El freno al progreso del Partido Socialista