21 de febrero de 2020, 13:35:40
L’Hospitalet


Pronósticos para una década

Por Redacción

Es enero y eso significa un nuevo comienzo, plantearse objetivos para el año que comienza. Por nuestra parte, mantenemos nuestro empeño anual de anticipar lo que ocurrirá en el Baix Llobregat y L’Hospitalet y presentamos esta serie de previsiones, algunas de ellas que se vienen arrastrando desde hace tiempo en el territorio.


Nuestros pronósticos para el 2020 están recogidos de manera más amplia en la edición del Anuario, disponible a partir del 7 de enero en la web de elllobregat.
com, pero cual frasco de perfume ofrecemos en la presente edición mensual los que consideramos más importantes y determinantes en el día a día social, económico y político de la comarca.

Desgraciadamente, el lento discurrir de muchas infraestructuras vuelven a ocupan un lugar preeminente de la lista. Tal como explicamos en el número de diciembre, una de cada tres infraestructuras necesarias para el correcto desarrollo del país están o afectan al Baix Llobregat y L’Hospitalet.

En nuestro top 15 de pronósticos para 2020 destacan obras inconclusas, como la variante de Sant Boi, auténtica Sagrada Familia comarcal, pero también otras que, si no hay giros inesperados de los acontecimientos, se llevarán a cabo próximamente, como la conexión de los Ferrocarriles entre Plaza España y Gracia -que hará aumentar los pasajeros de la línea Llobregat-Anoia-, el soterramiento de las vías de Sant Feliu o la conversión de la C-245 en una vía urbana en las poblaciones del Delta. También dedicamos un espacio a hablar de las nuevas tarifas del transporte público, un cambio de nomenclatura y de espíritu que ha ofendido a más de uno. Por otro lado, no perdemos de vista el cambio de paradigma tecnológico al que estamos asistiendo, y tratamos el futuro edificio la eFactory de la Zona Franca o bien la confirmación de la nueva movilidad eléctrica, que surge como alternativa para sustituir al diésel en los desplazamientos por una metrópolis asediada por la contaminación. De hecho, desde el 1 de enero ha entrado en vigor la nueva normativa de la Zona de Bajas Emisiones de las Rondas, que tiene como objetivo mejorar la calidad del aire que respiramos. Nos espera un año movidito.

Puesta de largo de la Zona de Bajas Emisiones
La Zona de Bajas Emisiones (ZBE) está en marcha desde el 1 de enero y comprende una extensión de 95 kilómetros cuadrados -20 veces más que Madrid Centralque quedan ‘protegidos’ de las emisiones de los vehículos contaminantes. Se trata de los vehículos gasolina anteriores a la norma Euro 3 -matriculados generalmente antes del año 2000- y los diésel anteriores a la norma Euro 4 -matriculados antes de 2006-. Dichos automóviles no pueden acceder a esta zona que comprende Barcelona, L’Hospitalet, Cornellà, Sant Andrià de Besòs y Esplugues de 7 de la mañana a 8 de la noche, salvo excepciones. Los que incumplan esta condición se enfrentan a multas de 100 a 500 euros, dependiendo de la gravedad. No obstante, las sanciones no se harán efectivas hasta abril, para así dar margen a los conductores para adaptarse al nuevo panorama circulatorio.

Cambio radical en las tarifas del transporte
Paralelo a la implantación de la Zona de Bajas Emisiones (ZBE), la Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM) ha puesto en marcha el nuevo sistema tarifario del transporte público. Se trata de un cambio radical en las tarifas y títulos de transporte que avanza hacia un sistema que premia a los usuarios asiduos. En este sentido, desaparece la T-10, que se convierte en la T-casual y pasa a valer 11,35 euros, más cara que su antecesora y unipersonal. Para los que viajan más se crea la T-usual, que viene a sustituir a la T-mes, aunque con un precio más asequible -40 euros-. Ante las quejas iniciales por el carácter unipersonal de los nuevos títulos, la ATM ha puesto a disposición de los viajeros la T-familiar, una tarjeta multipersonal que ofrece ocho trayectos durante un mes, por un valor de 10 euros -más cara, proporcionalmente, que la antigua T-10-.

