13 de diciembre de 2019, 4:29:45
El Tema


Las mascotas en nuestro día a día: Más visibilidad y aceptación

Por Carlos Manzano

“Hay una parte emocional muy potente que nos vincula con los perros”, aseguran los expertos. Las ciudades de la comarca potencian el uso de pipicanes para fomentar el civismo.


La familia se amplía cuando entra un perro o un gato en ella. Así lo entienden diferentes defensores de estos animales o fundaciones que fomentan el uso del modelo pet friendly. De hecho, tanto es así, que Maribel Vila, adiestradora de la Fundación Affinity, asegura que una parte esencial de este círculo familiar es la capacidad de interaccionar con las emociones humanas y animales.

En cada casa hay un baño o más, que utilizamos todos los días para hacer nuestras necesidades más básicas. En este sentido ciudades como Viladecans, Castelldefels o L’Hospitalet han fomentado el uso de pipi-canes entre los dueños de perros para ofrecerles ese WC que no pueden tener en sus pisos, e incluso mediante máquinas que ofrecen un regalo al animal si hacen sus necesidades en ese punto y no en otro. La remodelación de los parques ha venido acompañada de espacios aislados para que los canes puedan caminar y decidir dónde hacen sus deposiciones

¿Qué necesita una mascota para ser feliz?
Lo primero que hay que saber es que “tener un perro no es una cuestión de espacio”. Vila explica que el problema no es tener un animal en más o menos espacio sino cuánto tiempo pasa solo en ese lugar. Al igual que los seres humanos, la mayoría de las mascotas son sociales por naturaleza. La necesidad de interactuar con otros perros o personas es una “cuestión de tiempo”.

Si el can permanece durante horas solo, la mayoría de estas las pasará durmiendo, sea en una casa con jardín o en un piso de 30 metros cuadrados. Por ello, la adiestradora de la fundación recomienda, en cualquier caso, aunque se trabaje más de ocho horas al día. “Sacar al perro al menos una hora por la mañana, si se puede media hora o una hora al medio día y acabar con una buena caminata a media tarde o por la noche”.

Trabajando con perros
Vila remarca que llevar a los perros al trabajo “reduce el nivel de estrés y aumenta la productividad”, como reflejan algunos estudios. “Antes la gente salía a fumar y ahora van a hablar y a tocar el perro”, explica a la vez que añade que físicamente aporta beneficios, como reducir el nivel de tabaco o para hacer un descanso de forma más agradable y sana.

Tan solo el 22% de empresas de toda España son pet friendly, algunas de ellas con sede en el Baix Llobregat y L’Hospitalet, lo que supone un gran avance respecto a la última década, pero con un porcentaje muy inferior al estadounidense. En este sentido, la mayoría de los supermercados de la comarca no permiten el acceso a estos animales, a diferencia de lo que ocurre en la superpotencia americana. Quizás pensar que un animal y los alimentos no congenian bien, es una de las razones.

Las vacaciones deben ser disfrutadas con nuestras mascotas. Vila refuerza la idea de viajar con nuestros animales de compañía, más ahora que cada vez hay más hoteles y hostales que los aceptan de buen grado como huéspedes, acompañando a sus dueños. Este trato de igual a igual se ha reforzado durante los últimos años con iniciativas como, la organizada por Fundación Affinity, de ir a ver la película Mascotas 2 con tu perro o gato al cine. Las mascotas comienzan a ser mayoría en la comarca.

El Llobregat.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elllobregat.com