5 de abril de 2020, 2:57:49
En primera línea contra el coronavirus


Amor y solidaridad en tiempos del coronavirus

Por Francisco J. Rodríguez

Diversas iniciativas promueven el contacto a distancia entre vecinos a través de actividades diversas que se están vehiculando por las redes sociales. "Confinados pero no aislados" es la consigna.


"No nos queremos quedar solos, queremos compartir la creatividad, la energía y el buen humor, que no se ha de perder nunca". Con esta frase Olga Paretas, presidenta de la Asociación de Vecinos de la Barceloneta de El Prat, resume el espíritu que está impregnando a muchas asociaciones y colectivos de la comarca en estos duros días de incertidumbre y confinamiento. En su caso, la asociación vecinal ha puesto en marcha una campaña en redes que está funcionando a la perfección entre los vecinos de este barrio pratense de 500 habitantes. Cada día, docenas de vecinos y vecinas envían vídeos o fotografías sobre cómo están pasando el encierro en sus casas. Dibujos de arcoiris con el 'Todo va a salir bien' de los más pequeños se mezclan con vídeos o fotografías de bizcochos caseros o bailes improvisados. Todo para sentirse un poco más cerca los unos de los otros. "La soledad no es buena compañía", asevera Paretas a El Llobregat.

Con solo un vistazo a la cuenta de Twitter de la entidad uno descubre el éxito del llamamiento. Bajo el lema #ALaBarcelonetaEnsCuidem, docenas de vecinos cuelgan sus reflexiones o fotografías, generalmente muy divertidas, para darse apoyo los unos a los otros. "Queremos sentir mensajes de los vecinos, cómo son de creativos los niños del barrio, cuántos cocineros o músicos tenemos", añade la presidenta de la asociación vecinal, que no para de colgar contenido nuevo continuamente. Al acabar el día, se prepara un vídeo con todas las aportaciones de la jornada y se sube a redes al día siguiente.

No obstante, la asociación se ofrece a ayudar a personas vulnerables que no pueden salir de casa para comprar comida o medicamentos, pero al tratarse de un barrio "en el que los vecinos colaboran habitualmente", destaca Paretas, de momento no han recibido ninguna petición de auxilio. Un colectivo, el de las personas mayores y dependientes, especialmente afectado por esta crisis y el virus, que los tiene en el punto de mira como población de riesgo. Para ello han nacido otras iniciativas de apoyo popular que están teniendo éxito en sus llamamientos para buscar voluntarios.

La problemática laboral estalla

Este es el caso de la Xarxa de Suport de Sant Boi, creada el 12 de marzo, un día antes de que el presidente del Gobierno Pedro Sánchez anunciara el decreto de estado de alarma. "Un grupo de personas comenzamos a preocuparnos por cómo se verían afectadas las familias más vulenrables y las personas mayores o con la salud frágil", explica a esta publicación Laura Vega, miembro de la red de apoyo. Desde hace una semana promueven actividades comunitarias y se ofrecen a ayudar en todo tipo de casuísticas, desde ir a hacer la compra para personas en riesgo o bien asesorar a muchos trabajadores que se han visto afectados por despidos o ERTEs. De hecho, Vega señala que precisamente este servicio es el que más demanda está teniendo. "Hay un gran desconocimiento acerca de cómo funcionan los ERTE, qué derechos tienen los trabajadores, cómo pueden pedir el paro o si se podrán reincorporar al trabajo", asegura Vega, que detalla que se están encontrando con casos de contratos laborales "celebrados ahce cinco años en fraude de ley" y que se conocen ahora con esta circunstancia de alerta. "Hay una gran catidad de empresas que aprovechan esto para realizar despidos o vulnerar derechos laborales", denuncia también.

La red samboyana cuenta ya con 200 voluntarios con diferentes perfiles que se han registrado para prestar su apoyo, desde diseñadores gráficos hasta psicólogos, abogados o comunicadores. De hecho, aún están atendiendo llamadas de personas que se ofrecen a echar una mano. Además, proponen actividades culturales para que los vecinos participen y se sientan más cerca los unos de los otros. "La programación de #Vecinasreunidas está teniendo muy buena acogida a través de Instagram", explica Vega, que en nombre de la Xarxa dicen "sentirse contentas" con la respuesta de tantos vecinos y vecinas que se han sumado a esta iniciativa "poniendo en común conocimientos, haciendo conciertos, recitales de poesía o cocina en directo", añade Vega. "Nos sentimos muy orgullosas de la comunidad de Sant Boi a la vez que no entendemos cómo recursos de primera necesidad pueden estar sujetos a la oferta y la demanda", en referencia sobre todo al material sanitario de protección, como mascarillas y guantes.

Con todo, la solidaridad parece estarse extendiendo por todo el país. Existe un grupo de coordinación a nivel catalán con diferentes redes como esta de Sant Boi, aunque de momento se focalizan mucho en el área metropolitana. En este sentido, se ha inaugurado una web para vehiculas este alud de solidaridad y en el que se pueden ver mapeadas las diferentes iniciativas al respecto.

Las redes de apoyo, sin embargo, van extendiéndose por todo el territorio y están abarcando toda la comarca. En el pueblo más pequeño del Baix Llobregat, Castellví, se está configurando una red local de voluntarios que contará con la ayuda de entidades del tercer sector. También con la colaboración de vecinos, que ya se han prestado a prestar su ayuda. Por ello, el consistorio informa de que se ha puesto en contacto con la Xarxa de Suport Mutu, que se ha creado en la localidad, y la está coordinando con las asociaciones solidarias para optimizar el funcionamiento de la red. "Mucha gente tiene la voluntad de ayudar a las personas que se encuentran en situaciones de mayor dificultad, y este es un gesto que merece toda la admiración, respeto y agradecimiento", afirman desde el Ayuntamiento de Castellví, que pone énfasis en la correcta coordinación de estos esfuerzos para prestar ayuda a los colectivos de riesgo que están en peligro por la expansión del coronavirus.

Donaciones por todo el territorio

Estos días también estamos asistiendo a acciones solidarias de gran calado. Si los primeros días ciudadanos de origen chino se desplazaban por las calles -debidamente protegidos- repartiendo mascarillas y guantes a policías locales -como es el caso de L'Hospitalet-, más tarde fueron empresas de ciudadanos de este origen las que comenzaron a hacer entregas de material sanitario a ayuntamientos.

Por otra parte, en ciudades como Sant Joan Despí diversos voluntarios llevan días confeccionando mascarillas y batas para surtir al personal sanitario de material de protección. Lo están fabricando en la Escuela Municipal de Arte de la localidad. El llamamiento del Ayuntamiento estaba dirigido a profesionales del sector textil y, desde ayer por la tarde, el grupo está trabajando en la confección de mascarillas y otro tipo de material. El consistorio agradece la colaboración y afirma que esto demuestra "una gran solidaridad y compromiso cívico".

El panorama es incierto y, pese a que nadie se atreve a hacer predicciones, lo que está claro es que al situación se alargará semanas. Desde la AVV de la Barceloneta informan que están trabajando para organizar nuevas actividades para unir a los vecinos, como comentar fotografías antiguas del barrio o hacer una calçotada a distancia y colgar en redes las fotos. Porque la unión hace la fuerza y la solidaridad y el amor sobrepasa barreras que, en el Baix, ni un virus puede imponer. "Confinados, pero no aislados", resumen desde la Barceloneta.

El Llobregat.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elllobregat.com