El ‘rodillo’, ¿a la caja de herramientas?