23 de abril de 2019, 20:46:33
Sant Boi


Sant Boi reivindica modernizar los polígonos con “barraquismo industrial”

Por Joan Carles Valero

El Ayuntamiento pide un pacto de Estado para que las infraestructuras queden protegidas de las políticas partidistas | Pere Macías aconseja a los municipios que den facilidades para que la instalación de energías renovables sea inmediata


En el cruce de caminos de Sant Boi en una comarca situada en el centro de la cadena logística catalana, el primer teniente de alcalde del ayuntamiento, el socialista José Ángel Carcelén, reclama la necesidad de una mayor gestión urbanística que permita que los polígonos industriales de los años 60, “que padecen barraquismo industrial”, puedan modernizarse para adaptarse a las actuales necesidades. Una reclamación que Carcelén amplía al resto de infraestructuras, con la exigencia de un pacto de Estado “para que no sean moneda de cambio de las políticas partidistas”.

Sant Boi tiene, lamentablemente, una larga experiencia en ser víctima de los vaivenes políticos en torno a las obras públicas. Un ejemplo lacerante es la paralización desde hace años de las obras de la variante de la C-245 que debe unir la Ronda Litoral con la C-32. Unas obras que pertenecen a la pata sur de las Rondas y que debían haberse ejecutado en 1991, antes de los Juegos Olímpicos. De eso hace ya…¡28 años!

Carcelén hizo pública esta reclamación en la décimosexta mesa del Ciclo de Infraestructuras como eje del desarrollo económico de la comarca que patrocina El Llobregar, en la que se realizó un DAFO (debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades) del Baix Llobregat como territorio logístico. Enric Ticó, presidente de CIMALSA; la empresa pública catalana responsable de la logística, reconoció “graves déficits de gestores urbanísticos en Cataluña” porque “gestionar un plan de mejora y regeneración es lo más difícil y al tiempo lo más importante urbanísticamente”.

La logística supone el 14% del PIB

Reveló que esta actividad económica que se centra en el transporte de mercancías supone el 14% del producto interior bruto (PIB) de Cataluña, con más de 162.822 empleos repartidos en 27.800 empresas, de las que un 80% se dedica al transporte de mercancías por carretera, dado que este medio supone tres cuartas partes del tráfico, frente al 23,8% del barco, el 2,6% del ferrocarril y el 0,01 del avión. Un extremo que enciende las luces de alarma del necesario cambio hacia una mayor sostenibilidad para frenar el cambio climático.

A pesar de que Cataluña dispone de 7 millones de metros cuadrados de naves, están prácticamente todas ocupadas, sobre todo en nuestra comarca, con el consiguiente aumento de precios que conlleva tanta demanda. Pero no se puede ocupar más territorio en el Baix Llobregat, porque es un bien escaso y por ello hay que reprogramar, mediante gestión urbanística. En eso coincidieron todos los ponentes de la mesa: el suelo es finito y se tiene que proteger mediante planificación. Máxime, cuando se trata de un territorio único y presionado por muchos servicios que la capital ya ha desplazado hacia nuestra comarca, como es el caso del Puerto de Barcelona, que Enric Ticó reconoció que “es cada vez más el puerto del Baix Llobregat, porque el peso de sus actividades se sitúa en su costa”, mientras en Barcelona se queda el puerto deportivo y los cruceros.

Después de advertir que “Cataluña es la comunidad española más retrasada en materia de energías renovables”, Pere Macias sostiene que ante el fin de la energía nuclear, los ayuntamientos “tienen la obligación de no hacer grandes discursos retóricos de sostenibilidad (refiriéndose a Barcelona), mientras obstaculizan la inversión de energías renovables en los domicilios privados”. Por ello, invitó a los municipios a conceder licencias para instalaciones fotovoltaicas de “forma inmediata”.

Un repóquer de cumbres refuerza la capitalidad del comercio mundial

La Cámara de Comercio ha advertido que la ausencia de suelo logístico en el área metropolitana de Barcelona “amenaza” nuestro potencial para acoger nuevos centros de distribución para el sur de Europa, porque ya no se disponen de grandes superficies de uso logístico, de entre 50.000 y 100.000 metros cuadrados, una circunstancia que se manifestado después de las operaciones formalizadas para instalar grandes almacenes de Lidl y Decathlon en la Zona de Actividades Logísticas (ZAL) del Puerto, en el término municipal de El Prat, con inversiones superiores a los 150 millones de euros y cuyas obras se ejecutarán durante este año y 2020.

Y es que el área metropolitana barcelonesa es una ubicación de éxito como puerta de entrada al sur de Europa. Hasta el punto de que en el mes de junio, el Consorcio de la Zona Franca de Barcelona (CZFB) ha organizado, de forma excepcional, un repóquer de cumbres de comercio mundial. Al Salón Internacional de la Logística (SIL), la feria líder de Logística, Transporte, Intralogística y Suply Chain del Sur de Europa, se unirá la Cumbre Mediterránea de Puertos, el quinto congreso mundial de Zonas Francas de la WFZO, que por primera vez se celebrará en Europa, así como el Congreso Alacat, el mayor de agentes de carga y operadores logísticos de América Latina, y el tercer congreso internacional de operadores económicos autorizados (OEA), aduaneros y logísticos. El SIL se celebrará conjuntamente con eDelivery Barcelona Expo & Congress y el InTrade Summit BCN.

Tamaña concentración de delegados supondrá una oportunidad de primer nivel para que nuestras empresas realicen contactos y abran sus posibilidades de exportación. El delegado especial del Estado en el CZFB, Pere Navarro, ha suscrito acuerdos con el FC Barcelona y otras entidades para que la ciudad acoja a los miles de delegados de todo el mundo participantes en esas cinco cumbres del comercio internacional, ya que, en su opinión, Barcelona debe aprovechar esta oportunidad después de los Juegos Olímpicos para recuperar posiciones en el concierto internacional.

El Llobregat.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elllobregat.com