Comienza la reconversión de la C-245

El próximo verano arrancarán las obras de reconversión de la carretera C-245 para convertirse en la gran avenida del Delta. Una Gran Vía que unirá por carril bici y otro para autobuses las poblaciones de Cornellà, Sant Boi, Viladecans, Gavà y Castelldefels. A finales de 2019 se formalizó el acuerdo en un encuentro con representantes de todos los municipios y el conseller de Territori, Damià Calvet.

Se trata de una actuación que afectará a unos 13 kilómetros entre Cornellà y Castelldefels, prácticamente la misma longitud que la calle más larga de Barcelona, precisamente la Gran Via de les Corts Catalanes. Las obras comportarán una inversión total de 39 millones de euros -10 financiados por la Generalitat y los otros 29 por parte de los ayuntamientos, con préstamos del AMB- y se calcula que estarán finalizadas en un plazo de dos años, por lo que en 2022 puede quedar finiquitada.


El primer edificio del DFactory, listo en junio

La inauguración del primer edificio del complejo DFactory, en los antiguos terrenos de SEAT en el polígono de la Zona Franca, está prevista para el mes de junio. La construcción comporta un desembolso de 17 millones de euros y está promovido por el Consorcio de la Zona Franca (CZFB).

En una primera fase, se habilitará un espacio de 17.000 metros cuadrados, mientras que de cara a una segunda, prevista para 2021, se completará la actuación hasta llegar a los 90.000 metros cuadrados de superficie. Se trata de un vivero de empresas que se dediquen a las impresoras 3D, blockchain, robótica, IOT -Internet of Things, internet de las cosas en su traducción del inglés- o inteligencia artificial. Este año también se contempla un ejercicio de inversiones en mantenimiento y modernización de los activos del CZFB y en otros proyectos.


La ampliación del puerto y el aeropuerto
Se trata de uno de los debates más determinantes para el futuro de la comarca. Al menos, de su parte sur. El incremento de la actividad ha llevado a la conclusión que tanto el puerto como el aeropuerto necesitan crecer. En el caso de la infraestructura aeroportuaria, si no se acomete alguna ampliación se corre el riesgo de llegar al colapso en pocos años. Las predicciones apuntan a un aumento de pasajeros en El Prat, hasta llegar a los 70 millones. Los agentes de la comarca, desde ecologistas hasta ayuntamientos como el de El Prat, ya han mostrado su negativa a un crecimiento “físico” del aeropuerto, mientras que el presidente de Aena, Maurici Lucena, ha descartado, al menos de momento, la construcción de una cuarta pista sobre el mar. En este sentido, la opción de unir El Prat con el aeropuerto de Girona mediante la alta velocidad ha cobrado especial valor y se plantea como una alternativa para esponjar el tráfico aéreo.

2020, el año del soterramiento de vías

Otra de las grandes reivindicaciones de la comarca en materia de infraestructuras es el soterramiento de las vías del tren a su paso por Sant Feliu. Las obras, que se licitaron en octubre, permitirán cubrir más de un kilómetro de raíles que quedarán liberados para la ciudad. Además, el paso a nivel, donde ha muerto una treintena de personas en los últimos años, pasará a la historia. Las obras se han adjudicado a Acciona y la previsión es que duren tres años y medio, durante los cuales los trabajos coincidirán con el paso diario de trenes, lo que añade un plus de complejidad a la actuación.

Por su parte, este año 2020 está previsto que se adjudiquen las obras para cubrir las dos líneas de Renfe que atraviesan L’Hospitalet. Este mismo año podrían empezar los trabajos para poner fin a esta herida urbanística que separa diversos barrios de la ciudad e impide su correcta articulación.


