www.elllobregat.com
Datos de la encuesta encargada por El Llobregat a CELESTE-TEL, comparados con los resultados de las últimas elecciones municipales.
Ampliar
Datos de la encuesta encargada por El Llobregat a CELESTE-TEL, comparados con los resultados de las últimas elecciones municipales.

Encuesta de El Llobregat para el 26-M: El PSC obtendrá mejores resultados que en 2015 y mantendrá su feudo del Baix Llobregat

viernes 03 de mayo de 2019, 04:40h
ERC amenaza con el 'sorpasso' a los comunes y será la segunda fuerza más votada en el Baix Llobregat. Vox irrumpe en escena y recogerá apoyos similares a los que obtuvo PxC en su día. El independentismo crecerá ligeramente.

  • Variación, positiva o negativa, de las candidaturas por votos y porcentajes.


  • ¿A quién escogerán los nuevos votantes?


  • Índice de fidelización de los votantes.

El PSC seguirá gobernando la comarca. Según la encuesta encargada por El Llobregat a la empresa demoscópica CELESTE-TEL para analizar la intención de voto de los ciudadanos y ciudadanas del Baix Llobregat para las elecciones municipales del 26 de mayo, en nuestras ciudades y pueblos no habrá grandes cambios con respecto a los resultados de hace cuatro años. Los socialistas, no obstante, solo mantendrán su hegemonía en el Baix Llobregat si logran mantener la movilización de su electorado, como han conseguido en las generales del 28 de abril a nivel estatal. En este sentido, el gran enemigo del PSC, su némesis, no serán otros partidos, sino la abstención.

A grandes rasgos el PSC mantendría la hegemonía en su comarca fetiche, e incluso aumentaría sus apoyos, rozando los 100.000 votos en todo el Baix y L’H, por lo que sus alcaldías no correrían peligro. El segundo lugar, y aquí radica una de las principales novedades con respecto a 2015, sería para ERC con el 15,5% de los votos, que completaría el sorpasso a los comunes, que hace cuatro años, por aquel entonces más divididos en candidaturas diversas, se alzaron como la principal alternativa socialista. Aquel fue un panorama diferente al de este 2019, en el que bajarán 3 puntos con respecto a 2015; los mismos tres puntos que recuperan los republicanos para afianzarse como la segunda fuerza más votada en el Baix Llobregat, territorio tradicionalmente refractario a las tesis independentistas. Un cambio de paradigma que ya han anunciado los resultados de las generales del 28 de abril.

Siguiendo en el ámbito independentista, las candidaturas municipales de Junts per Catalunya, la marca que impulsa Carles Puigdemont desde Waterloo, sufrirían un leve descenso de votantes con respecto a los resultados de la antigua CiU en 2015, mientras que las listas de la CUP se quedarían más o menos con los mismos apoyos.

Ciudadanos y PP, por su parte, no experimentarán tampoco cambios sustanciales, aunque los datos de la encuesta de CELESTE-TEL para El Llobregat señalan que tanto naranjas como azules perderán algunos apoyos, un fenómeno que será más pronunciado en el caso del PP.

El partido que completa el trío de la derecha española actual, Vox, no presenta un aumento espectacular como se había augurado -así como ha sucedido en las generales- y obtendría unos 9.000 votos en el Baix Llobregat, lo que le podría suponer conseguir algún concejal en ciudades del Delta o L’Hospitalet, donde ha tenido más presencia en los últimos meses. En cualquier caso, el partido de Abascal lograría una representación similar a la que obtuvo en anteriores municipales la también ultraderecha de Plataforma por Cataluña.

Trabajo de campo previo a las generales
Es importante destacar que el trabajo de campo para la encuesta se llevó a cabo entre el 1 y el 17 de abril, mediante entrevistas telefónicas a un millar de vecinos y vecinas de todos los municipios de la comarca, con un margen de error de +/- 3,16%. Por lo tanto, se trata de una encuesta que marca la tendencia comarcal de los partidos en liza, más allá de los regidores que acaben sacando en cada municipio. Un trabajo realizado un mes antes de los comicios locales y en el inicio de la campaña electoral de las elecciones generales, cuyos resultados definitivos en Cataluña, además, se plasman en el sondeo que presentamos.

Leve descenso de la participación
Por otra parte, hay que destacar un ligero aumento de la abstención con respecto a 2015, pasando del 43,5% de hace cuatro años al 44% que se prevé para el 26 de mayo.
De entre los abstencionistas, en concreto entre aquellos que votaron hace cuatro años y ahora han decidido no acudir a su cita con las urnas, una cuarta parte provienen del PSC. Aunque la formación consigue equilibrarlo con los nuevos electores -aquellos que votan por primera vez o que se habían abstenido en anteriores comicios-, una tercera parte de los cuales elegirán socialista. Sea como sea, la mitad de los que votaron hace cuatro años y ahora optarán por no hacerlo son de izquierdas, entre la suma de PSC, En Comú, ERC y CUP -suponen el 56% del total-.

