www.elllobregat.com
Dos vecinos de Sant Vicenç dels Horts, creadores del ‘Mini fútbol’ o ‘Fútbol 7’
Ampliar

Dos vecinos de Sant Vicenç dels Horts, creadores del ‘Mini fútbol’ o ‘Fútbol 7’

jueves 02 de noviembre de 2017, 21:28h
Juan Escoriza y Ramón Rivas patentaron la idea y diferentes reglas en 1984 para ofrecer una alternativa deportiva a los jóvenes del municipio. Los vicentinos inician la vía legal tras aparecer Paco Díez, presidente de la Federación de Fútbol de Madrid, como el pionero en un reportaje

No cabe decir, tal y como recuerdan, que muchos de los jóvenes que vieron coincidir su adolescencia con la apertura de los ’80 acabaron flirteando quien más quien menos con la droga.

Esta alternativa no era otra que jugar a fútbol en un campo con cara y ojos, pero de reducidas dimensiones y lejos de la profesionalidad del fútbol campo. Así inventaron el llamado ‘Mini fútbol’ –patentado por ellos desde 1984- conocido también como ‘Fútbol 7’. Una historia que creían olvidada entre la melancolía de sus tiempos jóvenes y que un reportaje a Paco Díez, presidente de la Federación de Fútbol de Madrid, a quien calificaban del ‘loco’ que inventó el ‘Fútbol 7’, ha florecido de nuevo 33 años después.

Primer campo
Tras llamar a distintas puertas, en 1982, la cuadrilla liderada por Escoriza y Rivas –que llegaron a manifestarse por un campo y cortar la carretera de Sant Boi hasta que llegara la Guardia Civil- acabaron en el colegio Salesianos de Sant Vicenç: “Íbamos a los campos que había y pedíamos jugar. En los Salesianos le pedíamos al hombre que pintaba las líneas que nos dejara, pero el hombre, que era mayor, no nos dejaba porque tenía que volver a borrarlas para el fin de semana”, recuerda Ramón Rivas. “Pero entonces hablamos con algunos sacerdotes y nos dijeron que tenían una zona de huertos sin utilizar”. Y allí se fueron con “picos, palas, rastrillos y toda clase de herramientas para limpiar la zona, allanarla y acondicionarla, en definitiva”. Y así empezaron los primeros torneos de ‘Mini fútbol’.
“Se nos ponía aquello de gente que no veas”, explica. “Pedíamos ayuda a las tiendas para patrocinar los torneos y subirlo como algo nuevo que era. Y se valoraba.

Al menos, no teníamos que poner ni un duro”. Participaron entonces clubes del municipio como La Guardia o El Vicentino y otros clubes de la zona; algo que ya atrajo a la prensa de entonces, entre ellos, EFE y Sport.

Fue el contacto con un joven abogado el que les invitó a patentar la nueva modalidad; y así fue. Aprovechando que Escoriza estaba en Madrid hospitalizado, en donde coincidió con distintos futbolistas de entonces como Rincón, Quico o Arteche, los dos vicentinos concretaron un primer reglamento de ‘Mini fútbol’, al que El Llobregat ha tenido acceso. “El punto de partida fue encontrar la mitad entre el fútbol campo y el fútbol sala”, dice Rivas. Y así fue como se diseñaron las medidas del campo, el número de jugadores (ocho, entre los cinco del fútbol sala y los once del fútbol campo) e, incluso, el tamaño del balón, el cuatro (entre el 3 y el 5, respectivamente): “Hasta Mikasa que tenía la pelota fuera de servicio, vieron salida al balón y nos dieron las gracias. Y ahora se sigue igual”.

Con estos parámetros y numerosas reglas, Escoriza y Rivas registraron, por primera vez, el ‘Mini Fútbol’ en 1984, con la idea fundamental del actual ‘Futbol 7’. Un año después las actualizaron con nuevas reglas lo que derivó en innumerables torneos, de nuevo, en Sant Vicenç. Pero como todo, la actividad de aquellos jóvenes se diluyó ante la falta de ayudas y el paso del tiempo.

La sorpresa de Paco Díez
Pasaron los años y Escoriza y Rivas tomaron en la vida caminos distintos diciéndose: “visto lo que hemos visto, y como nos ha ido en los torneos, cuando esto suba por si solo, de aquí unos veinte años, nos volveremos a unir”. Pero en la década de los noventa volvieron a coincidir. Entonces ya vieron como en el Baix Llobregat se multiplicaban, con un formato moderno y césped artificial, lejos de aquel campo de tierra con dos porterías oxidadas en el que jugaban, los campos del llamado por ellos ‘Mini Fútbol’. “Mira Juan, la idea es la misma que la nuestra”, le dijo entonces mientras tomaban una cerveza en el reencuentro de dos amigos. Y no le dieron más importancia, “porque estaban jugando aquellos niños, y desde el principio, ese era el objetivo: aun sabiendo que había gente beneficiándose del formato en sí. Pues tenemos la convicción de que muchos equipos se han salvado económicamente grancias al ‘Mini Fútbol’, ya que los chavales empezabam a jugar mucho antes”.

La sorpresa fue al ver un reportaje, justo hace un año, del Marca a Paco Díez, presidente de la Federación de Fútbol de Madrid, al que calificaban en el titular del ‘loco’ que inventó el ‘Fútbol 7. Según el texto del reportaje, Díez habría inventado el ‘Fútbol 7’, en 1989, cinco años después del registro de los vicentinos.

Asombrado, Rivas se puso en contacto directamente con la Federación para hablar con Díez. Nunca lo lograron. Finalmente, según explican, tras llamar de manera reiterada, su secretaria les dijo que no quería hablar con ellos: “No quieren hablar con nosotros. Podrá ser verdad, pero después de llamar y no querer hablar conmigo…”, dice Rivas poniéndolo en duda.

Inician la vía Judicial
Ante las sospechas de este primer desencuentro, los vicentinos acuden a los archivos correspondientes para recuperar los originales de sus registros-patentes. Tras un ‘tour’ entre registros y bibliotecas, en donde no les saben dar respuesta, les acaban confirmando que sí, que efectivamente, están en Madrid. Y cuando se disponían a encontrar un hueco para ir a por ellos, les vuelven a llamar y les vuelven a negar la ubicación de los ejemplares: “Y nos dejan en espera, en ‘Stand by’, a ver si pasa el tiempo y nos olvidamos del tema”, dice enojado Rivas.

Pero no. Tras todo lo ocurrido y ante el asombro de Escoriza y Rivas, que solo querían contrastar documentos, los vicentinos han decidido iniciar la vía judicial, primero, para que les entreguen los registros oficiales que se hicieron en 1984 y, segundo, para contrastar si todo el modelo de negocio del actual ‘Fútbol 7’ –formato que la Real Federación Española de Fútbol y la mayoría de territoriales han elegido para el fútbol formativo entre 6 y 12 años- parte de su idea patentada entonces.

Lo que es indudable es que, sobre esos años, el también llamado fútbol en pequeño fue emergiendo en distintas comunidades. En Andalucía, en Madrid, en el sur de Francia y en Catalunya, de la mano de Carles Reixach, con quien estuvieron a punto de hacer un partido de exhibición. Quién sabe, pues, si todo fue gracias al largo tiempo de espera de la habitación de un hospital y a la cabezonería de aquellos jóvenes vicentinos por sacar de la calle a muchos críos. III

Ampliar
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Llobregat

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Comunicación Metrobcn, S.L. :: Redacció: Raurich, 62 (08830) Sant Boi de Llobregat
Contacto