Libres para consumir, libres para vivir