www.elllobregat.com
Seat, de fabricante de coches a solucionador de la movilidad
Ampliar

Seat, de fabricante de coches a solucionador de la movilidad

La multinacional con sede en Martorell recibe el encargo de Volkswagen de diseñar un vehículo eléctrico pequeño para el grupo.

Vehículos de la marca Seat circularán por las calles y carreteras de China a partir de 2021 con motorizaciones eléctricas, después de que el Grupo Volkswagen y el fabricante asiático JAC acordaran, en el marco de la visita a España del presidente chino Xi Jinming, que la compañía presidida por Luca de Meo será la que desarrolle la movilidad eléctrica en el país del sol naciente. En esa alianza, Seat tendrá un papel primordial, especialmente porque supondrá su reingreso en el mercado chino, después de la fracasada aventura entre 2012 y 2014.

Además, el Grupo Volkswagen ha adjudicado el desarrollo de una plataforma para un nuevo coche eléctrico a Seat, de pequeñas dimensiones. El consorcio alemán anunció esta adjudicación a los sindicatos de Seat durante la reunión del Comité Europeo y Mundial del grupo, que tuvo lugar en Wolfsburg (Alemania) en diciembre de 2018. En la compañía española explicaron que este anuncio de Volkswagen no tiene nada que ver con el coche eléctrico que Seat fabricará en Zwickau, Alemania, a partir del 2020.

Eléctricos, ¿más o menos trabajo?

Desde el punto de vista de los sindicatos españoles, estos anuncios suponen un espaldarazo hacia la garantía e incluso el incremento del empleo en Martorell, aunque el presidente de la compañía, Luca de Meo, ya ha advertido que los coches eléctricos pueden suponer un problema para mantener el trabajo en las fábricas en un futuro. “Un coche eléctrico necesita entre un 20% y un 30% menos de horas de trabajo que un vehículo de combustión, ya que tiene menos piezas. O me planteo vender entre un 20% y un 30% más de coches o habrá que buscar otras soluciones para este 30% de trabajadores”, ha explicado.

Seat también participa en el consorcio que ha conseguido la designación del área metropolitana de Barcelona como la capital europea de la movilidad urbana. MOBILus es la nueva comunidad de innovación y conocimiento (KIC por sus siglas en inglés) del Instituto Europeo de Innovación y Tecnología (EIT), una red que posiciona la metrópoli barcelonesa como capital europea de la movilidad urbana. La candidatura de esta plataforma, formada por 48 socios de 15 países, entre ciudades, empresas, universidades y centros de investigación, ha sido impulsada por SEAT y la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), que acumula una amplia experiencia y conocimiento en este ámbito y que lleva trabajando en la iniciativa desde hace tres años, coincidiendo con la puesta en marcha del hub de investigación e innovación en movilidad urbana CARNET, creado con SEAT y Volkswagen Group Research, brupo en el que también es socio de la KIC.

Motor del EIT Urban Mobility

Con esta designación, MOBILus, que a partir de enero del 2019 recibió el nombre de EIT Urban Mobility, y cuya sede se instalará inicialmente en Ca l’Alier, en el distrito de Sant Martí de Barcelona, ​​se une a la mayor red de innovación de Europa como la octava comunidad KIC. Estas comunidades son entidades dinámicas y creativas que aprovechan la innovación y el espíritu emprendedor europeos a fin de encontrar soluciones a los desafíos de la sociedad en áreas con un alto potencial de innovación, en este caso el de la movilidad urbana.

El EIT Urban Mobility se conforma como una plataforma público-privada multinacional europeo que se dedica a la investigación y aplicación de soluciones que mejoren el uso colectivo de los espacios urbanos, velando por una movilidad multimodal, accesible, confortable, segura, eficiente y sostenible, y desde una perspectiva integradora y ofrezca soluciones a nuevos modos de transporte urbanos que irrumpen en las ciudades, dando apoyo a las comunidades locales y estimulando la economía. Tendrá una vigencia de entre siete y 15 años y un volumen financiero previsto que puede llegar a los 400 millones de euros aportados por la Unión Europea y hasta los 1.200 millones aportados por los socios. La sede se instala en Barcelona y contará con otras cuatro subsedes en Copenhague (Dinamarca), Praga (República Checa), Múnich (Alemania) y Helmond (Holanda), respectivamente.

La mayor ofensiva de producto

En cuanto a la actividad como fabricante, Seat experimenta una ofensiva de producto sin precedentes, y ha logrado situarse en los mercados internacionales como la marca más joven del grupo Volkswagen, gracias a una clientela que tiene diez años menos que la media del mercado. De esta forma, la empresa española se ha convertido en la plataforma de conquista y atracción de los nuevos consumidores para la familia del gigante alemán.

Lejos quedan los números rojos de antaño, gracias a su actual crecimiento de ventas récord, con más de 449.000 vehículos vendidos en todo el mundo entre enero y octubre de este año, un extremo que no había ocurrido en los 68 años de historia de Seat. Unas ventas que la convierten en la marca de mayor crecimiento en Europa en los últimos tres años, que se traduce financieramente en haber alcanzado 237 millones de euros de beneficio operativo entre enero y septiembre de 2018.