Ampliación del recinto Fira Gran Vía de LH

Con el proyecto de ampliación del recinto Gran Vía de L’Hospitalet de Fira de Barcelona ya aprobado, en 2020 comenzarán los preliminares para preparar el terreno para las excavadoras, que han de añadir un pabellón de 60.000 metros cuadrados que, añadidos a los existentes, den como resultado un espacio de 300.000 metros cuadrados para ferias, uno de los más grandes del mundo.

Esta ampliación, que estará lista en 2024, generará un impacto económico de unos 675 millones de euros en tan solo cuatro años, cifra proporcionada por el Institut d’Economia de Barcelona (IEB), adjunto a la Universitat de Barcelona (UB), que prevé, así mismo, otro impacto de 211 millones adicionales durante el período de construcción. Por otro lado, se está a la espera de saber cuál será la implicación del arquitecto japonés Toyo Ito, autor de otros edificios colindantes como el Hotel Porta Fira.


Licitación de la conexión de las líneas de FGC

Los pasajeros de la línea Llobregat-Anoia de Ferrocarrils de la Generalitat (FGC), nuestro particular metro en el Baix, podrán conectar a partir del año 2024 con la línea del Vallès, a través de un enlace entre plaza España y Gracia. Esta unión de las dos líneas, contemplada en el Plan Director de Infraestructuras del Transporte de Cataluña (2006-2026), hará crecer el número de viajeros en los FGC y evitará tener que hacer transbordo en plaza España para alcanzar el carrilet de plaza Cataluña.

Está previsto que la obra civil se licite a lo largo de este 2020, puesto que el estudio informativo está redactado y en fase de elaboración el proyecto básico y constructivo. El nuevo tramo, de 3,8 kilómetros, comportará la creación de tres nuevas estaciones a lo largo del mismo, una actuación que en global cuenta con un presupuesto de unos 300 millones de euros.


La polémica por el tributo metropolitano

Muchos vecinos de la metrópolis, en concreto de 18 localidades del Baix Llobregat y el Vallès Occidental, han recibido últimamente en sus casas recibos con el importe que han de pagar en base al nuevo tributo metropolitano. Estos municipios son los que han entrado a formar parte de la zona 1 de transporte, por lo que pagan menos que antes para desplazarse a la capital, Barcelona.

Por ello, el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) es la encargada de recaudar este nuevo impuesto, que ya se cobraba en los municipios de la primera corona. Muchos vecinos y alcaldes han saltado indignados, argumentando que el cobro de la tasa no va acompañado de más servicios proporcionados por el ente metropolitano. Este año será crucial para que el AMB, una institución a menudo ‘desconocida’ por el gran público, legitime el pago de este impuesto.


Cooperación entre la UPC y el Parc Agrari

Con la voluntad de avanzar en el conocimiento y aprovechar una infraestructura como es el Campus de Castelldefels de la UPC, la Escuela Superior de Agricultura ha contratado a un dinamizador que, desde noviembre, se encarga de mejorar la colaboración entre la universidad y el Parc Agrari, otro activo del Baix Llobregat y auténtica huerta de Barcelona -una quinta parte de las frutas y verduras que se venden en Mercabarna proceden de este espacio del Baix-.

El profesional contratado tiene la misión de potenciar las relaciones no solo con el Consorci del Parc Agrari, sino que también con la industria agroalimentaria, representada en este caso per Mercabarna. El propio vicerector de la UPC, Jordi Berenguer, aseguró que han de trabajar para mejorar la agricultura en la zona e intensificar las sinergias con este sector.


Explosión de la movilidad eléctrica

Si el año 2018 estuvo caracterizado por la eclosión de la movilidad personal, vinculada a la energía eléctrica, en las ciudades, este año pasado el fenómeno ha dado un salto cualitativo y el debate sobre la necesidad de promover medios de transporte alternativos para las congestionadas ciudades se ha hecho patente. Sin ir más lejos, ciudades como L’Hospitalet apuestan por empresas de movilidad relacionadas con el car sharing y el alquiler de motos eléctricas.

