Mayores de 65 años: un cojín cohesionador en peligro