Referencia del coche conectado

La antigua empresa del Instituto Nacional de Industria (INI) ha demostrado a Volkswagen, que la adquirió en 1986, que es una firma rentable en una de las industrias más competitivas del mundo. Tras lanzar en febrero de este año la marca CUPRA, toda una declaración de amor para los apasionados del automóvil, Seat apuesta decididamente por el sector de la movilidad, con la ambición de ser referencia en el coche conectado, el compartido y para que sus clientes no solo compren productos, sino, como dice Luca de Meo, «pasar de vender chapa a vender kilómetros». Al tiempo, eleva su gama con nuevos modelos, como el gran «crossover» Tarraco, ya a la venta, y prepara el lanzamiento de la nueva generación del León y de los primeros coches eléctricos e híbridos, que se sumarán a los modelos con propulsión a gas.

«Si sabemos diseñar y fabricar coches, si conocemos al consumidor, si conocemos las ciudades y cómo se comportan, ¿por qué no podemos pensar más allá y ser capaces de poner todo este conocimiento para trabajar un modelo global de movilidad con soluciones para cada situación?», se preguntaba recientemente Luca de Meo, presidente de Seat, en un acto de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE). La respuesta ha sido la creación X MOBA, empresa especializada en la búsqueda y desarrollo de nuevos focos de negocio en el ámbito de la movilidad inteligente que reclama la ciudad del futuro. Porque, como dijo Klaus Schwab, fundador del World Economic Forum, «en el nuevo mundo, no es el pez grande quien se come al chico; es el pez más rápido quien se come al lento». Por eso Seat aprieta el acelerador para adelantar y crear nuevos escenarios donde la movilidad es un sector que implicará multitud de empresas de orígenes distintos.

Primera industria española en I+D

En materia de innovación, Seat es la primera empresa industrial de España en inversión en I+D y la cuarta de todas las empresas del país. El año pasado, la compañía española del Grupo Volkswagen destinó 962 millones de euros a ese concepto y a inversiones, lo que supuso el 10% de sus ingresos y el 3% del total que se invierte en España.

A diferencia de las tres anteriores revoluciones industriales, en Seat son conscientes de que en la cuarta no manda la industria, sino la sociedad digitalizada, que ha encontrado nuevas formas de consumir, nuevas prioridades del consumidor que son las que están obligando a la industria a asimilar este paradigma. De Meo ha logrado animar a la plantilla de SEAT a seguir transformándose para encarar los nuevos escenarios. Una formación para profesiones que nada tienen que ver con lo que hacen hoy, sino más bien con las competencias que la empresa necesitará en el futuro. Hasta el momento, más de 2.500 personas se han formado para adaptarse a los cambios a través de cursos online o presenciales, también fuera del trabajo, “como si estuvieran aprendiendo tenis o pádel”, señala el presidente.

Formarse para innovar

Sea invierte en crear y desarrollar esta formación, y los trabajadores la siguen de manera voluntaria y fuera de su jornada laboral, gracias a la flexibilidad que otorga el convenio colectivo de la compañía. Fruto de la digitalización interna, trabajadores de la fábrica de Martorell, que se encuentra hoy casi al cien por cien de su capacidad de producción, utilizan relojes inteligentes conectados, por ejemplo, con las secciones de mantenimiento y fabricación, que predictivamente dicen cuándo habrá un problema en la instalación, si se para por una avería, cuántas personas se requieren para repararla y de qué especialidades.

Una adaptación digital que también recorta los plazos de entrega de los pedidos, al pasar de los tres meses de media que se tardaba hace 25 años, cuando se inauguró la moderna planta de Martorell. Entonces, el cliente pasaba por 50 pasos diferentes para pedir un coche, un extremo que se soluciona con el desarrollo del proyecto «fast lane» por el que los clientes de Alemania (principal mercado de Seat, por delante del español), Austria y pronto nuestro país, pueden pedir un León en tan solo 5 clicks y recibirlo 14 días más tarde.

Coche compartido

«Sin movilidad individual, el crecimiento económico no es posible. El bienestar sin un coche no se concibe a día de hoy», concluye de Meo antes de sentenciar en el último Smart City Expo World Congress celebrado en el recinto ferial de L’Hospitalet, que en los grandes entornos urbanos «el futuro del coche pasará a ser una propiedad compartida o servicio de transporte, donde el usuario pague por cada desplazamiento y no por el vehículo».

En la presentación de resultados del anterior ejercicio, Luca de Meo subrayó que la compañía había obtenido los ingresos más altos de su historia: casi 10.000 millones de euros en el quinto año consecutivo de crecimiento, gracias a un rendimiento equilibrado de sus productos y al desarrollo de los mercados. Y es que la globalización de la marca ha sido el cambio más radical que ha experimentado Seat en las últimas décadas, al pasar de ser una empresa orientada básicamente al mercado español, a una compañía que exporta más del 80% de sus vehículos. Una internacionalización que se ha consolidado y crecerá gracias a un ambicioso plan de globalización en el Norte de África, China y Latinoamérica, después de conquistar ya los mercados europeos. Luca de Meo diferencia entre las empresas grandes y las grandes empresas, aquellas que lideran el progreso y generan prosperidad. Seat quiere reconectar con la sociedad española, como lo hizo en los años 60, cuando puso al país sobre ruedas.

Portada | | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Comunicación Metrobcn, S.L. :: Redacció: Raurich, 62 (08830) Sant Boi de Llobregat
Contacto