14 de agosto de 2020, 6:27:28
No solo cine


“La Rusa”: Western rural español, muy actual


El western es uno de los géneros más clásicos y prolíficos de la historia del cine. Vivió su época de esplendor en los años 40 y 50 del siglo pasado. Fue mutando en los años 60 y a partir de ahí ha ido influenciado a otros géneros y ha regresado por la puerta grande en los últimos años, mutando a circunstancias actuales e incluso sumando en films de ciencia ficción, thrillers, dramas y, especialmente en distopías varias. Su influencia va a más.


Hay varios ejes sobre los que bascula el western clásico: la venganza, la redención, el heroísmo, el uso de las armas, la violencia…

Las tabernas siempre han sido una ubicación importante.

Hay que recordar que “La Rusa” fue el título de la novela de la primera novela de Juan Luís Cebrian, en aquella época director del diario El País y posteriormente número uno del grupo Prisa. La leí en su momento. Fue llevada al cine por Mario Camus en 1987.

Ahora llega “La Rusa”, mismo título, pero una historia muy diferente. Escrita y dirigida por Aritz Ortiz (es su primer largometraje). Su temática no puede ser más actual, con un final apoteósico, donde resuena, por ejemplo, aquella frase revolucionaria “El pueblo unido jamás será vencido”. Estamos ante un western rural que dura lo que necesita para contar su historia, es decir unos exiguos 60 minutos.

El protagonista dejó su pueblo natal, en la provincia de Badajoz, años atrás para buscarse en la ciudad nuevos horizontes. Un día no se lo pensó dos veces y tras muchos años sin visitarlo volvió a su pueblo y a la casa familiar, abandonada durante muchos años. Al llegar comprueba que todo ha cambiado mucho, la situación es agria, complicada. Aparentemente desoladora. Miedo, despoblación.

Decide ir al bar cercano a su casa, propiedad de su mejor amigo. Cuando entra el ambiente es tenso, violento, todo ha cambiado, su amigo ya no es el dueño. Un cacique está amedrentando a la población, campa a sus anchas. El ambiente es irrespirable. Comprueba que la camarera del bar lo está pasando muy mal, sufre violencia y opresión. Es La Rusa del título, aunque realmente es ucraniana y se llama Svetlana. Su encuentro lo cambiará todo. Comenzará una lucha sin cuartel.

No hay duda de que esta película habría necesitado mucho más presupuesto, pero el resultado es digno, dignísimo. Con una buena ambientación, una escena de masas muy lograda y un reparto que cumple bien con su cometido, especialmente Xosé Núñez y Monika Kowalska (la entrevisté hace unos años, concretamente en noviembre de 2016, aquí podéis recuperarla).

En definitiva, una película que recomendamos, que da más de lo que podría parecer.

La película se rodó en Valdetorres, un pueblo de 1.100 habitantes, situado en la provincia de Badajoz. Todo un acierto.

José López Pérez

@JLPnosolocine

Lea el artículo original en NoSoloCine.net

El Llobregat.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elllobregat.com