www.elllobregat.com
Lluís Parés: “El Parc Agrari está en decadencia en producción, en empleo y en dirección”
Ampliar

Lluís Parés: “El Parc Agrari está en decadencia en producción, en empleo y en dirección”

Por Lluis M Estruch
sábado 06 de julio de 2024, 13:00h
A los 78 años, muchos jubilados, se han retirado dos veces: del trabajo y de buena parte de las relaciones sociales que el trabajo comporta. No es el caso de Lluís Parés Ramoneda, medalla de Sant Jordi en 2022 (a propuesta de la edil Olga Puertas) se ha reconocido en él a los agricultores de base, en un restringido club (no son más de 500).
Nuestro reseñado, cursó estudios primarios en una escuela rural y mixta en el Montseny. A los 15 años comenzó a trabajar la tierra, seis personas -su familia- vivían de cuatro hectáreas bien cultivadas y de la venta directa en los mercados de la Concepción y del “Ninot” en tiempos de postguerra y escasez de lo más necesario.

¿Qué te encuentras al volver de Mosqueroles a Sant Boi?
Encuentro, una ciudad desconocida, desmesurada (1950-60) llena de gente y con mis referentes transformados, Vivíamos en una Plaza Cataluña desierta y de repente muchos edificios autoconstruidos por forasteros y escasos comercios. Mis amigos de infancia, dispersos, abandonando el agro y empleándose en la banca y oficinas diversas, que empezaron a abundar. Pero las casas seguían con fosas sépticas y pozos artesianos, la luz tenía fallos de suministro.

¿Motivaciones extras?
Yo procedo de una familia modesta de izquierdas, arrendatarios del señor de Ros y Ramis, un gran terrateniente que al acabar la guerra, rescindió los contratos de arrendamiento, fue la norma de los grandes propietarios. Nosotros, afectados, pleiteamos y al final; merced al ahorro familiar, conseguimos unos huertos próximos, que con los años fuimos ampliando y mejorando.

¿Y la guerra civil?
Mi padre hizo la guerra como sanitario y enfermó; a su vuelta, fue represaliado con trabajos de reparación de la Iglesia de S. Boi. Todo esto me unió mucho a él para ayudarle en su pugna por descollar con la pequeña empresa familiar.

Se habla mucho de la memoria histórica, en los últimos años. Tú opinión.
Mi padre, un hombre muy callado, vivió el desengaño de la ilusión republicana, en lo referente a la manera de conducir la guerra y de su caótica Administración en general. El salvó la vida gracias a un farmacéutico de origen “xueta” mallorquín, le quedaron secuelas, pero aún así, en mi casa había pocas fiestas y los ritmos de horarios laborales eran muy intensos, a las 5 de la mañana todos a la calle

Los silencios de tu padre sobre la Guerra Civil, ¿te intrigaban?
Sí, claro, mi padre hablaba poco y era sentencioso y yo al crecer, busqué las verdades que se me ocultaban. Éramos los vencidos, con parientes en Marsella. Pero con los años la situación mejoró y ocurrían retornos avalados de exiliados o prescripciones. Tenía dos parientes que se destacaron en el bando republicano, dos tíos: Cayetano Mestres, que fue el último alcalde de Vilaboi, y Cristofor Rebull, sindicalista agrario y responsable de seguridad en la Generalitat. Yo les admiraba, pero en una ocasión estando el primero agonizante hablaron de los derechistas refugiados en el manicomio. Y se interpelaron sobre un incidente con patrulleros de la Torrassa avisados por un jefe local de la FAI, sobre cuyo nombre, tengo dudas

Ciertamente, Sant Boi en la Guerra Civil fue un núcleo fuertemente anarquista y el escritor ruso Ilia Ehrenburg lo visitó y se sorprendió de la falta de colaboración hasta para municionarse entre anarquistas y comunistas. Parés recuerda en pausa, el relato de un enfrentamiento con armas, -sin dispararse-, entre rabassaires y colectivistas, buscando los últimos el control absoluto del producto agrario y negándose los primeros a perder la venta directa de lo cosechado.

Recientemente han aparecido, vía el Archivero local, dos reseñas en prensa, sobre 3.240 entierros (1936-39) del Manicomio de Sant Boi (10.000 habitantes). Esta desproporción ha llamado la atención, por cuanto, están enterrados en una fosa común (Cementerio) y sus parientes buscan una mayor información sobre sus deudos, a tenor de la ley de Memoria histórica. ¿Qué opinas?
El manicomio fue autogestionado por sus trabajadores y dirigido por el doctor Manuel Gurría; ignoro las razones de esta mortandad, tal vez, contagios, la alimentación… Es uno de estos asuntos obscuros, que como refería antes, necesita más luz. El mayor psiquiátrico de España tiene que aclarar los hechos.

En un Sant Boi en evolución, (1960-70) ¿cómo es tu adaptación a una urbe cambiada a fondo?
Me casó con Rosa, una chica de mi clase, el servicio militar como voluntario a 100 metros de casa, una planta autoconstruida -para recién casados- en la casa paterna y vendrá mi hija única, que muchos años después se vinculará a Agroxarxa. Por lo demás, se producirá la segunda desbandada payesa. Muchos con ventas y expropiaciones dejarán el campo. La ciudad tiene fábricas en su interior y fuera de ella se crea la primera zona industrial. Nosotros seguíamos, con buenas ventas, motorizados y tratando de adaptarnos a los cambios de los mercados de abastos y a una clientela exigente. La emigración seguía consolidándose con predominio extremeño, aunque la andaluza, se mantuvo en segundo lugar. Muchos trabajaban en fábricas y en labores del campo.

