Apagar el fuego, todos somos responsables