13 de noviembre de 2019, 18:32:32
El Tema


Año negro por la violencia machista

Por Francisco J. Rodríguez

Más de 800 mujeres fueron víctimas de vejaciones o agresiones entre abril y junio. Los juzgados conceden menos de la mitad de las órdenes de protección solicitadas.


Ochocientas cincuenta y cinco mujeres fueron víctimas de violencia machista entre abril y junio de este año en el Baix Llobregat y L’Hospitalet. Sin contar a esta última ciudad -que acumula 319 casos-, por partidos judiciales, fue el de Gavà -que incluye Viladecans, Castelldefels, Gavà y Begues, donde hay 94.231 mujeres- el que más casos contabilizó, 167 en total, mientras que el de El Prat -que comprende el propio municipio- fue el que menos registró, 54, seguido de cerca por el de Cornellà, con 55. Quinientas treinta y seis en el global del Baix Llobregat, 35 más que en el trimestre anterior y dos más que hace un año. Estas son las últimas cifras acerca de la lacra de la violencia machista en la comarca, ofrecidas por el Observatori del Consell Comarcal, que se basa en los datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). En el total estatal, hasta el cierre de esta edición se habían asesinado en España a 49 mujeres, una cifra que ya supera a la del total del año pasado. Un reguero de muertes que nos estremece cada noviembre con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se celebra el 25 de este mes, y que recuerda la necesidad de mejorar los protocolos para proteger a las víctimas y trabajar con las generaciones más jóvenes en la igualdad entre hombres y mujeres. No obstante, la protección de las víctimas que están sufriendo en este preciso instante situaciones vejatorias o violencia física o verbal es clave para evitar desenlaces fatales.

Bajan las órdenes de protección
En este sentido, en el segundo trimestre disminuyeron las órdenes de protección -alejamiento, régimen de visitas con los hijos, guardia y custodia o patria potestad- iniciadas en el Baix Llobregat en un 7% con respecto a los primeros tres meses del año, mientras que en comparación con el mismo período del año anterior la bajada fue de un 12%. “Los partidos judiciales del Baix Llobregat, como los del resto de Cataluña, son de los que menos órdenes de protección conceden de todo el Estado”, apunta a El Llobregat Vicky Castellanos, consellera de Dones en el Consell Comarcal, que lamenta lo que define como “desigualdad” entre partidos judiciales. “Es una situación que lleva años denunciándose, porque la violencia es la misma en Cataluña que en Murcia o la Comunidad Valenciana, en cambio las órdenes de protección que se conceden son muy diferentes”, denuncia.

En esta línea, Castellanos, más allá del análisis jurídico de cada caso, dice costarle entender que “más de la mitad de las mujeres que solicitan una orden de protección no la necesiten”. Y es que, según los datos, tan solo el 49,5% de las órdenes de protección reclamadas acaban aplicándose. Por todo ello, la consellera de Dones cree que para garantizar la seguridad de las mujeres son clave dos factores, “más formación y más recursos”. Al hilo de esta cuestión subyace la problemática de la saturación de los juzgados, tal y como reconoce la jueza decana de Gavà, Patricia Batlle, que aboga porque los juzgados dejen de trabajar de manera aislada.

Sant Boi, el que más medidas deniega
Si analizamos la adopción o no de medidas de protección incoadas por partidos judiciales, vemos que es el de Sant Boi -que agrupa los municipios de Sant Boi, Sant Climent, Santa Coloma y Torrelles y cuenta con una población femenina de 51.501- el que más ha denegado durante el segundo trimestre del año, en concreto, el 75% de las que se han solicitado. Tan solo una de cada cuatro órdenes de protección en estos municipios son adoptadas, la cifra más baja de toda la comarca, seguida de El Prat, donde se han denegado de abril a junio el 62,5% de las peticiones de protección.

Esplugues, donde más medidas se adoptan
Por contra, es en el partido judicial de Esplugues donde se resuelven de manera positiva más órdenes de protección, concretamente todas. Este partido cuenta con una tasa del 100% de adopción de este tipo de medidas, puesto que no se rechazó ninguna de las que se solicitó. En el ránking positivo encontramos también al partido judicial de Cornellà, que ocupa la segunda posición con una tasa del 66,7% de órdenes de protección adoptadas.

Por lo que respecta al partido judicial de Gavà, que reúne a la mayor población femenina de toda la comarca, cabe destacar que es donde más órdenes de protección se solicitan -el 36% comarcal-, seguida de Martorell con el 23% del total. No obstante, en el partido judicial de Gavà se adoptan solo el 45,5% de las órdenes de protección, mientras que en Martorell este índice sube al 62%.

Analizando la tipología de medidas, destacan por encima de todo las de alejamiento, que ascienden a 44 en el Baix Llobregat de abril a junio, destacando el partido judicial de Gavà, con 15, y el de Martorell, con 13. En Sant Feliu no se adoptó durante ese período ninguna medida, mientras que en Cornellà se pusieron en marcha dos suspensiones de guardia y custodia, las únicas de la comarca.

Un 10% de los delitos se cometen en el Baix
Siguiendo con las estadísticas del informe trimestral, del total de denuncias presentadas en Cataluña de abril a junio, el 10,5% se formularon en el Baix Llobregat. Por tipologías destacan las lesiones y maltrato, 303 en el total de la comarca y 260 tan solo en L’Hospitalet, seguida de delitos contra la libertad -84 en el Baix- y la violación de penas y medidas -57 y 35, respectivamente en el Baix Llobregat y 31 del primer tipo en L’Hospitalet-.

Por lo que respecta a las faltas como injurias o vejaciones injustas, en el Baix se tramitaron un total 32, siendo el partido judicial de Sant Boi el que más registró durante el segundo trimestre, con 15, seguido del de Gavà, donde ingresaron un total de ocho casos.