¿Cómo sociabilizaban todos los jóvenes recién llegados?
El Ateneu Santboià fue un lugar magnífico para el ocio y la relación social de jóvenes comarcanos. Hoy al verlo me apenan sus ruinas. El rugby, el fútbol y la biblioteca popular también ayudaban a ello.

Llegan los 70-80, ¿cómo van?
Muy importante. Los terratenientes que ya habían recuperado el control absoluto de sus propiedades fallan en la explotación directa de sus fincas. Hay altibajos, con ETASA (compañía de verduras), pero con el “boom” de la construcción, muchos de ellos arriendan sus tierras a UTONCA y otras, para la explotación de áridos y gravas, con gran beneficio e intensidad. Los terrenos quedan en mal estado para la agricultura y lo peor es que los socavones, se rellenan con escombros de la construcción, los campos se convierten en vertederos privados de pago. Ahí empezarán las protestas y gestiones para acabar con estos desmanes. También muchos de ellos han vendido parcelas a pequeños cultivadores, por su falta rentabilidad y problemas.
Muere Franco y…
Un grupo de inquietos buscamos la desaparición de las Hermandades agrarias (CNS) y fundamos la “Unió de Pagesos”, predominan los jóvenes y algunos técnicos agrónomos. La ideología un tanto confusa, de maoístas a carlistas, con una amalgama catalanista de pequeños propietarios y arrendatarios. Todo irá mejorando y llegaremos a suceder sin mucho ruido, a la estructura anterior. Yo estoy en el grupo inicial.

Sin embargo, los problemas seguían en los temas rurales…
La presión urbanística sobre las zonas agrícolas, era muy fuerte, por suerte en el 1974-76, se aprobó el PGM con un equipo, encabezado por J.A Solans y A. Serratosa, que creo las zonas 24, reservas de suelo, para evitar la “soldadura metropolitana”. Vimos la posibilidad, a través de M. Domènech de crear un “Parc Agrari”, su nombre no gustó a todos y se lo propusimos a José Montilla, que en contra de lo esperable, nos aprobó el proyecto en 1994 y hasta ahora.

El Parc Agrari, ¿ha envejecido bien?
Actualmente, esta en decadencia (25 años), en producción, empleo y dirección. La pequeña extensión 4-5 hectáreas no es rentable y es necesario dar paso a las grandes extensiones de 100 hectáreas o más procurando la concentración de explotaciones en proximidad, para ahorrar en todo: tiempo, jornales e inútiles desplazamientos. Tipo Grupo Ametller. Mi opinión personal es esta y no me importa coincidir en lo principal con Foment, discrepando en lo accesorio.

¿Qué pasó con el Eurovegas?
Fue el “Bienvenido Mr. Marshall”. En 2012, un magnate USA judío, del juego, concentró en poco tiempo, todas las antipatías populares, posibles. El proyecto era la desaparición total del Parc Agrari, el desplazamiento del aeropuerto, la central de AGBAR…sin embargo los alcaldes Balmón y Balsera, bien dispuestos, con Mas, el conseller Recoder, Mas-Collel y una infinidad de “lobistas”, un diputado ciego, etc. Nosotros contratacamos con el obispo Cortés, y parte de la Comunidad sefardita de Barcelona, ecologistas, el alcalde Tejedor… y hasta la prensa, nos ayudó. No se hizo y tampoco en Madrid. Lamentable asunto

¿Y la ZEPA?
Está en stand-bay, la ZEPA es incompatible con el cultivo. Asistí en Madrid, a una histórica gran concentración agraria, en protesta entre otras cosas contra la Agenda 2030 y las importaciones de choque del 3er.mundo. Me emocioné, porque aporrearon a nuestro líder. Así están las cosas en toda Europa y los populismos, en auge, nada extraño. Un ejemplo: la sequía, 16 años sin dar golpe.

Parés, un payés al que le gusta la música y el aeromodelismo. III

“Tengo el corazón partío, como Alejandro Sanz, entre PSC y ERC”
Tu fichaje por el PSC…
El alcalde Vila, buscaba gente con arraigo local y a través de un conocido, -contactamos- y me ofreció Agricultura, sucediendo al edil conocido como –“3EFES”, con una cierta libertad de gestión y dedicación. Acepté, pero mi padre se disgustó mucho por mi entrada en política municipal, él desconfiaba por sus experiencias. Yo no cedí.

Explica tu periplo de concejal
Entre mis compañeros, predominaban asalariados y funcionarios, yo era el único pagés. Recuerdo reuniones descaradas, donde la gente en ausencia del alcalde, hablaba de sus deseos, para acordarlos en la pausa. Yo arreglé caminos rurales, la guardería rural en momentos tensos, pero topé con el Urbanismo y tras 6 años de ejercicio, me fui un tanto escocido. Aunque mantengo la militancia y matizo que mi corazón, como el de Alejandro Sanz, “está partío” entre PSC y ERC.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (21)    No(0)

+
0 comentarios