La tercera vía como alternativa a la autolesión local