18 de septiembre de 2019, 7:44:15
L’Hospitalet


El Hospital de Bellvitge implanta el segundo corazón artificial total de España

Por Redacción

El paciente es un hombre de 30 años que no tenía otra alternativa, dadas las afectaciones que le impedían recibir un trasplante normal u otro tipo de asistencia mecánica a la actividad cardíaca.


El Hospital de Bellvitge saca pecho de su prestigioso programa de asistencia circulatoria mecánica. Se trata del más activo de todo el país a la hora de implantar corazones artificiales, pero el pasado 27 de mayo dio un paso adelante e implantó el primer corazón artificial total, en una intervención excepcional y que es la segunda de estas características que se produce en España -la primera tuvo lugar en Navarra-.

El paciente tiene 30 años y presenta una miocardiopatía de larga evolución, con fallos en ambos ventrículos e hipertensión pulmonar. Unas afectaciones "poco frecuentes", en palabras de los cardiólogos, pero que impedían practicarle un trasplante de corazón normal. "El diagnóstico a corto plazo era nefasto, no había alternativa", ha explicado el cirujano cardíaco Daniel Ortiz, que ha dado los detalles de la intervención. A grandes rasgos, se asemeja mucho a un trasplante normal, aunque presenta un par de diferencias que tienen que ver con la extracción de los ventrículos y la sutura, que ha de ser "muy cuidadosa". De hecho, se dejaron intactas las aurículas, la aorta y la arteria pulmonar, y se implantaron en el lugar de los ventrículos conexiones para el corazón artificial y un nuevo dispositivo, que incluye los ventrículos artificiales. El corazón artificial sustituye de manera "total" la función cardíaca y la estructura anatómica.

Este sistema va conectado mediante cables que salen de debajo de las costillas del paciente a una unidad de control. Esta intervención es un "puente" hacia un trasplante que sirve para dar tiempo al paciente a que se recupere y esté listo para recibir otro corazón. Actualmente, el paciente está en situación estable y recuperándose. De aquí a tres meses, han informado los médicos, se le practicarán pruebas para ver si puede estar a disposición de recibir un trasplante. Mediante este corazón artificial los médicos confían en normalizar la tensión arterial pulmonar del paciente y que pueda recibir un corazón.

El doctor Albert Miralles ha explicado que esta intervención ha sido posible "gracias a la experiencia que ha ido acumulando Bellvitge y todo el equipo de profesionales", ya que se trata de una operación de "alta complejidad" para la que se necesita un equipo "experimentado" y con una buena formación técnica. El objetivo es que este paciente pueda, a medio y largo plazo, llevar una vida normalizada con el corazón artificial, a la espera de poder optar a un trasplante de corazón.

El Hospital de Bellvitge fue el primero que colocó un corazón artificial a una paciente y, desde entonces, ha llevado a cabo un total de 24 asistencias ventriculares mecánicas, el que más en toda España. En 10 de estos casos, el paciente ha podido recibir un trasplante, mientras que otros 10 hacen vida normal a la espera de un corazón. Solo en dos casos esta asistencia mecánica se ha planteado como definitiva.

El Llobregat.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elllobregat.com