Necesitamos testarudos e irrazonables para impulsar el progreso