En este sentido, el mayor fabricante de motos eléctricas está ubicado en Molins. Se trata de Silence, una empresa con sede en la comarca que exporta motocicletas a diversos países. El quid de la cuestión es ver si las administraciones apuestan por los puntos de recarga eléctrica, las electrolineras, de las que ya se han abierto algunas por municipios como L’Hospitalet o Sant Boi.


¿El fin de la variante de Sant Boi?

El número uno en la lista de ‘Most wanted’ de las infraestructuras de la comarca. La variante de Sant Boi, que permitirá unir el Cinturón Litoral con la C-32 y poner fin a las caravanas, ha sufrido diversos episodios inverosímiles que la han dejado como el gran ejemplo de obra necesaria e inacabada.

No obstante, parece que se abre un hilo de esperanza para la actuación, puesto que el proyecto que permitirá finalizar las obras está en fase de redacción por parte del Ministerio de Fomento. Según han informado fuentes del Ayuntamiento de Sant Boi, podría estar licitado y adjudicado durante el segundo trimestre de este año, que es cuando las excavadoras volverían a la carga para poner fin a décadas de abandono. Permaneceremos vigilantes y a la espera de que así sea.


Calendario de debates y conferencias
Este año 2020 se presenta intenso en lo que respecta a foros de debate y conferencias. En el Fòrum Empresarial de AEBALL está prevista la participación de Núria Marín, José M. Lasalle, Eva Martínez i Pau Guardans, mientras que el Forum Cornellà Creació programa conferencias de Ignacio Ramonet, Marta Peirano y Juan José Delgado. Respecto a nuestro Ciclo de Infraestructuras, la próxima cita será el 24 de enero en El Prat, con el alcalde Lluís Mijoler y la presidenta del Port de Barcelona. Por otro lado, la misma Fundación Cercle d’Infraestructuras que preside Pere Macias ha entregado un Premi de Reconeixement a El Llobregat por colaborar con la celebración, de la mano de BCN Content Factory, del ciclo sobre el papel de desarrollo económico de las infraestructuras. Se han celebrado 17 debates que han servido para analizar los activos locales y comarcales y buscar puntos en común entre administraciones y agentes sociales.

¿Qué pasará con el peaje de Martorell?
Si no hay ningún cambio de estrategia, en agosto de 2021 el peaje de Martorell levantará sus barreras, puesto que la concesión de Abertis se habrá acabado y su regulación quedará en manos del Ministerio de Fomento. A partir de aquí, se abre un abanico de opciones que se pondrán sobre la mesa en un debate entre administraciones, que no se ponen de acuerdo en qué hacer. Desde el departamento de Territori de la Generalitat proponen impulsar la ‘euroviñeta’, un impuesto de circulación que afecta a los usuarios de una carretera, mientras que el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) propone un peaje metropolitano que coincida con la puesta en marcha de la Zona de Bajas Emisiones. Sea como sea, este año 2020 será clave para decidir finalmente qué opción es la más adecuada.

El año a escena en el Baix
La comarca se consolida como uno de los epicentros de la cultura. Así lo demuestra el cartel de nuestros teatros, que cuentan con nombres de postín para la nueva temporada de 2020. Destaca Núria Espert, la actriz hospitalense que recitará el Romancero Gitano de Lorca en L’Artesà, de El Prat, en abril, mientras que otros actores de dilatada carrera sobre los escenarios como Josep Maria Pou aterrizarán en el Auditori de Cornellà, en este caso trayendo a la vida al gran Cicerón. Bruno Oro y Clara Segura con Cobertura será otro de los platos fuertes en el gran teatro cornellanense. Café Quijano, la actriz Emma Vilarasau y el documental Els testimonis de Putin completarán el cartel de Atrium Viladecans, mientras que el Teatre Plaza de Castelldefels recibirá la visita de Concha Velasco con ‘El Funeral’, que a partir del 7 de febrero traerá el mejor humor ácido al Baix Llobregat.
El Llobregat.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elllobregat.com