15 de agosto de 2020, 1:39:28
L’Hospitalet


Los positivos de coronavirus de L’Hospitalet se triplican de forma alarmante en solo unos días

Por Xavier Adell

La segunda ciudad de Cataluña acumula 300 nuevos casos confirmados de covid-19 (81 en La Torrassa, 47 en Les Planes, 34 en La Florida y 44 en Collblanc), diez veces más de los que había hace poco más de una semana


El terrible covid-19 sigue expandiéndose de forma más que preocupante por L’Hospitalet. La alcaldesa de la ciudad, Núria Marín (PSC), ha confirmado que los 107 casos confirmados por la Generalitat de Catalunya el sábado son ya 300, prácticamente el triple. Si se comparan las cifras de enfermos con las de hace poco más de una semana (30), las infecciones se han multiplicado de forma alarmante, por diez.

El brote –o el conjunto de brotes independientes como lo califican los expertos- está afectando especialmente a la zona norte del municipio, con una incidencia especialmente elevada en La Torrassa (81 positivos), Les Planes (47), La Florida (34) y Collblanc (44). De estos casos, 8 se han detectado en la residencia geriátrica de La Torrassa. Y los afectados ya no son personas mayores como en la primera oleada de la pandemia, ahora son “jóvenes de entre 20 y 50 y pocos años”, ha confirmado Marín.

La primera edil ha vuelto a alertar del riesgo de que los “preocupantes” brotes de L’Hospitalet traspasen las fronteras del municipio y se extiendan al resto de municipios metropolitanos. “El covid-19 no se ha marchado, sigue aquí. Si no queremos que los contagios sigan creciendo exponencialmente hemos de ponerle freno utilizando el sentido común”, ha subrayado Núria Marín. “El volumen de casos empieza a ser importante”, ha insistido.

Comité de crisis

Ante el avance de la pandemia en la segunda ciudad más poblada de Cataluña, el ayuntamiento y la Conselleria de Salut han decidido crear un comité de crisis qué se reunirá cada día “para hacer seguimiento de los casos y para ir tomando las medidas que hagan falta”, ha explicado Marín. Los nuevos brotes se ha confirmado que tienen orígenes dispares: familiares, laborales (trabajadores del cercano Real Club de Polo de Barcelona) e incluso un pasajero que se contagió en un vuelo internacional (o en el país de origen y entró en España sin ser diagnosticado) y que ha transmitido el coronavirus a otras 11 personas.

Una de las obligaciones que se ha puesto la alcaldesa para evitar que la situación se salga de madre ha sido crear un grupo de trabajadores sociales que, a pie de valle, trataran de “identificar a las familias con casos de covid-19 y de comprobar que las personas afectadas están cumpliendo correctamente con el confinamiento, porque es la única garantía” de contención del virus. También comprobarán si los enfermos o se entorno necesitan de ayuda o de algún recurso.

Refuerzos en atención primaria

La alcaldesa socialista ha aprovechado la reunión con los responsables del Govern para exigir de nuevo a Salut “porque es una necesidad” la apertura de los ambulatorios locales con un horario más amplio, el refuerzo de las plantillas sanitarias de atención primaria en la ciudad y los equipos de seguimiento del coronavirus, y de paso un incremento de las pruebas PCR que se están haciendo “porque el diagnóstico es muy importante para poder hacer un seguimiento de los casos”.

Núria Marín también ha anunciado que emitirá un bando en el que se rogara a la población que extreme las medidas de seguridad y precaución y en el que se especificarán las nuevas recomendaciones para frenar el avance del virus (que se añadirán al inevitable uso de las mascarillas en los lugares públicos, el mantenimiento de la distancia de seguridad, la higiene de las manos y evitar los encuentros más allá del ámbito estrictamente familiar).

Extremar la protección

Además de estos cuatro consejos básicos de autoprotección, se recomienda a los centros religiosos que extremen las medidas de precaución, se recomienda en uso preferente de las terrazas en los bares y restaurantes (las mesas del interior deben ocuparse mínimamente y siempre manteniendo las distancias de seguridad). También debe intensificarse la prevención en los mercados y mercadillos y en los comercios (que deben “vigilar que la clientela esté protegida y que se respete el aforo”, ha incidido Marín) y en las guarderías, las bibliotecas y los ‘casals d’estiu’, que por el momento se mantienen abiertos pero que “deben extremar las medidas de seguridad”, ha pedido la alcaldesa de L’Hospitalet.

Entre las nuevas restricciones vigentes en L’Hospitalet destacan el cierre de las pistas de petanca y las instalaciones deportivas, la anulación de cualquier actividad que tenga que ver con los deportes colectivos –excepto las que necesite el Hospi de fútbol que se está jugando el ascenso a la segunda B-. Por su parte, el consistorio ha vuelto a desinfectar el entorno de los centros sanitarios y se ha movilizado a la Guardia Urbana.

Más presencia de 'mossos'

Por todo lo anteriormente expuesto, desde el ayuntamiento se ha pedido a la Generalitat “una presencia más intensiva de Mossos d’Esquadra en la calle que garantice el cumplimiento de las normas básicas de autoprotección tan necesarias en este momento”.

En otro orden de cosas, la alcaldesa ha avanzado que se va a construir junto al Hospital de Bellvitge un módulo, que estará operativo antes del próximo mes de diciembre, que se destinará específicamente a afectados por el covid-19. Una vez se supere la pandemia, cuando se disponga de una vacuna eficaz contra el coronavirus, el equipamiento se destinará a otros servicios hospitalarios.

El Llobregat.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elllobregat.com