www.elllobregat.com
La atención primaria, en la UCI
Ampliar

La atención primaria, en la UCI

viernes 07 de diciembre de 2018, 12:45h
Los médicos de familia reclaman más recursos y personal para atender las visitas.

Llegar al trabajo. Sentarse en la silla, encender el ordenador y ver que tienes que atender a 5 o 6 personas en media hora. Como poco. O hasta a 11 a la misma hora. Y no se trata de llamadas rutinarias o correos electrónicos, sino de personas con problemas de salud. Estamos hablando de la realidad diaria de los médicos de familia en Cataluña. Una situación que deteriora la asistencia al paciente, al que no se le puede dedicar el tiempo necesario. “A veces los pacientes vienen por dos problemas, y en 7 minutos no puedes escucharlos y decidir”, explica a El Llobregat un médico de familia representante en el SAP (Servei d’Atenció Primària) Delta del colectivo ‘AP digna i respectada’, que prefiere mantener el anonimato. Esta es tan solo una de las demandas que llevaron a los médicos de la atención primaria a ir a la huelga a finales de noviembre.

Pero, ¿cómo hemos llegado a esta situación? Desde el sindicato Metges de Catalunya apuntan a los recortes en la sanidad de la última década, que según aseguran supusieron la pérdida de casi un millar de facultativos en la primaria. Menos profesionales en los ambulatorios que provocan que las cargas asistenciales aumenten considerablemente. El sindicato fija la ratio de pacientes que considera óptima por facultativo en 1.300, pero la realidad es algo diferente. “Ahora, dependiendo también del CAP, estamos alrededor de los 1.500”, detalla el médico del SAP Delta.

Un aumento de la carga asistencial que no ha venido acompañado de una mejora salarial. En este sentido, otra de las reivindicaciones de los médicos es recuperar las retribuciones y condiciones de trabajo recortadas desde 2010. Una restitución que tendría que venir acompañada de un aumento de la inversión, añaden, para pasar del 16% del presupuesto actual que dedica el Departament de Salut a la primara, al 25%. Sin embargo, la presión del día a día es tal que las prioridades no pasan tanto por la cuestión económica como por la necesidad de profesionales. “Preferiría prescindir, de momento, de pagas extra y objetivos que nos deben para que contratasen médicos”, reconoce el facultativo del SAP Delta.

A priori, la plantilla de facultativos parece que crecerá próximamente. El Institut Català de la Salut (ICS), que gestiona el 80% de la atención primaria catalana, convocó el pasado 25 de noviembre a 1.722 profesionales de medicina de familia y 212 de pediatría en Barcelona para hacer las pruebas correspondientes a la oferta pública de ocupación para “estabilizar la plantilla de estas dos categorías”. Los participantes aspiran a ocupar una de las 1.343 plazas de médico de cabecera y 149 de pediatría que convoca el ICS, que anuncia que durante el próximo año tiene previsto resolver hasta un total de 10.092 puestos de trabajo de personal estatutario fijo de 20 categorías.

Los recursos de la primaria
Según los datos de la Memoria del ICS de 2016, la última que se ha publicado, en aquel año se llevaron a cabo más de 8 millones de visitas de atención primaria y CUAP, en los 112 centros repartidos por el territorio de la Metropolitana Sur –sin contar los hospitales-. Una zona que comprende a L’Hospitalet, el Baix Llobregat, el Alt Penedès y el Garraf y alberga a casi un millón y medio de habitantes. En un día, los 56 equipos de atención primaria en el territorio –cerca de 4.000 facultativos- realizaron, de media, 17.532 visitas.

Además, la Metropolitana Sur incorporó entre 2016 y 2017 a 1.058 nuevos interinos, la mitad de los cuales fueron a parar a la atención primaria.

Sea como sea, el director gerente del ICS, Josep Maria Argimon, aseguró en noviembre que se estaban trabajando para dar respuestas a unas demandas que dice “compartir”. “Tenemos un calendario de acciones a corto, medio y largo plazo”, avanzó, que quieren abordar de manera conjunta con los profesionales para afrontar la situación desde la vertiente “asistencial, de recursos humanos y de presupuesto”. Propuestas que quiso explicar el ICS mediante una carta enviada a toda la plantilla de médicos de la atención primaria, firmada por el mismo Argimon y titulada ‘Acciones de Mejora en la Atención Primaria del ICS’. La misiva fue criticada por Metges de Catalunya, que tildó el movimiento de “juego sucio”, puesto que se hacía “al margen” de la negociación previa a la huelga de finales de noviembre. Entre otras, en esta misiva ofrecía incorporar 200 médicos de familia “para cubrir las necesidades actuales de la plantilla”.

