14 de agosto de 2020, 21:34:08
Baix Llobregat


Los árboles caídos por los temporales se convierten en refugios para la diversidad en 17 parques del Baix

Por Marisa Montoya Prades


El Área Metropolitana de Barcelona (AMB) ha empezado a crear una red de zonas verdes en la que se aprovechan los grandes troncos derribados por el vendaval Gloria con fines medioambientales Gloria de la que forman parte 14 municipios de la comarca


El servicio de parques del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) ha empezado a construir este mes de julio unos treinta refugios de biodiversidad en la red de parques metropolitanos, 17 de ellos en 14 municipios del Baix Llobregat. Los refugios se han construido aprovechando los grandes troncos de árboles caídos durante los últimos temporales, como el vendaval Gloria. El objetivo principal de la iniciativa es “mejorar la flora y fauna del parque, potenciando la diversidad de especies”, han explicado desde el AMB.

Los refugios están colocados en la tierra con la intención de atraer y albergar animales, hongos y musgos. Para hacer esto, se llenan de almohadillado o mulching, un compuesto hecho a partir del triturado de restos vegetales. Estos espacios, además de potenciar la diversidad de especies, tienen otros beneficios como la naturalización del paisaje, la retención de humedad o la regulación de temperatura.

Las principales especies que se ven atraídas por la combinación de materiales de los refugios (troncos, hojarasca y ramaje triturado) son insectos, arácnidos, reptiles, pájaros, invertebrados, hongos y musgos. Las abejas o las avispas solitarias aprovechan las zonas agujereadas de los troncos (perforadas de forma intencionada) para poner huevos dentro de la madera muerta.

Economía circular

El reaprovechamiento del arbolado caído durante los temporales de viento y lluvia forma parte “de un proceso de economía circular que tiene como objetivo reducir las emisiones de CO₂”, señalan desde AMB. De los más de 400 árboles caídos como consecuencia del efecto devastador del Gloria, la iniciativa ha conseguido reciclar alrededor de un 75%, y los ja resituado “dentro de los mismos espacios que se vieron afectados”, añaden las mismas fuentes.

Los refugios de biodiversidad también funcionan como recurso educativo para actividades familiares y escolares dentro del parque, integrado dentro del programa Aprenem a la Xarxa. Además de poder ver y experimentar la variedad de especies, los espacios “sirven para explicar la gestión sostenible de los parques y favorecer el seguimiento de la biodiversidad”, recalcan fuentes metropolitanas.

Ecosistemas equilibrados

El Plan de Mejora de la Biodiversidad ha centrado la gestión integral de parques y playas en la mejora de estos espacios, potenciando la aparición de nueva flora y fauna. La diversidad de especies “crea ecosistemas más equilibrados y actúa como barrera de protección, evitando que muchas enfermedades infecciosas lleguen a las personas”, ha subrayado un portavoz del AMB.

Las zonas verdes del Baix Llobregat en el que se están colocando los primeros refugios de biodiversidad son el parque Costeta (Begues), El Castell (Castelldefels), La Timba (Cervelló), el Parc Nou (El Prat), Can Vidalet (Esplugues), Calamot (Gavà), Mariona (Molins de Rei), Mil·lenari (Sant Just Desverm), Molinada (Pallejà), Can Lluc (Santa Coloma de Cervelló), Muntanyeta (Sant Boi), Fontsanta (Sant Joan Despí), Pi Gros (Sant Vicenç), Torreblanca (Sant Joan Despí y Sant Just Desvern), Can Ginestar y Torre-Roja (Viladecans) y La Murtra (Viladecans y Gavà).

El Llobregat.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elllobregat.com