17 de noviembre de 2019, 18:46:43
Viladecans


Pedro Sánchez inunda Viladecans de socialistas e independentistas

Por Carlos Manzano

El presidente del Gobierno en funciones comienza la carrera electoral para el 10-N en la sala Cubic de Viladecans


La plana mayor del socialismo acude al primer acto de precampaña de Pedro Sánchez en Cataluña. La sala Cubic de Viladecans ha reunido este miércoles a los principales alcaldes socialistas de la comarca, como Núria Marín, de L’Hospitalet, o Pilar Díaz, de Esplugues, junto al anfitrión y alcalde de Viladecans, Carles Ruiz, para recibir al presidente del Gobierno en funciones. El líder del PSOE ha comenzado la carrera electoral junto a más de un millar de militantes y simpatizantes y palabras críticas al independentismo, que ha convocado una protesta frente al edificio.

“Aquí está la Cataluña no independentista, olvidada por las instituciones catalanas”, aseguraba Sánchez mientras recordaba que el conflicto catalán tan solo puede abordarse desde la “unidad” y la “concordia”. El presidente en funciones ha hecho su primera referencia a las elecciones, en la que ha pedido votar a un gobierno fuerte para acabar con las deficiencias sociales, en sanidad o en educación, pero principalmente para solucionar la “crisis de convivencia en Cataluña”.

Sánchez ha aprovechado el escenario que le brindaba Viladecans, tan cercano a Barcelona, para burlarse del president de la Generalitat: “Me ha salido un amigo nuevo, Quim Torra, que me llama todos los días y me envía cartas”. El premier socialista ha recordado a Torra como esas llamadas deberían ser para “los catalanes no independentistas” o a Miquel Iceta, líder del PSC, quien, según Sánchez, será el “próximo president de la Generalitat”. Pero las insinuaciones ante la actuación independentista y del Govern no han acabado ahí. El presidente en funciones ha comparado a la ultraderecha con “parte” del independentismo, asegurando que “no hay muchas diferencias entre ambos”.

Iceta da las gracias al conseller d’Interior

En los parlamentos previos a Sánchez han intervenido la diputada en el Congreso, de Sant Boi, Sònia Guerra, el alcalde de Viladecans, Carles Ruiz, y el primer secretario del PSC, Miquel Iceta. Ruiz ha felicitado al gobierno de Sánchez por las reformas realizadas estos dos años, tras la moción de censura, mientras lanzaba un ataque directo a Torra por “haberle costado criticar la violencia y haber reaccionado contra los Mossos d’Esquadra”.

Por su parte, el primer secretario del PSC, elogiando a Cataluña, ha cargado contra el independentismo porque, según Iceta, están “hundiendo el país” pero los socialistas “no les dejaremos”. Los derechos, un tema a discutir por el líder catalán del partido, quien ha recordado que “no es un derecho quemar contenedores, ni agredir a la policía”. Tras ello, le ha seguido el agradecimiento a los cuerpos de seguridad que han participado en el operativo posterior a la sentencia del procés: Mossos d’Esquadra, Policía Nacional, Guardia Urbana y Guardia Civil. Pero la sorpresa ha llegado en su último reconocimiento: “Gracias al conseller d’Interior -Miquel Buch-, porque por fin alguien está a la altura de sus responsabilidades”.

Más de 700 personas protestan en el exterior

“Habían unos que venían a reventar y al final hemos reventado nosotros”, afirmaba el alcalde de Viladecans respecto a la convocatoria de Pícnic per la República y los CDR’s de rodear el Cubic ante la llegada de Sánchez. Las protestas en el exterior se han mantenido durante casi dos horas, con alrededor de un millar de personas -casi 300 según la Policía Local- en el momento álgido de la manifestación, entre las 18 y las 19 horas, y casi un centenar que se han quedado a esperar la salida del presidente del Gobierno en funciones del acto.

Una operativa conjunta de Mossos d’Esquadra, Policía Nacional y Policía Local ha acordonado la zona durante varias horas. Más de 10 furgones de antidisturbios, junto a otros 15 coches de los Mossos d’Esquadra y la Policía Nacional blindaban las rotondas a dos calles de distancia del edificio donde se esperaba al líder socialista. Algunos agentes, situados en los terrados de los edificios que rodean la plaza de la Mediterránea, ojeaban la zona dividida entre simpatizantes y militantes socialistas traídos en autocares y manifestantes.

Finalizado el acto, los asistentes se han montado en sus respectivos autocares y han ido saliendo por el paseo de la Marina, junto al edificio Cubic, escoltados por los Mossos. Uno de los manifestantes ha lanzado a un vehículo una bolsa de pintura, impactando en uno de los cristales sin causar daños graves. La protesta se ha disuelto, alrededor de las 20:30 horas, pero dos policías de paisano han perseguido a dos encapuchados hasta la plaza Europa, cuatro calles más arriba, reduciéndolos frente a la farmacia de la carretera de Barcelona. Diversos testigos han asegurado que, poco después de ser inmovilizados, ha llegado una furgoneta de la policía catalana y ha identificado a los dos encapuchados. En el incidente ha entrado en escena Tamara Carrasco, presunta ideóloga de los CDR, quien ha intentado calmar a una de las afectadas. No se han registrado altercados mayores en la primera visita en clave electoral de Sánchez a Cataluña.
El Llobregat.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elllobregat.com