www.elllobregat.com
Asun Casasola -izquierda- durante el debate en Atrium Viladecans.
Ampliar
Asun Casasola -izquierda- durante el debate en Atrium Viladecans. (Foto: CM)

Caso Nagore: un alegato en el Baix Llobregat contra la violencia machista

jueves 21 de marzo de 2019, 18:47h

La madre de Nagore, la joven brutalmente asesinada en Pamplona durante los San Fermines de 2008, ha acudido este miércoles a Atrium Viladecans a “luchar para que las cosas cambien”

Justicia. Esa es la palabra. Muchas víctimas de violaciones, agresiones e incluso asesinatos no encuentran la legitimidad que deberían darle los jueces o los jurados populares cuando sucede un caso de este tipo, como el de Nagore Laffage. Asun Casasola, la madre de Nagore, ha acudido este miércoles a Atrium Viladecans, en una jornada encuadrada dentro del mes de la mujer, para mostrar mediante el documental 'Nagore', producido y dirigido por Helena Taberna, la brutalidad de ese homicidio que ahora acaba de cumplir 10 años. Este hecho, coincide en el tiempo con el juicio del ‘violador de Martorell’, quien en uno de sus permisos penitenciarios violó e intentó asesinar a una mujer en 2016.

Pero para entender lo que ha sucedido en el Baix Llobregat Nord, quizás, primero debamos conocer uno de los casos más mediáticos y negros de la historia de Pamplona y de España: el caso Nagore. Una joven de 20 años, procedente de Irún (País Vasco), estaba realizando sus prácticas en la Clínica de la Universidad de Navarra, centro en el que además estudiaba enfermería. Pero la gran pasión por su trabajo –como ha descrito su madre este miércoles en Viladecans- se vio fulminada por José Diego Yllanes, quien acabó con la vida de Nagore el 7 de julio de 2008, durante la fiesta navarra de San Fermín. El homicida –como se le calificó en el juicio, tras considerar que “no había alevosía” en los hechos para ser considerado un asesino- le arrancó la ropa, la violó, le cortó un dedo, le propinó diversos golpes y después la estranguló. La mató. El informe forense asegura que tenía al menos 38 heridas, externas e internas. Yllanes tenía 27 años en el momento del asesinato, era licenciado en Medicina por la Universidad de Navarra en la especialidad de psiquiatría y compañero de trabajo de Nagore.

Condena de 12 años y medio por homicidio con atenuantes. Esa fue la frase que escuchó Casasola al acabar el juicio, junto a una indemnización de 126.000 euros que ella rechazó en un primer momento, pero más tarde, por recomendación de su abogado, la aceptó. “Lo injusto es que no puedo ni decidir que no quiero dinero, sino que quiero que lo encierren 15 años”, ha explicado en Viladecans la madre de Nagore mientras recordaba que Yllanes y su familia “nunca pidieron perdón por lo que hicieron”. De hecho, en una de las anécdotas del cine fórum, Casasola ha rememorado una escena con la madre del asesino de su hija durante el juicio en Pamplona: “La madre de Yllanes se me acercó en el juicio y la recriminé porque como madre no había estado a la altura, ni siquiera envió un mensaje para decir “siento lo que ha hecho mi hijo”, no dijo absolutamente nada”.

Yllanes se encuentra en libertad y trabajando como psiquiatra en Madrid, según ha confirmado Casasola, después de estar poco más de 9 años en prisión –tres cuartas partes de la condena-. La madre entiende que tenga que salir en algún momento de la cárcel, pero le “molesta que esté trabajando de psiquiatra”. No obstante, el joven, que ahora se acerca a los 40 años, sigue vetado para ejercer en la sanidad pública hasta 2020.

Casasola: “No podemos permitir que se cuestione a una mujer asesinada”

La madre, una mujer fuerte, vasca y matriarcal, ha explicado a los jóvenes y a las jóvenes de Viladecans la pregunta que el jurado popular le hizo en el juicio. “Me preguntaron si mi hija era ligona”, ha aseverado Casasola a punto de saltársele las lágrimas mientras recalcaba que en ese momento supo que “Nagore no iba a tener justicia”.

El documental que fue proyectado ayer en el teatro Atrium se estrenó en 2010 y desde entonces Casasola le ha dado la máxima difusión posible –realizando debates como el de este miércoles- para “intentar que las cosas cambien”. Ya no solo es por honrar la memoria de su hija, es por “proteger y evitar” que se vuelvan a repetir sucesos tan negros como la violación y el asesinato de una chica de 20 años. “Con la palabra respeto se acaba el problema”, ha aseverado la ponente mientras lanzaba el gran mensaje contra la violencia de género: “Si yo te respeto y tú me respetas se acaba la violencia. Chicos, respetad, y chicas, quereos más”.

Este tipo de casos se repiten año tras año. El ‘violador de Martorell’ violó en 2016 a una mujer durante un permiso penitenciario y la apuñaló hasta siete veces para después tirarla por un barranco. Él creyó que la había matado, pero sobrevivió. Sin embargo, la violencia de género o violencia machista sigue a la orden del día y debates, documentales o testimonios como los de Asun Casasola son los que provocan un impacto social para intentar convertir a nuestra comarca en una comunidad libre de machismo, violaciones, asesinatos y, en definitiva, libre de cualquier tipo de violencia.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (8)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Llobregat

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Comunicación Metrobcn, S.L. :: Redacció: Raurich, 62 (08830) Sant Boi de Llobregat
Contacto