www.elllobregat.com

Los gajos de la naranja

lunes 27 de marzo de 2017, 19:38h
Tras tres jornadas agotadoras se aprobaron los presupuestos de Puigdemont-Junqueras con dos votos “cedidos” por la CUP, con el correspondiente paquete de medidas y enmiendas complementarias. En las explicaciones de voto destacaron los silencios casi absolutos en los turnos del PP que vaticinó el fin del “post-proceso” y en el de la CUP donde la matemática Reguant que habló de chantaje repetidas veces, amenazó a Puigdemont con su cese.

Todos empezaron a hablar de elecciones y los primeros de la oposición –Ciudadanos- lograron aprobar seis medidas anticorrupción entre los cientos de enmiendas que propiciaron errores y consultas a los letrados.

El viernes, Albert Rivera, en el Palace, repasaba como asiduo del AVE los temas actuales de Madrid y Barcelona. El público empresarial atendía, el relato era la necesidad inminente de un programa atractivo que ilusionará a los 7 millones de catalanes de los cuales muchos ignoran que Cataluña es la 3ª región de Europa con más competencias cedidas, muchas más que la Escocia del referéndum que Rivera ve innecesario y sí le es necesario para la reforma de la Constitución.

Anunció para la semana entrante una entrevista Puigdemont-Rajoy-de la Serna para tratar de inversiones en infraestructuras, entre ellas la necesidad de impulsar el corredor ferroviario mediterráneo; expuso el caso de Murcia que, con éste en marcha, podría abastecer el ¼ del mercado mundial de hortalizas y remachó que en Murcia su partido quiere el cese o sustitución del Presidente investigado por corrupción, de no ser así nuevas elecciones.

Su hija va a una escuela concertada y él sigue por el modelo escolar trilingüe. Criticó la falta de apoyo exterior a Gas natural en Colombia y anteriormente a Repsol en Argentina. Anunció el combate final entre Inés Arrimadas-Junqueras, apartada ya la Colau. A la salida el académico y economista Granell, manifestaba su desencanto y temor por Cataluña, él que la representó en Bruselas durante años.

El sábado en el Museo de Historia de Barcelona en una sala abarrotada y con gente fuera, un lema “La corrupción” con cuatro oradores: Carina Mejías que relató la errática gestión municipal de la Colau: Hoteles, “okupas”, Línea 9,manteros,las obras de las Glorias con sobrecoste… le siguió Carrizosa portavoz en el Parlament y penalista, que satirizó la corrupciones juzgadas como “Momentos estelares de la Humanidad”: los hitos de Maragall y el 3%, las amenazas de Pujol con sacudir el árbol… las compensaciones entre PP y CIU, los indultos y el juicio contra los socialistas N. Serra y A. Todó responsables del fin de Caixa Catalunya.

Una pausa con filmaciones del caso Palau, Pujol y Mas. Tras él, Tony Cantó, actor y diputado, nos contó que se sientan donde antes estaba CIU, reducida a la insignificancia, y destacó la ausencia de “mochilas” de corrupción en Cs y su fuerza para proponer medidas anticorrupción en una ley ómnibus presentada ya: Fuera aforamientos e indultos, justicia rápida y con medios, protección al denunciante, los enriquecimientos súbitos, la transparencia y el registro de “lobbys”, la responsabilidad subsidiaria de los partidos por sus elegidos corruptos, nos recordó las vicisitudes de Shakespeare y sus personajes corruptos.

Finalmente Inés Arrimadas, contó que la corrupción es la 2ª preocupación de los españoles y leyó un decálogo de medias contra esta lacra y el cero coste que tiene aplicarlas, entre ellas: controlar las Fundaciones de los partidos, los imputados, fuera de listas electorales, un mayor control de los contratos públicos. Y sobre todo mantener la judicatura inmune al control de los partidos, con sistemas tendentes a una mayor profesionalidad independiente. Aceptó tener ganas de llegar al poder para regenerar la política catalana.

Los gajos de la naranja empezaban a servirse al elector, la naranja es un postre del menú popular. Allá estaba en una acelerada semana de ofertas imposibles, oscuras, peligrosas, la sencilla oferta del partido naranja, con su ausencia de cargas invalidantes de la vieja política; los”naranjitos” comenzaban la temporada muy pronto, eran sí un partido liberal progresista pero sus reformas serían arduas ante tanta pasión, banderas y

corrupción.¿ Lograría el tándem Puigdemont, Mas, Junqueras e incluso la CUP talar el naranjo de Ciudadanos? Frenar su oferta alternativa. Una semana intensa en cualquier caso.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios

Portada | | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Comunicación Metrobcn, S.L. :: Redacció: Raurich, 62 (08830) Sant Boi de Llobregat
Contacto