El problema no era el PP