17 de noviembre de 2019, 16:33:13
El Prat


Puerto y aeropuerto se comprometen a reducir su contaminación y limitar su impacto en el Delta

Por Francisco J. Rodríguez

La directora de la infraestructura aeroportuaria pratense, Sonia Corrochano, asegura que se bajarán las emisiones contaminantes a cero en 2030, mientras que el subdirector general Comercial y de Estrategia del Puerto, Salvador García, exhibe su acuerdo para electrificar los muelles en los próximos años, durante la segunda Nit Empresarial de El Prat.


Las dos grandes infraestructuras del país están lideradas por mujeres y se encuentran en El Prat. Y ayer El Prat Empresarial se encargó de reivindicarlo en su segunda Nit Empresarial, celebrada en la Academia Sánchez-Casal, con un cara a cara entre Sonia Corrochano, directora del aeropuerto, y Salvador García, subdirector general Comercial y de Estrategia del Puerto, en substitución de Mercè Conesa, que tuvo que adelantar su viaje a Japón por la huelga de Lufthansa y no pudo asistir a la cita.

A lo largo del cara a cara, moderado por Jordi Morera, presidente de El Prat Empresarial, se abordaron diferentes desafíos de ambas infraestructuras y su impacto en el territorio. En especial, aquello relacionado con el impacto de aeropuerto y puerto sobre el medio ambiente y su crecimiento futuro. Las preguntas que formulaban a los dos ponentes mostraban las preocupaciones de los empresarios y la sociedad civil del Delta, a la expectativa de cómo se completarán las ampliaciones de dos infraestructuras que crecen año a año en actividad. Y para muestra un botón: por el aeropuerto Josep Tarradellas de El Prat pasaron en 1992 unos 10 millones de personas, una cifra que 27 años después se ha multiplicado por cinco, hasta llegar a los 50 millones. Un crecimiento que es exponencial y que podría colapsar el aeropuerto en los próximos si no se acomete una ampliación. Pero, ¿hacia dónde? En este sentido, se especulaba con la posibilidad de una cuarta pista sobre el mar, extremo que Corrochano descartó para un futuro próximo, en la línea de lo que viene expresando desde hace algunas semanas el presidente de AENA, Maurici Lucena.

Reducir las emisiones contaminantes

Al hilo del impacto del puerto y el aeropuerto en la comarca, Corrochano muestra el compromiso de su infraestructura para reducir las emisiones contaminantes a cero antes de 2030, pese a que quiso dejar claro que el tráfico aéreo representa el 3% del total de la polución. En este sentido, apuntó al tráfico rodado como responsable de gran parte de las emisiones contaminantes y, para ello, desde el aeropuerto quieren poner en marcha a partir de enero una serie de cargadores eléctricos en los aparcamientos del Josep Tarradellas para incentivar el transporte sostenible. En esta línea, aseguró que están buscando nuevos combustibles y diferentes maneras menos agresivas de operar, además de asegurar que las tres cabinas con que cuenta el aeropuerto para medir la contaminación cumplen la normativa de la UE. No obstante, la Comisión Europea denunció en julio los niveles de polución del área metropolitana y alertó sobre el incumplimiento de la normativa en materia de calidad del aire en el ámbito Vallès-Baix Llobregat.

Por su parte, Garcia recordó el compromiso del Puerto para electrificar sus muelles e implantar las energías renovables, en un pack ambiental con una inversión de unos 60 millones de euros. El responsable del Puerto reconoció que la actividad de su infraestructura contamina, aunque mostró su voluntad de trabajar hacia un horizonte de emisiones cero.

Morera, en relación a todo ello, quiso expresar la preocupación del territorio respecto a la cuestión medio ambiental y pidió a ambos responsables que antes de crecer se lleven a cabo estudios ambientales para no afectar una zona "única" que congrega el Parc Agrari y los espacios naturales del Delta. Sobre esto, García destacó que el puerto quiere crecer "con criterios de sostenibilidad".

"Clúster logístico único"

Tanto García como Corrochano coincidieron en destacar las ventajas que supone contar con dos infraestructuras como el puerto y el aeropuerto a tan poca distancia. García lo definió como "un clúster logístico único" y alabó la colaboración entre los dos centros de transporte, que se complementan a la hora de mover mercancías. "No conozco algo así en otra parte del mundo", añadió el responsable portuario. Corrochano se expresó en la misma línea que su compañero de conferencia y destacó que tanto puerto como aeropuerto tienen un impacto positivo en la zona. La directora del Josep Tarradellas aseguró que muchos de sus trabajadores viven en El Prat, mientras que García puso de relieve la colaboración del puerto con la formación en la ciudad, a través de programas que llevan a cabo en los institutos Les Salines y RIbera Baixa. "Se trata de buscar complicidades", define.

El Corredor Mediterráneo

Otra de las cuestiones que se trataron en la Nit Empresarial de ayer tuvieron que ver con el Corredor Mediterráneo. En este sentido, García lo desvinculó de ningún capricho del ámbito del Levante español y recordó que se trata de una voluntad de Europa, que así pretende unir países desde Algeciras hasta Rumanía. "Si nos sopla el viento a favor, aprovechémoslo", pidió García, que cree que así se avanzará hacia un transporte más eficiente y sostenible.

La cena finalizó con la charla de Emilio Sánchez Vicario, ex tenista e impulsor de la academia donde se celebró el acto, y con la entrega a los Cines Capri del premio Vicente Baltasar por su trayectoria.

El Llobregat.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elllobregat.com