Los mayores de 45 votan socialista
Como en ocasiones anteriores, el PSC sigue recogiendo el voto de las personas de más edad en el Baix Llobregat, sobre todo entre los jubilados: el 35% de sus electores declarados son mayores de 65 años, con diferencia el porcentaje más alto entre el resto de partidos, ya que el segundo que más pesca en esta franja de edad es JuntsxCat. El del PSC se trata de un voto juramentado y, a menudo, fruto del respeto y tradición familiar. También en el segmento de población inmediatamente inferior, el de edades comprendidas entre los 45 y 64 años, votarán también al PSC mayoritariamente, con un porcentaje muy cercano al de los jubilados -el 32,5%, concretamente-.

A medida que disminuye la edad, sin embargo, se quiebra el tanto por ciento de votantes socialistas: entre los electores de 31 a 44 años es del 29,4%, seguidos por ERC -un 17,6%-, mientras que la cifra baja drásticamente al 11% entre los más jóvenes. Es precisamente en esta franja de edad donde dominan los republicanos, que conseguirían convencer al 31% de los electores el 26 de mayo, seguidos por En Comú, con el 21%. No obstante, tal y como se ha dicho con anterioridad y a diferencia de otras convocatorias electorales, el PSC consigue retener a los nuevos votantes -muchos de ellos jóvenes que lo harán por primera vez en las municipales de este 26 de mayo-. Por contra, los jóvenes dan la espalda a Vox y PP, que no consiguen atraerlos hacia sus postulados: solo el 2,9% de los casos introduciría en la urna su papeleta de estas dos formaciones el día 26.

Sorpasso republicano a los comunes
Como se ha señalado con anterioridad, uno de los principales cambios que pronostica la encuesta de CELESTE-TEL para El Llobregat es el ascenso de ERC y su consolidación como segunda fuerza más votada en la comarca, al amparo de los últimos episodios del ‘procés’ y de otros sondeos que pronostican que, en caso de celebrarse elecciones autonómicas, sería la fuerza política más votada en el ámbito de Cataluña. Según nuestro sondeo, ERC conseguirá más de 50.000 votos, el 15% del total, superando en tres puntos su resultado de 2015 y arrebatando la segunda posición comarcal al espacio de los comunes, que precisamente se dejarán tres puntos y 10.000 votos en el camino hacia el 26 de mayo.

Este fenómeno se explicaría en parte analizando las cifras de trasvase de votantes entre partidos. Y es que el principal destino de las fugas de electores de color lila es precisamente ERC: en concreto, el 12,3% de los que votaron candidaturas del espacio de los comunes en 2015 optarían por el independentismo de ERC el 26 de mayo. La otra apertura en el casco podemita apunta hacia el PSC con el mismo porcentaje, el 12,3%-. Se trataría de votantes más cercanos a las tesis soberanistas que aún votaban a los comunes y que, finalmente, han dado el paso a candidaturas abiertamente independentistas. Además, los republicanos son la tercera fuerza que más nuevos votantes recogerá. Por lo que no se puede descartar que consigan alguna alcaldía más de las que tienen en la comarca.

Descafeinada irrupción de Vox
Una de las noticias más esperadas es acabar de determinar el impacto que tendrá en las municipales la irrupción de Vox en el panorama político español, que consiguió 24 diputados en el Congreso en las generales del 28 de abril. Pues bien, a tenor de los resultados de nuestra encuesta de las municipales del 26 de mayo, la formación de ultraderecha conseguiría un 2,8% de los votos en el Baix Llobregat, alrededor de 9.000. Unos resultados que le podrían suponer la obtención de algún regidor en municipios del sur de la comarca, donde tiene más implantación a nivel de listas, pero que, en principio, descartan la temida ola verde que pronosticaban algunos. No obstante, el voto oculto podría dar al traste con esta predicción y ayudar a que la formación de Santiago Abascal consiga más representación en la comarca.

¿Y de dónde salen estos 9.000 y pico votos de Vox? Según los datos de trasvase de votantes, el 11% del electorado naranja de 2015 tiene previsto pasarse al partido de Abascal el 26 de mayo. Se trata de la segunda cifra de deserción más alta registrada en la comarca, tras la apuntada con anterioridad de los comunes hacia ERC y PSC -del 12,3%-. La otra formación que alimenta a los ultras es el PP, que perdería un 6,4% de sus votantes en favor de Vox. No se registran más fugas hacia Vox del electorado de otros partidos. Sea como sea, es interesante destacar que los resultados que pronostica la encuesta de El Llobregat para los de Abascal son muy similares a los que cosechó la también ultra Plataforma por Cataluña en las municipales de 2011, cuando consiguió hacerse un importante hueco en los ayuntamientos del Baix Llobregat y L’Hospitalet. Por aquel entonces, los de Josep Anglada obtuvieron 9.600 votos, un 3,4% del total comarcal, una cifra casi idéntica a la que le pronostican a Vox para el 26 de mayo. Dos formaciones que, pese a las particularidades de cada una, defienden postulados similares y muy vinculados a la nueva extrema derecha que avanza en Estados Unidos y Europa.

