15 de agosto de 2020, 0:31:35
Baix Llobregat


Un Baix exigente se blinda al máximo para evitar que se multipliquen los rebrotes del coronavirus

Por Xavier Adell

Sant Feliu de Llobregat pide a la Generalitat que lo incluya en la lista de ciudades metropolitanas donde se aplica el confinamiento light mientras Gavà, Sant Andreu de la Barca, Molins de Rei extreman al máximo las medidas preventivas, cerrando instalaciones públicas y recomendando a sus vecinos que se queden en casa


No ha hecho falta que la Conselleria de Salut decrete el confinamiento light (el que supone en la práctica un retroceso hasta la fase 2 de la desescalada) para que municipios como Gavà, Molins de Rei, o Sant Andreu de la Barca hayan extremado al máximo las medidas de seguridad para evitar que el covid-19 siga campando por sus fueros. Sant Feliu de Llobregat incluso ha ido más allá y ha pedido al Govern que lo incluya en la lista de municipios metropolitanos en los que se recomienda quedarse en casa “dado el aumento significativo de contagios en las últimas horas en la ciudad, y a pesar de que la mayoría de estos nuevos casos estén ubicados en un mismo foco”, según ha lamentado un portavoz municipal.

Por este motivo, todos estos municipios han trasladado a sus ciudadanos prácticamente las mismas recomendaciones que el Govern de la Generalitat: que se salga de la vivienda habitual sólo si es imprescindible, que se reduzca prácticamente a cero la vida social y que se eviten las reuniones de más de 10 personas, tanto en espacios públicos como privados. Y han tomado medidas para intentar que se cumplan las recomendaciones, incluso por la vía punitiva.

Enfado en Sant Feliu

La Junta de Portavoces de Sant Feliu de Llobregat se ha reunido de urgencia ante la decisión de la Generalitat de no incluir a Sant Feliu en la lista de ciudades metropolitanas donde se van a adoptar medidas especiales de contención de la actividad laboral y social y en materia de salud pública, para frenar la transmisión del virus de la COVID-19 y proteger la salud de la población.
La Junta de Portavoces considera que la decisión del Govern de excluir a la capital del Baix Llobregat “no está suficiente justificada por parte de la Generalitat”, dado que ya se ha detectado un importante rebrote del coronavirus y porque el municipio limita “de manera directa” con la zona de mayores restricciones, como Sant Joan Despí o Sant Just Desvern.

Ante esta situación, el Ayuntamiento de Sant Feliu ha exigido a la Generalitat “que haga un seguimiento y un control estricto y esmerado de la evolución de la situación del coronavirus en la ciudad para poder tomar las medidas pertinentes en caso de que sea necesario”. Mientras el Govern responde y hace indicaciones al consistorio, el Ayuntamiento de Sant Feliu ya han empezado a aplicar en el municipio todas las medidas restrictivas que le permiten sus competencias,

Vigilancia intensa en Gavà

El Ayuntamiento de Gavà ha acordado “intensificar la vigilancia en los lugares de la ciudad donde se registra una mayor afluencia de personas” para prevenir los contagios, según han explicado fuentes municipales, lo que ha acarreado cierre de las pistas deportivas al aire libre y las áreas de juegos infantiles, así como el aumento del control del aforo en los mercados y otras instalaciones municipales.

La alcaldesa de Gavà, Raquel Sánchez, ha hecho un llamamiento “a la máxima responsabilidad de la ciudadanía para seguir las medidas de protección, limitar la movilidad a los desplazamientos imprescindibles y restringir al máximo posible la actividad social”. También ha pedido que se eviten las aglomeraciones y las reuniones “de más de 10 personas”.

Apelación a los más jóvenes

Desde el consistorio de Gavà se ha apelado especialmente a las personas más jóvenes “para que sean especialmente cuidadosas en el cumplimiento de estas medidas, especialmente cuando hagan encuentros con amigos o en las actividades de ocio compartido”.

Y es que el Ayuntamiento de Gavà va en serio, porque incluso ha recomendado a los vecinos que “en caso de que detecten situaciones flagrantes de incumplimiento de las recomendaciones de seguridad, contacten con la Policía Local”, que va a intensificar su presencia en la vía pública y los controles.

Megafonía en la playa

Paralelamente, el consistorio ha incidido en la necesidad de que “todo el mundo colabore para garantizar la máxima seguridad en la playa”. La última acción municipal en este sentido ha sido la puesta en marcha de un sistema de megafonía en toda la playa. Los altavoces emiten mensajes informativos en catalán, castellano, inglés y francés para garantizar la distanciación social y otras recomendaciones

El Ayuntamiento de Molins de Rei también ha pedido “precaución y responsabilidad” a la ciudadanía para evitar que la curva de contagios siga creciendo. Por este motivo, se ha reforzado la presencia policial en las para “garantizar el cumplimiento las medidas de distanciación social, uso de mascarillas al espacio público”, de forma que se controlarán las aglomeraciones de grupos de personas en la vía pública.

Mano dura en Molins de Rei

Molins de Rei, ya ha dejado claro que en los temas relacionados con la pandemia del SARS-CoV2 no se anda con chiquitas y que en la última semana ha denunciado a 12 personas por incumplir la normativa que obliga al uso obligatorio de la mascarilla.

Por su parte, el alcalde de Sant Andreu de la Barca, Enric Llorca, ha promulgado un bando municipal en el que pide “prudencia” a los ciudadanos y ”que se respeten las recomendaciones de las autoridades sanitarias” ante el rebrote del Covid- 19.

Evitar la relajación en Sant Andreu

“Tenemos que evitar la relajación de la población ante un enemigo que avanza sin freno con el fin de evitar tener que tomar medidas más drásticas” ha subrayado Llorca. Como medida de contención el consistorio ha aplazado los actos públicos convocados en espacios públicos y en todos los que estaba prevista una gran afluencia de gente.

El Llobregat.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elllobregat.com