Si nuestros políticos leyesen más cómics de Star Trek