23 de agosto de 2019, 2:13:00
Sant Vicenç dels Horts


Miguel Comino (PSC) y Ciudadanos gobernarán el municipio de Oriol Junqueras

Por Joan Carles Valero

Los tres concejales de Cs votan al candidato socialista por sorpresa, ya que habían pactado que hoy solo se abstendrían y que se incorporarían al equipo de gobierno en enero de 2020


Los símbolos son importantes, máxime en las instituciones que representan a todos los ciudadanos. La guerra de banderas y pancartas en la fachada del Ayuntamiento de Sant Vicenç del Horts finalizó horas antes de que se constituyera el nuevo consistorio. La recuperación de la normalidad en la fachada de la Casa Consistorial era el anticipo de un cambio político de calado y también simbólico en el municipio natal de Oriol Junqueras, que fue su alcalde de 2011 a 2015, cargo que compatibilizaba con el de eurodiputado por ERC, tras pactar con CiU, e ICV.

La ya ex alcaldesa republicana Maite Aymerich entregó el bastón de mando al socialista Miguel Comino tras la sorpresa del escrutinio de la votación. Todo el mundo esperaba que los tres concejales de Ciudadanos se abstuvieran, facilitando la elección de Comino después de haber alcanzado un compromiso el día anterior. Pero como el voto es secreto, los ediles de Ciudadanos, encabezados por Carlos Gómez, sumaron con los ocho socialistas una mayoría absoluta que fue afeada por Maite Aymerich al reprochar a los socialistas que no necesitaban los votos de Ciudadanos para lograr la alcaldía, puesto que habían empatado con ERC en concejales, pero con más votos.

Voto sorpresa de Ciudadanos

Carlos Gómez argumentó que Sant Vicenç lleva ocho años “secuestrado” y que el compromiso de su formación con la población se sustenta en los anteriores cuatro años en los que “hemos sido el grupo de la oposición que más veces ha respaldado al anterior equipo de gobierno en los asuntos del pueblo”. Gómez justificó que el respaldo al PSC supone “un voto de confianza, aunque no figuraba en el acuerdo suscrito”. De hecho, Ciudadanos no va a gobernar todavía con los socialistas y estará hasta fin de año en la oposición.

El acuerdo suscrito la víspera entre ambas formaciones establece “un margen de tiempo para generar espacios de colaboración y de confianza mutua que nos permita afrontar en las mejores condiciones posibles este nuevo mandato 2019-2023”. Por ese motivo, trabajarán durante los primeros meses del mandato para conseguir acordar y aprobar los principales puntos a trabajar: cartapacio, plan de acción municipal, ordenanzas fiscales 2020 y presupuesto municipal 2020. Será en enero de 2020 cuando los tres concejales de Ciudadanos se incorporen en el equipo de gobierno que, hasta ese momento, estará compuesto solo por los ocho concejales del PSC.

De momento, libertad de voto

El acuerdo entre PSC y Cs fija crear una comisión de seguimiento, pero dando libertad de voto en las cuestiones de tipo ideológico. La asamblea local del PSC aprobó previamente por unanimidad un acuerdo que reconoce la naturaleza de los resultados: los vicentinos quieren un cambio político, al incrementar de 5 a 8 concejales el PSC hasta el 33,69% de los votos emitidos (4.349 papeletas) lo que supone 1.721 votos más y ser la primera fuerza. Unos resultados del 26 de mayo que también arrojan el mantenimiento de Ciudadanos, confirmando los tres concejales obtenidos en 2015, como tercera fuerza política municipal. De esta forma, tras ocho años de gobierno presididos por ERC-Junts per Sant Vicenç, PSC y CS inauguran un nuevo tiempo político. “Un nuevo gobierno que se compromete a no utilizar la institución al servicio de ninguna causa partidista, a no dividir a la ciudadanía vicentina y a garantizar la neutralidad ideológica del espacio público”, según reza en el documento del acuerdo.

Orgullo vicentino desde los íberos

En su primera intervención como alcalde, Miguel Comino hizo un alegato optimista y de orgullo de ser de Sant Vicenç dels Horts desde los primeros pobladores íberos de la localidad en la montaña Puig Castellar del municipio. Mencionó a los que consideró sus maestros, como Francisco Visiedo, y al referente “personal” de la desaparecida Carme Chacón, y Teresa Losada, Cruz de Sant Jordi e hija adoptiva del municipio. Afirmó que el ayuntamiento “dejará de ser una trinchera para convertirse en paraguas de todos los ciudadanos, nos hayan votado o no”. Y a su antecesora en el cargo le dijo que “se ha de saber ganar y perder”.

Aymerich: “El PSC nos ha echado de la alcaldía”

Tras agradecer emocionada el apoyo de los suyos, especialmente de su madre, “que cada día me tenía el plato de comida en la mesa”, Maite Aymerich reprochó a Comino que no le hacían falta los votos de los tres concejales de Ciudadanos “porque podía ser alcalde en la segunda vuelta”. El voto de Ciudadanos ha convertido, a su juicio, en “un día triste políticamente para Sant Vicenç”. Un argumento que la ya ex alcaldesa dijo que comentó el viernes con Oriol Junqueras, a quien visitó en la prisión de Soto del Real. Ambos coincidieron en que se podía haber conformado un gobierno local con PSC y Comuns para lograr un municipio “verde, violeta y rojo” y también estable, no como ahora, subrayó, que será “en minoría”. Calificó la alcaldía como “una pieza de trofeo por su carácter simbólico, al ser el municipio de Oriol Junqueras”

Aymerich enfatizó que el objetivo del PSC “no era otro que echarnos de la alcaldía”, y que esa posición dividía la ciudadanía en dos bloques, 11 frente a 10 (los ocho de ERC en Junts per Sant Vicenç, más los dos de los Comunes-Podemos). En cuanto al ayuntamiento que deja, la ex alcaldesa afirmó que ha reducido el endeudamiento a 1,3 millones de euros, lo que supone el 10% del presupuesto municipal, además de prever cerrar este ejercicio presupuestario “con superávit y con dinero en la caja”. Además, dijo que dejaba un excelente equipo funcionarial, que se incrementaría en los próximos días con la incorporación de once policías municipales más. Tras enumerar una larga relación de proyectos en marcha, apeló a “la necesidad de acuerdos y consensos social y político para darles un impulso definitivo”.

Histórico baile de siglas en la alcaldía

El PSC recupera la alcaldía de Santvi que ostentó Amparo Piqueras desde 2003 a 2011. Sin embargo, el bastón de mando ha estado durante los últimos ocho años en manos de ERC, primero de las de Oriol Junqueras, que fue alcalde de 2011 a 2015 y que abandonó el cargo para ocuparse de la vicepresidencia de la Generalitat de Cataluña. Lo sustituyó Maite Aymerich (2015-2019). De 1983 a 1991 también gobernó el PSC en dos mandatos, primero con Francisco Visiedo en la alcaldía, y en el segundo mandato con Adolfo Soriano. El primer alcalde democrático de 1979 a 1983 fue Pere Cuyàs, del PSUC, partido que ya con las siglas de ICV volvió a gobernar de 1991 a 2003, con el alcalde Ricard Pérez durante esos doce años consecutivos.

El Llobregat.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elllobregat.com