www.elllobregat.com
La División de Alimentación de Indukern estrena centro de I+D en su sede de El Prat

La División de Alimentación de Indukern estrena centro de I+D en su sede de El Prat

Por Dayana García Blas
martes 03 de mayo de 2016, 06:14h
La compañía prevé, con la nueva línea de negocio, superar los 30 millones de euros de facturación en 2019. El uso de aditivos naturales facilita la creación de alimentos apetitosos que no pierden ni sus cualidades ni vitaminas

La conservación de productos naturales durante meses en los lineales de los supermercados sin que pierdan cualidades ni vitaminas es posible gracias a los aditivos que mejoran el aspecto visual de los alimentos. La división de Alimentación de Indukern, operativa desde septiembre de 2014 en el ZAL de El Prat, se dedica a diseñar, producir y comercializar este tipo de soluciones alimentarias, nuevas actividades con las que prevé superar los 30 millones de euros de facturación en 2019.

La división acaba de estrenar centro de investigación y desarrollo (I+D) con el fin de desarrollar estas soluciones alimentarias para las gamas de lácteos, quesos, bebidas, cárnicos procesados, repostería, panificación y salsas. Las nuevas instalaciones disponen de un laboratorio en el que realizar ensayos de aplicación sobre los productos y de dos plantas piloto que simulan a nivel semi-industrial los procesos de quesos, bebidas y productos cárnicos.

Ocho técnicos más
Albert Adroer, director de la división de Alimentación, destaca que en esta nueva etapa, además de ser intermediarios entre proveedores de materias primas y grandes compañías del sector, “ofrecemos productos de valor añadido a nuestros clientes”.

Al equipo de laboratorio se han incorporado 8 nuevos profesionales altamente cualificados, en calidad de técnicos y especialistas en diversos sectores alimentarios. Adroer explica que la división de Alimentación se presenta ante la industria alimentaria “como una consultora que ayuda a los fabricantes a buscar soluciones” para resolver problemas técnicos en sus producciones, al tiempo que ayudan a sus partners a lanzar nuevos alimentos bajo los estándares de salubridad. Los técnicos del laboratorio también rediseñan fórmulas para lograr productos naturales de calidad a precios razonables.

Soluciones alimentarias
En el caso de fabricantes que quieran lanzar nuevos productos alimenticios, desde el laboratorio de Indukern “buscamos distintas combinaciones de ingredientes” que posibiliten un óptimo resultado. Su director señala que, a pesar de que la industria cárnica suele usar la proteína de soja o láctea como elementos que mantienen la jugosidad de un jamón cocido, hay clientes que quieren “sustituir esos alérgenos por otros, pero causando el mismo efecto”.

El director de la nueva división asevera que “un jamón cocido que suelte agua o humedad resulta feo”. Igual ocurre con los yogures, “que son menos apetecibles si tienen mucho líquido sobrenadante”. Para lograr una buena fisonomía del producto, los expertos de laboratorio contribuyen con aditivos a reducir el suero, aunque se da la circunstancia que “está cargado de proteínas”, subraya el director.

Aditivos, extractos naturales
La mayoría de los aditivos que se emplean en la industria alimentaria para mantener los productos alimenticios provienen de extractos naturales y vegetales, y otros son de origen animal. El flan casero es un claro ejemplo, porque gracias al carragenato, producto natural extraído de algas marinas, se logra una atractiva textura que difícilmente se obtiene cuando se prepara en casa. Este remedio de la abuela ya lo utilizaban las mujeres de las costas de Gran Bretaña e Irlanda hace cientos de años para elaborar leche cuajada, o mejor dicho: “flanes basados en leche”. Otro aditivo utilizado por la industria alimentaria es la pectina extraída de la cáscara del limón, que permite espesar líquidos para después “producir mermeladas o estabilizar leches”.

Los yogures hechos en casa suelen quedar demasiado líquidos. Para solucionarlo, se añaden cultivos lácteos cuyos principios activos, que son perfectamente naturales y pueden adquirirse para uso cotidiano en tiendas comerciales, facilitan “lograr productos más apetecibles” para obtener la textura perfecta. Existen multitud de soluciones alimentarias naturales. Algunas de ellas se aplican al queso de los sanjacobos, otras para moldear la textura de la nata montada o para mejorar la sedimentación que queda en el poso de los batidos de chocolate.

Adaptable a otras divisiones
Daniel Díaz-Varela, director general de Indukern, asegura que “crear productos en todas nuestras divisiones va a ser clave para el futuro de la compañía”. La nueva andadura que ha protagonizado la División de Alimentación ha sido adaptada por otras áreas de la empresa como la de Aromas y Fragancias, Veterinaria y Nutrición Animal y Química Industrial. Díaz-Varela puntualiza que el objetivo es “tener presencia en otros segmentos de mercado y potenciar nuestras ventas internacionales”. III

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+
0 comentarios
Portada | | Índice temático | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Comunicación Metrobcn, S.L. :: Redacció: Raurich, 62 (08830) Sant Boi de Llobregat
Contacto