18 de octubre de 2019, 9:28:26
Castelldefels


La punta de lanza de la impresión 3D arraiga en el Baix

Por Carlos Manzano y Francisco J. Rodríguez

Por Redacción

BCN3D es uno de los principales fabricantes de impresoras y está ubicado Castelldefels. La empresa nació en 2012 y ahora prepara su expansión a China, Brasil y Turquía.


Del Baix Llobregat al mundo. Esta es la filosofía de BCN3D, una startup nacida en 2012 que aspira a quitarse el cartel de empresa primeriza y ponerse el de referente tecnológico comarcal e internacional. Se dedica a fabricar impresoras 3D de escritorio, y lo deben de hacer bien, puesto que tienen clientes por todo el mundo. Además, están preparando el salto a China, Brasil y Turquía, mercados inmensos con muchas posibilidades de negocio. Este paso adelante es fruto de una ronda de financiación de 2,7 millones de euros de este mismo año, que les permitirá salir del paraguas de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) -donde están ubicados, en concreto en el edificio RDTI del Campus de Castelldefels, en el que ocupan una planta entera- y volar solos. No obstante, la empresa no olvida sus orígenes y su vinculación con el Baix Llobregat. Su CEO, Xavier Martínez Faneca, es de Sant Boi, aunque ahora se ha mudado a Castelldefels, mientras que el resto del equipo, unas 90 personas, son de alguna ciudad del Delta. “Tenemos la intención de quedarnos en el Baix Llobregat, sea en Castelldefels, Viladecans o Sant Boi”, asegura Martínez Faneca que, además, recuerda que sus principales proveedores son de Sant Boi, Santa Coloma de Cervelló o Mollet. Mirada internacional y los pies en el suelo, en el del Baix más concretamente, es la marca de la compañía.

En el edificio del Campus del Baix Llobregat de la UPC en Castelldefels cuentan con una sala de ensamblaje y de prueba de impresoras con pequeños muñecos, para testearlas antes de ponerlas a pleno rendimiento, y otras dos de producción de piezas para sus impresoras y para componentes de empresas, además de otro espacio de diseño y mejora de los prototipos.

Un trabajo reconocido en diversas ocasiones. Una de las últimas en junio, en el marco de los 3DPI Awards, cuando fue galardonada con el Premio a la Mejor Aplicación de Salud de 2019. Lo compartieron con el equipo de la Universidad de Girona por un proyecto contra el cáncer de mama. Los investigadores gerundenses consiguieron separar células madre, responsables de recaídas en la enfermedad, mediante unas matrices tridimensionales fabricadas con la impresora 3D Sigma de BCN3D. Un avance médico que demuestra las infinitas posibilidades de la fabricación 3D.

Tu propia fábrica en casa o en la oficina
Para Martínez Faneca, las ventajas de la impresión 3D sobre la fabricación convencional radican en “ser capaces de dar a una serie de empresas la capacidad de hacer unas piezas sin tener que contar con una fábrica en sus instalaciones”. Así, no dependen de un tercero y, por una cantidad que oscila entre los 2.000 y los 3.600 euros, disponen de una máquina de fabricación 3D en su oficina o taller. “Reduces tiempo y agilizas el diseño”, resume.

Entre las empresas que han entendido estas ventajas y cuentan con BCN3D están Seat o BMW, algunas de cuyos robots de fabricación de coches tienen piezas elaboradas con sus impresiones. “Tú eres tu propia fábrica”, destaca Martínez Faneca, que también pone como ejemplo a Louis Vuitton, que utiliza las impresoras de BCN3D para crear una pieza “macho” con la que se facilita el cosido de las billeteras y el ensamblaje del cuero.

El CEO de la empresa detalla que el ámbito de acción de BCN3D “abarca de todo”, desde la investigación, al diseño, la fabricación, el márketing, la producción y la venta. Por otro lado, remarca que su diseño es de código abierto. “Todo el mundo con las instrucciones puede crear una impresora 3D básica”, afirma. Camaradería tecnológica que comienza en el mismo proceso de impresión, ya que la mayoría de piezas que imprime BCN3D son para construir otras impresoras.

Para optimizar la impresión, BCN3D utiliza la tecnología IDEX, que dobla la capacidad de producción de la impresora en comparación con las impresoras 3D de escritorio convencionales. ¿Cómo lo hace? La mayoría de impresoras 3D de escritorio de doble extrusión tienen ambos extrusores -¿Y qué es un extrusor, se preguntarán? Pues la pieza que se encarga de calentar el material, colocarlo y moldearlo para imprimir- en un mismo cabezal. Ahora bien, con la tecnología IDEX se controlan ambos extrusores de manera independiente, cosa que permite trabajar de manera independiente con ambos cabezales y mejorar así la capacidad de producción.

Avances en pos de una mejora constante que les ha llevado a presentar una facturación de 3,5 millones de euros en 2018 y a cooperar con instituciones importantes como el Istituto Europeo di Design, el IED Barcelona, que ha implementado impresoras de BCN3D para la fabricación de prototipos y piezas funcionales. Antes, los alumnos de esta prestigiosa escuela usaban equipos básicos y métodos tradicionales de creación de modelos durante su proceso creativo, que se solía alargar más de la cuenta y no sacaban todo el potencial de los proyectos. Un potencial que, con una impresora 3D entre tus manos, parece no tener fin.

El Llobregat.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elllobregat.com