17 de julio de 2019, 5:27:39
El Tema


Alerta roja por los fuegos forestales

Por Redacción

El Baix lleva preparándose desde junio para salvarse de los temidos incendios forestales. Algunas voces alertan de que Collserola, por su distribución, es un “auténtico polvorín”.El trabajo sirve para evitar imágenes como las de Montserrat ardiendo hace 30 años


El verano trae consigo un peligro que amenaza cada año con recortar nuestra masa boscosa y pone en peligro la vida de muchas personas. Se trata del fuego, un enemigo al que cada verano se le intenta poner freno, sobre todo mediante la prevención y el sentido común, y del que nunca se está del todo a salvo, y el devastador incendio en las Terres de l’Ebre es un ejemplo. La Diputación activó el pasado 14 de junio los planes de vigilancia de las 475.502 hectáreas de bosque de la provincia, muchas de ellas del Baix Llobregat; un operativo que estará en marcha hasta el 30 de agosto -aunque en caso de que las condiciones climatológicas no mejoren, puede alargarse el período- y que pretende evitar incendios en el territorio mediante acciones informativas, disuasorias y de anticipación.
El ente provincial destinará un presupuesto global de 2,27 millones de euros entre informadores, vigilantes y operadores, 259 personas en total. El dispositivo cuenta con la colaboración de 269 ayuntamientos y 124 agrupaciones de defensa forestal (ADF). Este plan de información y vigilancia se inició en 1996 en el Alt Penedès y en el año 2000 se extendió a casi todos los municipios de la demarcación de Barcelona.

Riesgo elevado ante la poca lluvia y el calor
Este verano se espera complicado para los agentes forestales, bomberos y Mossos d’Esquadra ante la sequía intermitente que ha habido no solo en el Baix Llobregat sino en toda Cataluña. El agente forestal José Miguel de Pablo ha explicado en el Aquí, amb Josep Cuní de Cadena Ser que “los bosques están bastante mal, porque no ha llovido casi desde noviembre”. Esto sumado al “estrés” de los mismos, ha provocado que la masa vegetal “no se recupere con rapidez y como lo debería hacer”, añade el agente forestal.

Collserola, un “potencial polvorín”
El agente forestal De Pablo ha puesto la voz de alarma sobre el ámbito de Collserola, una zona muy boscosa pero densamente habitada. “Es muy complicado hacer extinción de incendios en Collserola por toda la gente que vive allí, en muchas urbanizaciones”, sostiene De Pablo, a la vez que lanza un mensaje claro ante la dificultad de actuar en ese parque natural: “Collserola es un potencial polvorín”, avisa. Collserola es un punto caliente, aunque no el único de la comarca. Hace poco se cumplieron 30 años de los incendios que afectaron a Montserrat en agosto de 1987 y que quemaron un 41% del espacio protegido. Famosa se hizo la imagen de un monje poniendo a salvo la imagen de la Moreneta ante el avance de las llamas. En este sentido, De Pablo propone algunas medidas para evitar la propagación del fuego. “Tendríamos que hacer como nuestros antepasados, que a los alrededores de las masías no había árboles porque sabían que antes o después podría haber un incendio”, sostiene el agente forestal.

La importancia del trabajo previo
La campaña pone especial énfasis en las horas centrales del día, entre las 12:30 y las 19:30, durante todos los días de la semana. Es aquí cuando se extreman las precauciones, aunque el trabajo que se lleva a cabo durante las primeras semanas del veranos es importante para concienciar a la población para que eviten conductas de riesgo. Tener cuidado a la hora de hacer barbacoas, no hacer quemas de rastrojos o mantener adecuados las lindes de las casas con el bosque son pequeños actos que pueden evitar las terribles imágenes de cada verano. III
El Llobregat.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elllobregat.com