17 de julio de 2019, 5:46:19
L’Hospitalet


Núria Marín se hace con la presidencia de la Diputación con los votos de Junts

Por Redacción

La alcaldesa de L'Hospitalet es investida en segunda votación por mayoría simple y recibe el bastón de mando de manos de su predecesor en la ciudad ribereña y ahora también en el ente provincial, Celestino Corbacho.


Los votos del partido de Carles Puigdemont han hecho presidenta de la Diputación a Núria Marín, alcaldesa de L'Hospitalet. Marín ha sido elegida en segunda votación con el apoyo de 23 diputados, los 16 del PSC y los siete de Junts. Finalmente, la presión del entorno independentista para que los neoconvergentes se pusieran de acuerdo con ERC para no perder la presidencia de la institución -con una manifestación independentista incluida en el exterior de Can Serra, en la que han llamada 'botiflers' a algunos miembros de Junts que accedían al Pleno- no ha surgido efecto y los socialistas recuperan la vara de mando de la Diputación ocho años después.

Precisamente el momento de entrega de la vara de mando ha dejado una de las imágenes del día. El presidente de la Mesa de Edad y predecesor de la nueva presidenta de la Diputación en el Ayuntamiento de L'Hospitalet, Celestino Corbacho, diputado por Ciudadanos, ha sido el encargado de hacer entrega -en dos ocasiones- del bastón a Marín.

En los discursos de los partidos, el portavoz del PP, Xavier García Albiol, ha afeado al PSC sus "nuevos compañeros de viaje", en referencia a Junts, ya que, considera Albiol, había una alternativa que no pasaba por ir de la mano de un partido independentista. "Esto puede provocar que Carles Puigdemont, con la experiencia que tenemos, pueda utilizar la institución" para sus intenciones, ha añadido Albiol. "Es un riesgo que no hacía falta correr", ha criticado, a la vez que ha expresado que en caso que alguien "tenga la tentación" de utilizar la Diputación, en referencia de nuevo a Junts, "los únicos responsables" serán el PSC.

Por su parte, el portavoz de Ciudadanos, Salvador Tovar, ha seguido una línea similar a la de Albiol. "Es un pacto antinatura, sospechoso y poco transparente", ha criticado, ya que, tal y como ha expresado el portavoz popular, "se podrían haber explorado otros pactos más sólidos", aunque ha tendido la mano a Marín para "velar conjuntamente por el interés de los municipios".

Laura Pérez, cabeza visible de los comunes, ha celebrado que vuelva a haber una presidenta al frente de la Diputación, aunque ha expresado la "decepción" de su grupo con el desenlace de la investidura. "Habíamos trabajado con la esperanza de acuerdos más amplios de izquierdas", ha dicho Pérez, incluyendo a ERC. En este sentido, Pérez ha recordado que las formaciones de izquierda tienen 38 de los 51 diputados del Pleno y ha reiterado que no les gusta la mayoría que formará gobierno.

El representante de Junts, Joan Carles García, no ha hecho referencia directa al pacto con el PSC, limitándose a poner en valor el trabajo de la Diputación para con los municipios. García ha destacado la "composición diversa del plenario" y que la diversidad de ideas presentes en el Pleno "hacen más fuerte a la institución".

Por su parte, Dionís Guiteras, portavoz de ERC que había sonado como presidenciable, ha felicitado a Marín. "Ha habido una mayoría, respetamos el juego democrático", ha expresado, aunque ha echado en cara de manera velada a Junts su decisión de pactar con los socialistas. "Había una opción de 24 diputados [en un posible pacto entre ERC, Junts y Tot per Terrassa] para tirar adelante con los anhelos de democracia y libertad que quiere el pueblo", ha lamentado Guiteras, que considera que cada uno "hace aquello que cree que ha de hacer". "A quien le sorprenda este pacto", el de PSC y Junts, les ha dicho que "por sus hechos los conoceréis".

Una "chica de barrio"

Pilar Díaz, por el grupo socialista, ha señalado que la Diputación "no puede estar al servicio de la Generalitat", sino al del "municipalismo y la ciudadanía". La también alcaldesa de Esplugues ha asegurado que el pacto con Junts "no es secreto" y que está al servicio de los ciudadanos. Además, ha querido tener unas palabras amables con la nueva presidenta, sobre la que ha dicho que tiene "capacidad de trabajo" y que es una "chica de un barrio muy trabajador, que representa los valores de la gente que curra y sale a prepararse".

Por último, Marín ha hecho un discurso en el que ha hecho un auténtico alegato del municipalismo y de la labor de la Diputación. Ha tendido la mano a todas las formaciones para trabajar unidos y, además, ha vuelto a hacer un llamamiento para la convivencia y el diálogo en Cataluña. "Reivindico el municipalismo más allá de nuestras diferencias ideológicas. Los municipios deben unirnos más allá de nuestras diferencias políticas", ha señalado, tras enumerar algunos de los retos de los ayuntamientos. "Porque los municipios son clave tenemos que trabajar todos en la lucha contra el cambio climático", ha afirmado.

El Llobregat.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elllobregat.com