www.elllobregat.com
El ‘quart cinturó’: la gran asignatura pendiente
Ampliar

El ‘quart cinturó’: la gran asignatura pendiente

La autovía B-40, que lleva años de retraso, unirá desde Abrera a Mataró pasando por Terrassa y Sabadell.

Dentro de las infraestructuras viarias, el ejemplo más relevante de asignatura pendiente es la autovía orbital B-40. Se trata de una prolongación de la A-7. En cuanto esté finalizada, unirá Abrera con Mataró, atravesando las localidades del norte de Terrassa, Sabadell y Granollers. De momento, solamente se ha logrado finalizar e inaugurar el tramo entre Abrera y Olesa de Montserrat; Viladecavalls y Terrassa, y de Granollers a Mataró.

Según el informe de la Cámara de Comercio, existe un compromiso para la finalización de las obras entre Olesa y Viladecavalls. Sin embargo, queda pendiente el tramo entre Terrassa y Sabadell, el cual requiere un impulso importante mediante la redacción de un nuevo estudio informativo. Este proyecto supone una inversión estimada de 403 millones euros para la finalización total de la B-40.

Descartada la construcción sobre el Llobregat

La Generalitat se mostró en su momento favorable a estudiar una alternativa para conectar la A2 y la B-40, descartando la construcción de un nuevo viaducto sobre el río Llobregat –como se había propuesto en un principio- y los espacios del Parque Agrario. Esto fue posible, en parte, tras las reiteradas protestas de loa ayuntamientos del norte de la comarca, destacando el consistorio de Olesa de Montserrat.

Plan en ‘stand by

Aunque los municipios del Baix Llobregat llevan años demandando dicha conexión, en especial los del norte de la comarca, algunos ayuntamientos del Vallès Occidental y Oriental han pedido la paralización a la Generalitat. Así, la conexión intercomarcal está a la espera de la aprobación del Plan Específico de Movilidad del Vallès, un estudio que elaboran las administraciones locales y comarcales para definir las necesidades de movilidad del territorio y calibrar la viabilidad de proyectos futuros. Este estudio dictaminará, en parte, la continuación de dicho proyecto.

Por ello, este año 2019 se espera que se consoliden algunas de las variables necesarias para reemprender el proyecto como el estudio del Vallès, la aprobación de la Generalitat, así como el apoyo del Ministerio de Fomento. Probablemente se realice el análisis de actuación o no, por lo que el plan de la B-40 –en el caso de resolución favorable y acuerdo entre administraciones- podría ser aprobado a finales de año o en 2020. Sin embargo, la conexión entre Olesa de Montserrat y Viladecavalls, lo que podríamos llamar la “unión parcial entre comarcas” podría comenzar a funcionar durante este año, dado que, según la Cámara de Comercio, existe un “compromiso para la finalización de las obras”.

Portada | | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Comunicación Metrobcn, S.L. :: Redacció: Raurich, 62 (08830) Sant Boi de Llobregat
Contacto