A la hora de analizar a los agresores, del informe del Consell Comarcal se desprende que el 53% de los hombres denunciados son de nacionalidad estranjera, mientras que el 43% de las víctimas de violencia de género a las que se les concedió una orden de protección son de origen foráneo.

Pocas sentencias condenatorias
A la hora de analizar cómo han finalizado los procesos judiciales, el sobreseimiento provisional es la forma más frecuente -el 44% de los casos finalizan así-, seguido de la elevación a un órgano competente -el 37%-. Si hablamos de las sentencias condenatorias, el Baix Llobregat destaca por el bajo número de éstas -tan solo el el 7,8%-, y es inferior a la media catalana -el 11%- y a la española -que es del 13%-. Por otro lado, en el 3,4% de los casos el juez dictó una sentencia absolutoria.
Por partidos judiciales, es el de Sant Feliu el que acumula más condenas a agresores en la comarca, con 13 -siete españoles y seis extranjeros-, mientras que en Gavà, durante el segundo trimestre del año, no hubon condenas por violencia machista. En el global de la comarca, no obstante, los condenados de nacionalidad española doblan a los extranjeros -18 sobre nueve-.

La procedencia de las denuncias
Los datos de abril a junio arrojan datos sobre la procedencia de las denuncias por violencia contra la mujer. Por tipologías, seis de ellas fueron presentadas por la propia víctima -cinco en Martorell y una en El Prat-, mientras que no hubo denuncias presentadas directamente por familiares. El número crece de manera exponencial para con las presentadas por atestado policial con denuncia de la víctima, que fueron 469, siendo el partido judicial de Gavà el que más registró -149-, seguido del de Sant Boi -con 90-. En el extremo inferior destacan Esplugues, con 25 denuncias de este tipo, y El Prat, con 38. En el partido judicial de Martorell, por su parte, se presentaron 15 informes de lesiones, mientras que los servicios de emergencias y terceros interpusieron un total de cinco denuncias a lo largo del segundo trimestre del año.

La relación con el agresor
La inmensa mayoría de las víctimas de violencia machista en el Baix Llobregat de abril a junio mantenían -o mantienen- una relación afectiva con su agresor. Cerca del 25% han cortado con él, aunque aproximadamente el 40% aún prosiguen con la relación. El 30% restante responden a cónyuges o ex cónyuges de la víctima.

En los datos ofrecidos por el Consell Comarcal, a partir de los publicados trimestralmente por el CGPJ, no constan muertes entre abril y junio de este año. Sin embargo, fue en marzo cuando la comarca se estremeció con la desaparición de la viladecanense Janet Jumillas, cuyo cadáver apareció semanas después, en mayo, en un descampado de El Prat. El principal sospechoso, un conocido de la víctima, fue detenido acusado de asesinar a Jumillas. Su crimen, a tenor de los informes del CGPJ, parece no contabilizar como violencia sobre la mujer. Lo mismo sucede con el caso de Susana Cortés, la mujer de Viladecans cuyo marido dejó morir de un bajón de azúcar en junio mientras la grababa con el móvil. El hombre fue detenido en septiembre, después de hallarle en su terminal el vídeo con la prueba del crimen. Otro caso que tampoco ha aparecido en los datos sobre violencia de género.

Hay salida para el maltrato
Las administraciones recuerdan que las víctimas de agresiones y malos tratos pueden pedir ayuda al teléfono 016, en el que un grupo de profesionales les informarán sobre las pautas a seguir para salir de la espiral del miedo en la que están sumidas, o bien derivarlas al servicio pertinente, ya sea un abogado e incluso emergencias. Se trata de un teléfono que, además, no deja rastro en la factura, para así evitar que el maltratador lo detecte.

Por otro lado, los cuerpos de seguridad cuentan con protocolos para prestar ayuda a las víctimas que la soliciten. Uno de estos casos es el Grup d’Atenció a la Víctima (GAV) de Mossos d’Esquadra, que atiende casos no solo de violencia machista, sino de cualquier tipología de violencia, desde racismo, LGTBIfobia o bullying. Les escuchan y les proporcionan asesoramiento y pautas de protección, que en el caso de víctimas de violencia machista consisten en inspecciones oculares de la calle antes de salir o asegurar puntos sensibles de su casa por donde pueda entrar el agresor.

2018: un millar de mujeres atendidas en Castelldefels

El Servei d’Informació i Atenció a Dones (SIAD) de Castelldefels atendió a casi mil mujeres víctimas de cualquier tipo de violencia -no solo física- a lo largo de 2018. Son datos que aportan desde el Espai Montserrat Roig, el centro municipal de apoyo a las mujeres y al colectivo LGTBI, que en los seis primeros meses de este año ha atendido a 480 mujeres en la ciudad.

Todos los municipios de la comarca con más de 20.000 habitantes cuentan con su propio SIAD, mientras que en el resto es el Consell Comarcal quien proporciona el servicio. La atención se hace de manera presencial y se asesora jurídica y psicológicamente.

Las mujeres que llaman suelen plantear cuestiones relacionadas no solo con la violencia física, sino que también por el resto de tipologías contempladas por la normativa catalana. Por procedencia, una de cada tres mujeres que pidieron asistencia en 2018 eran de origen extranjero, mientras que la franja de edad que más solicitó ayuda al SIAD fue la de 30 a 45 años, representando el 45% de las peticiones. La de 46 a 65 le siguie de cerca, con el 33% de las atendidas, mientras que la cifra se reduce a medida que se avanza a edades superiores. Otro dato preocupante que se desprende de los datos es que más de un 10% de los casos atendidos responden al perfil de chicas de entre 13 y 29 años.

El Llobregat.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elllobregat.com