www.elllobregat.com
El candor del padre Torra
Ampliar

El candor del padre Torra

No puede negársele al último President un tono y aspecto curil. Cataluña tiene una larga tradición de clérigos políticos: Balmes, Torras y Bages, Escarré.

Con la hostil cesura republicana de la guerra civil, y su recuperación con la dictadura y transición de los : Xirinachs, Dalmau, Llimona, Bigorda, Ballarín… Y ahora el toque feminista de las monjas Caram y Forcades… Todos han gozado de respeto y fama aún siendo la sociedad catalana ya descreída; aunque hubiera curas obreros y jesuitas progresistas. El poder eclesial merma, aún a pesar de los intereses en hospitales, colegios, universidades, servicios asistenciales, patrimonio artístico y bienes raíces. Se habla de nuevo Concordato, pero la huella eclesial perdurará.

Los expertos saben que en las sociedades avanzadas se produce un repliegue de lo religioso a la esfera privada. Porque la mezcla de ambas es peligrosa, ahí tenemos el Islam.

Pero en la actual Cataluña no son ya posibles un Luther King o un Ian Pasley , por ejemplo y entre los escasos evangélicos no se dan fenómenos populistas como en América.

Tal vez, tras una tradición masónica de Presidents llega la nueva alternancia de Presidents confesionales: Torra lo es como lo fueron Pujol y Mas. Y más allá de devociones privadas, es preciso remarcar que el seglar sigue su creencia de manera subjetiva y libre, también contradictoria. Torra, exalumno jesuita puede admirar a los polémicos hermanos Badía y su cruzada anti FAI, e ir a misa en Sarriá y defender la desobediencia civil. Todo normal para él, y ser el primer President que pide un libro personalmente al bibliotecario del Parlament; ser educado, irónico y presumir de lecturas e incluso de idiomas. Pero también levantar el índice, señalar a los contrarios y amenazar con disturbios -un burgués en cólera parlamentaria-, que olvida la frase de Goethe “prefiero la injusticia al desorden” y sigue así los desvíos legales que acaban con la huida de empresas y de las inversiones de riesgo a otros lugares.

A muchos nos gustaría que mirará el saldo de la caja registradora y no se excusará a la “española”, porque el déficit catalán no es tan solo fiscal; es de las oportunidades perdidas en esta dura liga “intercitys” mundial donde abundan las marrullerías y el juego sucio y esto es lo que nos hace considerar a Torra candoroso, porque gobernar, en oposición al Estado, con la mitad de la población y recibiendo mandatos de Bruselas, más el diario gobierno y una mínima previsión a 100 días vista: es imposible.

Puede que este sea el problema social de fondo, abandonada la religión, nos trastocamos con una nueva creencia populista, de encendidos fieles y nuevos oficiantes que no precisan alzacuello. Son los convocantes de actos de masas en fechas rituales. Es poco capital, para un gobernante laico, libre de ataduras y mínimamente eficaz.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Llobregat

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Comunicación Metrobcn, S.L. :: Redacció: Raurich, 62 (08830) Sant Boi de Llobregat
Contacto