Los sindicatos decidieron desconvocar la huelga el 29 de noviembre, después de que el ICS prometiera destinar más de 100 millones de euros para dar respuesta a las necesidades manifestadas por los facultativos, y pactasen un mínimo de 12 minutos por visita.

Una destinación poco atractiva
Promesas aparte, la situación de la atención primaria se deteriora día tras día. Y ya no solo por la falta de recursos, horas extra impagadas o falta de contratación de médicos, sino por un fenómeno que algunos empiezan a atisbar. El representante de AP digna i respectada en el Delta reconoce que cada vez es más difícil que médicos jóvenes elijan la especialidad de familia. “Los residentes se queman, se desmotivan y se marchan, e incluso algunos repiten el MIR para acceder a otra especialidad”, lamenta. Algunos otros, además, ante la presión, cogen la baja por ansiedad. “No puedes atender como quisieras, como tendría que ser, y eso genera tensión, ya que el paciente va a la consulta con unas expectativas que no se suelen cumplir”, prosigue el representante. De hecho, a veces hay programadas hasta 11 visitas a la misma hora [ver foto]. “¿A quién atiendes primero?”, se pregunta el mismo médico, que a la vez que escucha a sus pacientes ha de lidiar con los que esperan fuera y preguntan cuándo les va a tocar o les afean que llevan media hora esperando. Un ambiente, ciertamente, poco adecuado para tratar la salud.

Por todo esto, el número de médicos de familia tiende a ser inferior año tras año y algunas voces avisan del envejecimiento de la plantilla.

El envejecimiento poblacional: el otro desafío
Por otra parte, no se puede perder de vista otro envejecimiento, en este caso el de los ciudadanos. Cada vez vivimos más, con lo que se añaden patologías y el paciente se vuelve más complicado. Es por este motivo que, a menudo, pese a tener unos tempos muy estrechos para atender a las visitas, los médicos han de dedicar más ratos a según qué casos, con lo que se genera tensión con otros pacientes, que se ven obligados a hacer honor a su nombre.

Este fenómeno, a su vez, ha convertido a las consultas de la primaria en despachos de servicios sociales. Gente mayor que vive sola y está en riesgo de exclusión y otras problemáticas asoman durante las visitas ante el médico, “el referente para muchos pacientes”, reconoce la fuente del SAP Delta. Apechugan con ello, pero avisan de que no se puede tirar todo encima de la atención primaria.

… Así como el aumento de población
No hay que perder de vista, en esta tormenta perfecta que presiona a los profesionales de la primaria, que cada vez más vecinos de Barcelona, ante los altos precios de alquiler y compra de la capital catalana [ver páginas 6-9], apuestan por instalarse en el área metropolitana.
Y este movimiento incipiente de personas hacia el extrarradio tiene su impacto en la atención sanitaria, ya que “hace que los cupos de pacientes aumenten de manera remarcable, redundando en un empeoramiento de la citada sobrecarga” de los profesionales, ponen de manifiesto desde el sindicato Simecat. De ahí la importancia de contratar más facultativos, bajar las ratios de pacientes a tratar, limitar la agenda a un máximo de 28 visitas diarias -23 presenciales y 5 no presenciales- y asignar un tiempo mínimo de 12 minutos por visita presencial y 6 a no presencial. Y, sobre todo, evitar que a una misma hora se puedan citar a 12 personas. “Son reivindicaciones muy básicas, de sentido común”, destaca el representante de AP digna i respectada.

Reivindicaciones de las asociaciones de vecinos
Quienes también llevan años movilizados por la mejora de la atención primaria son las asociaciones de vecinos. Recientemente, el presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos del Baix Llobregat, Julián Carrasco, comentaba a El Llobregat en una entrevista que la atención primaria es uno de sus principales frentes, ya que si esta funciona no se traspasa gente a las urgencias de los hospitales, lo que evitaría los ya tradicionales colapsos de sus urgencias durante la temporada de gripe que, por cierto, ya casi tenemos encima.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Llobregat

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Comunicación Metrobcn, S.L. :: Redacció: Raurich, 62 (08830) Sant Boi de Llobregat
Contacto