21 de octubre de 2019, 5:31:14
El Tema


Josep Tarradellas-El Prat: Mejor conectados por aire

Por Redacción

El aeropuerto alcanzó los 50 millones de pasajeros en 2018 y apunta alto mes a mes. En los últimos tiempos ha estrenado nuevas rutas a Chicago, Ciudad de México o Toronto. Inquietud ante la propuesta de la Cambra de Comerç para cambiar la operativa de pistas


Más y mejor conectados con el mundo. El crecimiento del aeropuerto Josep Tarradellas-Barcelona-El Prat está siendo exponencial, y ya el año pasado se alcanzó la cifra de 50 millones de pasajeros. Pero es que los datos que se ofrecen mes a mes confirman esta tendencia al alza. De hecho, el plan director de la infraestructura calcula que en una década se alcanzarán los 70 millones de viajeros anuales, atendiendo a los ritmos de crecimiento del tráfico que se van registrando.

Mientras tanto, las conexiones de la infraestructura pratense crecen. En los últimos meses ha estrenado nuevas rutas, como la de Toronto, operada por WestJet Airlines, la de Chicago, de Norwegian, o la primera directa con Ciudad de México, a cargo de Aeroméxico. Por otro lado, ha consolidado otras ya existentes, como la de Hong Kong con Cathay Pacific a través del Airbus A350-1000.

El aeropuerto no ha parado de sumar rutas y destinos en los últimos años. Tanto es así que, de tener prácticamente solo una decena de vuelos directos intercontinentales hace 15 años, 2017 se cerró con 45 destinos intercontinentales unidos sin escala. Ello ha propiciado que en solo 12 años el número de pasajeros intercontinentales que llegaron o salieron en vuelo directo a Barcelona se haya multiplicado por 7,5. Con todo, la capital catalana ocupa la quinta posición continental como destinación final y la 24 mundial.

No obstante, el aumento significativo de vuelos y pasajeros podría llegar a convertirse en un problema. En este sentido, la Cambra de Comerç ha destacado en un informe reciente que el aeropuerto pratense alcanzará los 90 millones de pasajeros en 2030, más que lo que prevé el plan director. Por este motivo, desde la institución urgen a impulsar las inversiones necesarias para adaptarse a este crecimiento futuro. Entre otras, pide que se adapte la operativa de las pistas a la evolución del tráfico, pasar del sistema de pistas segregadas a otro que permita hacer las operaciones de despegue y aterrizaje en ambas, aumentar el tráfico en horas valle o combatir la estacionalidad fomentando más vuelos en temporada baja, así como potenciando el funcionamiento de una red aeroportuaria con el desarrollo de los aeropuertos de Girona o Reus.

De entre estas medidas propuestas, hay una que ha hecho saltar las alarmas en Castelldefels y la zona del Delta. De hecho, ese consistorio se ha pronunciado en contra de cambiar la operativa de pistas, una solución que optimizaría el funcionamiento de la infraestructura pero que podría acarrear más molestias acústicas a los vecinos del territorio. “El crecimiento del aeropuerto no puede ir en detrimento de la calidad de vida de los vecinos de Castelldefels”, ha dicho la alcaldesa, María Miranda, que considera que se ha de seguir trabajando “en una configuración y un crecimiento sostenible de consenso con el territorio”. III

El Llobregat.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elllobregat.com