25 de abril de 2019, 7:51:13
L’Hospitalet

Vecinos y Mal Avenidos. Capítulo 4


L’H y BCN: ¿Aliadas o competidoras?

Por Francisco J. Rodríguez

La ciudad ribereña ha pasado de ser el patio trasero de la capital a reivindicarse al alza | Hay quien acusa a L’Hospitalet de recoger aquello que Barcelona no quiere | Repasamos los últimos desencuentros y ‘frentes’ abiertos entre ambos municipios


Son las dos ciudades más grandes del país y las separa tan solo una calzada, una calle. De hecho, un visitante no notaría que al cruzar la Riera Blanca está cambiando de municipio. L’Hospitalet y Barcelona comparten algo más que una frontera y dos abreviaturas que han hecho fortuna, L’H y BCN: lo que se haga en una ciudad, acaba afectando, de una manera u otra, a su vecina. En los últimos tiempos, sobre todo a partir de la llegada de Ada Colau a la alcaldía barcelonesa, esta dinámica ha ido a más. La mancha de aceite del turismo, con la instalación de múltiples pisos turísticos y la apertura de diversos hoteles en L’Hospitalet, fruto de la política de contención de la expansión turística de la capital, es un ejemplo de ello.

Históricamente, además, la expansión de Barcelona ha supuesto la contracción de L’Hospitalet. Proyectos de anexión a parte -se habló de ello a principios del siglo XX, en plena expansión barcelonesa por sus alrededores-, L’Hospitalet ya vió como la capital catalana se apoderaba de su zona de costa y su zona de montaña. Sí, la ciudad ribereña contaba en los años 20 con un término municipal mucho mayor que el actual, yendo de las faldas de Collserola hasta el mar. En 1920 lo que actualmente es la Zona Franca pasó a manos barcelonesas, mientras que la zona norte pasó a la capital catalana en 1933, a cambio del servicio de bomberos y recogida de perros.

Sea como sea, hoy en día L’Hospitalet se reivindica como una ciudad al alza que ha dejado de ser “el patio de trasero” de Barcelona, tal y como proclamó la alcaldesa Núria Marín en La Farga a finales de marzo durante su presentación como candidata a revalidar el puesto. Para la primera edil hospitalense, la ciudad “elige lo que le interesa o no acoger”, e incluso se permite el lujo de “devolver algunas cosas a Barcelona” que no le gustan. Afirmación que pronunciaba poco después de conocerse que Celestino Corbacho, su predecesor en el puesto de edil, se sumaba a la candidatura de Manuel Valls para Barcelona.

Frente 1: El turismo

La presión de Barcelona sobre el turismo ha expandido el fenómeno a la ciudad ribereña. Hace un año el Pleno hospitalense ponía coto a los pisos turísticos, ante la avalancha de peticiones para abrirlos en la ciudad y algunas quejas vecinales por incivismo de sus inquilinos -sobre todo en la zona más cercana con Barcelona, en Collblanc-Torrassa-.

La expansión turística en L’Hospitalet, a remolque de la marca Barcelona, también se traduce en la apertura de hoteles, que ven en la segunda ciudad de Cataluña una zona interesante para instalarse. Si hace 20 años ningún hotelero osaba abrir un establecimiento en L’Hospitalet, ahora mismo este municipio cuenta con 18 y prevé abrir cinco más en los próximos años. El último en anunciar su llegada ha sido la cadena Hilton, que se instalará en la misma plaza Europa.

Frente 2: Fira Barcelona

Ante el aumento de ferias celebradas en el recinto Granvía de L’Hospitalet, así como el crecimiento del Mobile World Congress en los últimos años, resulta interesante repensar la relación que el Ayuntamiento debe mantener con la Fira de Barcelona, dado que en el consorcio solo se encuentra el consistorio barcelonés junto a la Generalitat de Catalunya y la Cambra de Comerç. Marín asegura que “aunque L’Hospitalet no existía en la vida de la Fira de Barcelona” hace años, el planteamiento del consistorio es apostar por “la reconfiguración” de la Fira para que el Ayuntamiento de L’Hospitalet forme parte de dicho consorcio. “El adversario no somos nosotros”, asevera Marín. Además, L’H contribuye económicamente a la empresa constructora de los recintos, Fira 2000, pero no está en el consejo.

Frente 3: La medicina china busca casa en Europa

Uno de los proyectos más internacionales del ejecutivo de Marín para la ciudad ha sido el anuncio de la llegada del Centro de Medicina Tradicional China a la antigua fábrica Godó i Trias. Una idea impulsada por el gobierno chino, la Generalitat y el consistorio pero que, en un principio, no estaba previsto que se hiciera realidad en L’Hospitalet. Fueron los propios representantes chinos los que, ante la negativa de ser recibidos por el gobierno municipal barcelonés para exponer su apuesta por la capital catalana, se decantaron por su ciudad vecina.

Se trata de un proyecto de 80 millones de euros que promete convertir a L’Hospitalet en el epicentro europeo de esta disciplina oriental milenaria. No sin el rechazo de parte de la oposición hospitalense, como Ciutadans, que recuerda que en 2013 se anunció que la Godó i Trias acogería un espacio gastronómico en colaboración con el cocinero Ferran Adrià, hospitalense ilustre. Por su parte, Corbacho mostró su desacuerdo con el proyecto de Centro de Medicina Tradicional china y puso de manifiesto lo que costó negociar el traspaso de la antigua fábrica al Ayuntamiento.

Frente 4: El cajón de las vías

Para entrar caminando a Santa Eulàlia desde el cajón de las vías de Barcelona hay que bajar al suelo. El paseante tiene que descender por las escaleras para abandonar el enjardinado cajón barcelonés y adentrarse en la vecina L’Hospitalet, ante una de las bocas de metro de Santa Eulàlia y el trasiego de coches de la Riera Blanca. Y lo ha de hacer porque el cajón que suaviza la presencia de las vías finaliza abruptamente en la frontera con L’Hospitalet. Unas vigas horizontales sobresalen más allá de la improvisada balconada que ofrece el final del cajón, como si reclamaran continuar con algo que clama al cielo. Hasta el propio arquitecto del cajón de las vías, Sergi Godia, defendió en 2016 que dicha cobertura continuara hacia la ciudad ribereña e incluso hasta Can Mercader, en Cornellà.

Frente 5: Desavenencias con el PDU Granvia

Uno de los grandes proyectos urbanísticos que defiende a capa y espada el gobierno de Núria Marín, el Plan Director Urbanístico Granvia-Llobregat, ya aprobado y en vías de ejecución, topó en su día con el rechazo de la alcaldesa de Barcelona y presidenta del AMB, Ada Colau. Incluso fue retirado del orden del día de un Pleno por parte del PSC, para así evitar la escenificación de una derrota.

Frente 6: Polémica por los ‘menas’

L’Hospitalet y Barcelona también se las han tenido en lo que respecta a la acogida de menores extranjeros no acompañados, los denominados ‘menas’. En septiembre la regidora de Derechos Sociales de Barcelona, Laia Ortiz, criticó que L’Hospitalet no había puesto las cosas fáciles para abrir un centro de acogida de estos menores y apuntó a la idoneidad de un local cercano a la Ciudad Judicial, en unos bajos situados en la calle Victoria Kent, en un edificio afectado por ocupaciones ilegales de pisos y problemas de convivencia. Tanto el consistorio hospitalense como la Generalitat acabaron descartando dicha propuesta por la problemática social que se vive actualmente allí. III
El Llobregat.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elllobregat.com