborales de los agentes.

¿Problemas con la nueva central de L’H?

L’Hospitalet estrenó en marzo una nueva sala de mando de la Guardia Urbana y de gestión de la movilidad. Un espacio de 200 metros cuadrados que generó el enésimo desencuentro entre agentes y Ayuntamiento. El Llobregat pudo saber, a través de distintas fuentes del cuerpo de Guardia Urbana, que esta central de mando quedó desierta tras la inaguración, que se habría habilitado sin tener en cuenta las recomendaciones de los agentes y que estaría dando problemas técnicos. Fuentes municipales, sin embargo, lo niegan, aunque reconocen que los agentes siguieron trabajando en la de Les Planes -junto con Mossos- tras la inaguración de la nueva, que está en “fase de pruebas”.

El Llobregat.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elllobregat.com