La divergencia se soluciona con más cooperación metropolitana