www.elllobregat.com
Un medio para conquistar el presente
Ampliar

Un medio para conquistar el presente

jueves 07 de julio de 2016, 04:28h
El lector tiene entre las manos una isla de credibilidad y cohesión social. Desde la humildad, El Llobregat practica un periodismo honesto para intentar construir una credibilidad a base de la suma de jóvenes entusiastas y de voces de periodistas que aportan trayectorias y vocaciones de independencia profesional. Voces libres, a menudo a contracorriente, que mantienen burbujas de libertad en un panorama dominado por la propaganda del poder. La decidida apuesta de ponernos al servicio de los lectores ha recibido el premio de convertirnos en el medio de referencia en L’Hospitalet y la comarca, como reconoce el congreso “El Baix a Debat”.

Como ciudadanos, cuando leemos una publicación, no tenemos la sensación de recibir un servicio. Protestamos siempre que se interrumpe cualquier otro servicio, pero nadie se queja cuando desaparecen medios de comunicación o los contenidos mutan al extremo del panfleto. Médicos, maestros y periodistas estamos sumidos en parecido desconcierto. Hace unos años, nadie ponía en duda lo que recetaba un médico y ahora los pacientes miran internet o toman lo que les dice un amigo. También los maestros ven cuestionada su “autoridad” por la cantidad de información que se puede encontrar en la red y triunfan fenómenos como “El rincón del vago”.

Los periodistas, a juicio de Carles Capdevila, fundador del diario ARA, debemos mostrarnos “más cabreados, más autocríticos y con más épica”. Por eso coincido con él que hay que reconstruir el periodismo manteniendo las paredes maestras de la decencia de maestros como Josep Maria Huertas Clavería o José Martí Gómez, que acaba de publicar el libro “El oficio más hermoso del mundo”.

Parafraseando a Huertas, todos los redactores deberíamos hacer de nuestra mesa un Vietnam, incluso ante nuestros directores. Los que tenemos el privilegio de alzar la voz porque disponemos de un medio de comunicación, tenemos que estar al lado de los perdedores y recordarles a los de arriba que nos dejen hacer nuestro trabajo, porque sólo de esta manera los editores tendrán posibilidad de compensar sus inversiones.

Oferta que crea demanda
La ciudadanía está preocupada por el paro, los valores, la seguridad, el fanatismo religioso y que no se les engañe. ¿Qué es lo que falla, la oferta o la demanda? Existe un principio atribuido a Jean-Baptiste Say que indica que toda oferta crea su propia demanda. La oferta de reporterismo informativo y de opinión pegado a la gente que ha forjado El Llobregat en los últimos dos años ha encontrado su demanda porque la ciudadanía ha visto que lo que se ofrece en estas páginas es digno de su atención y les ayuda a formar su propia opinión.

La mayoría de boletines municipales y otros medios del Baix Llobregat y L’Hospitalet, en vez de ejercer de contrapoder, hacen de apoyo al poder y se alejan de los ciudadanos. Una circunstancia que produce desafección entre la gente y el periodismo, por la dejación de su papel ético. En Cataluña, el mayor ejemplo de dejación lo representa el caso Pujol, una corrupción familiar que todo el mundo confiesa que conocía su existencia pero que nadie lo publicó. Tal vez para no orillar el denominado oasis catalán, ahora convertido en charca ponzoñosa.

El problema no es internet porque viene de antes, cuando empezó a fraguarse el divorcio entre la sociedad y los medios. El impacto de internet es mayor porque hace real el derecho teórico de la libertad de opinión y de expresión. Ahora, quien decide lo relevante es la conversación de la gente en las redes, un extremo que ofrece muchas posibilidades a medios como El Llobregat, porque también intervenimos creando artículos e informaciones de calidad que acaban haciéndose un hueco en la conversación digital.

Eva Jiménez, cronista de L’Hospitalet en estas páginas, dedicó su tesis doctoral a la ética y la deontología periodística. La crisis ética también se ha adueñado de las redacciones al traicionar el bien común. Durante la Transición, la prensa jugó un papel ético clave en la consolidación de los valores democráticos y en el progreso social. Un vínculo positivo que se tambalea por la crisis de confianza y de credibilidad que está en el origen de la debilidad actual de la prensa. Porque el lector percibe que las connivencias políticas y otros intereses prevalecen sobre el de la colectividad.

Periodismo en reconstrucción
En un paisaje segado de talento a causa de las prejubilaciones, de la subproletarización de las nuevas promociones y la destrucción masiva de puestos de trabajo, Josep Carles Rius, ex decano del Col.legi de Periodistes y responsable de Eldiario.es en Cataluña, propone en su libro “Periodismo en reconstrucción”, recuperar el oficio cimentándolo en sus orígenes éticos y en nuevas experiencias y medios que creen espacios de independencia profesional.

Me uno a la reivindicación de Rius de reconstruir una alianza entre periodistas y la parte activa de la sociedad con nuevas fórmulas que garanticen libertad y recuperen credibilidad desde horizontes éticos. Ahora la tecnología nos brinda grandes posibilidades de participar en la conversación digital en las mismas condiciones que los grandes medios. Todo ello a partir de otra alianza, esta vez intergeneracional, entre periodistas “seniors” y “juniors”. Porque juntar la experiencia y la ilusión de las nuevas generaciones siempre da frutos, como demuestra El Llobregat.

El factor humano es la gran esperanza del periodismo, porque en el fondo, siempre hay una decisión personal de un periodista que mantiene su compromiso ético con los lectores. Hay que jugársela e ir a contracorriente. Los periodistas de El Llobregat hemos cubierto el vacío de un medio de comunicación de referencia en la comarca y, dos años después de su reformulación, hemos creado una plaza pública donde la comunidad que vive a orillas del río se encuentra y comparte experiencias, anhelos, quejas y momentos agradables. La comarca necesitaba un medio que reflejara sus inquietudes. Y para no crear guetos vamos encartados en un medio generalista.

Medio de referencia comarcal
La condición de medio de comunicación de referencia es un atributo valioso para una publicación, pero también es un intangible de difícil demostración. Para comprobar la realidad del Baix Llobregat en el ámbito mediático, el periodista Jordi Fortuny, actual coordinador de Desarrollo Estratégico en la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales, presenta una comunicación al Congreso “El Baix Llobregat a Debat” en la que concluye que el medio de referencia en nuestra comarca es El Llobregat. A esta conclusión llega Fortnuy después de haber pedido la opinión a 50 profesionales y responsables de gabinetes de comunicación de diferentes ayuntamientos, instituciones, entidades y empresas de la comarca y de la zona de influencia. La encuesta se realizó antes de que El Llobregat se encartara en El Periódico de Catalunya, como lo hace desde hace 30 años su principal competidor, El Far. Una competencia que a partir del día 2 de septiembre será más equilibrada porque El Llobregat, además de distribuirse gratuitamente por los 50 supermercados de Caprabo en nuestro territorio, aparecerá todos los primeros viernes de cada mes encartado en La Vanguardia. Hay motivos para el optimismo.III

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Llobregat

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Comunicación Metrobcn, S.L. :: Redacció: Raurich, 62 (08830) Sant Boi de Llobregat
Contacto