El PP resiste; Cs no avanza significativamente
Precisamente la irrupción de Vox y los éxitos cosechados por Ciudadanos en las elecciones autonómicas del 21-D, en las que fue la fuerza más votada, amenazaban la posición de un PP que en 2015 ya fue a menos en muchos municipios. Sin embargo, y pese a que perdería apoyos -5.000 votos, en concreto, según la encuesta de El Llobregat-, los populares resisten el envite de verdes y naranjas y conseguirán agrupar el 7% de los votos del 26-M en el territorio. Presenta fugas, sobre todo, como se ha explicado más arriba, hacia Vox, pero también hacia Ciudadanos -del 6,4% de sus votantes en 2015- e incluso el PSC -del 2,1%-. La gran esperanza de la formación conservadora en el Baix Llobregat es la reconquista de la alcaldía de Castelldefels, donde su candidato, el ex alcalde Manuel Reyes, goza de un amplio apoyo ciudadano.

Por su parte, Ciudadanos sufrirá un ligero descenso de votantes en las próximas elecciones municipales, pasando del 9,5% de 2015 al 9% que le pronostica la encuesta. En este sentido, perderá votos en favor de Vox, pero también de manera importante hacia el PSC, que posiblemente recupera antiguos votantes que se decantaron por la formación naranja hace cuatro años y que vuelven a casa.

El independentismo va al alza
Por lo que respecta al independentismo, cosechará mejores resultados este 26 de mayo. De los 84.000 votos conseguidos en 2015 pasaría a los 89.000 que le pronostica la encuesta de El Llobregat, lo que supone el 27% del total. Un ascenso liderado por ERC, que se afianzaría en la segunda posición comarcal y compensaría las pérdidas que sufrirían Junts per Catalunya y la CUP.

Es necesario apuntar que no se producen trasvases significativos entre partidos independentistas y no independentistas, por lo que los bloques se mantienen, aunque cambian los equilibrios de poder: un 7% de votantes de Junts per Catalunya, espacio representado por CiU en 2015, pasan a ERC, mientras que sigue teniendo lugar una deserción de votantes convergentes hacia Cs. Un movimiento de difícil comprensión si usamos los esquemas mentales de independentismo/unionismo, pero que se explica por el hecho de que antiguos votantes catalanistas de CiU -en la que todavía estaba Unió- ven en Cs una opción alternativa, menos radicalizada y más cercana, al menos a priori, al liberalismo y la centralidad que valoraban de CiU.

Fidelización y deserciones

PSC

El PSC es el partido político que presenta un mayor índice de fidelización de los votantes. Casi el 87% de sus votantes volverían a elegirlos en mayo, aunque un 7,6% de los mismos optaría por la abstención. Presenta desertores sobre todo hacia En Comú y Cs, y en menor medida hacia candidaturas independentistas.

1. VOTARÁ OTRA VEZ PSC: 86,9%; 2. ABSTENCIÓN: 7,6%; 3. VOTARÁ EN COMÚ PODEM: 2,5%; 4. VOTARÁ CIUDADANOS: 1,9%; 5. VOTARÁ JUNTS PER CATALUNYA: 1,3%; 6. VOTARÁ ERC: 0,6%.

En Comú Podem

En Comú Podem se erige como el espacio político que menos fideliza el voto: tan solo el 61,7% de los que los votaron en 2015 repetirá. Entre los destinos del casi 40% de fuga de votos destaca ERC y el PSC, que se reparten los ex votantes de los comunes.

1. VOTARÁ EN COMÚ PODEM OTRA VEZ: 61,7%; 2. VOTARÁ ERC: 12,3%; 3. VOTARÁ PSC: 12,3%; 4. ABSTENCIÓN: 9,5%; VOTARÁ OTROS: 4,1%

ERC

Por su parte, ERC es la segunda formación que mayor nivel de fidelización de sus electores presenta, con el 84,6% de sus votantes que lo volverían a hacer. Hay que destacar también una leve fuga de votos hacia la CUP.

1. VOTARÁ ERC OTRA VEZ: 84,6%; 2. ABSTENCIÓN: 7%; 3. VOTARÁ CUP: 4,2%; 4. VOTARÁ EN COMÚ PODEM: 2,1%; 5. VOTARÁ PSC: 2,1%

Junts per Catalunya

La nueva marca del espacio convergente consigue fidelizar buena parte de su voto, aunque presenta desertores hacia ERC e incluso Ciudadanos.

1. VOTARÁ JUNTS OTRA OTRA VEZ: 79,9%, 2. ABSTENCIÓN: 9,7%; 3. VOTARÁ ERC: 6,9%; 4. VOTARÁ CS: 3,5%

Ciudadanos

Ciudadanos presenta el nivel de fidelización del voto más bajo del ámbito de las derechas, con el 71,6%. En este sentido, presenta fugas, sobre todo, hacia VOX, pero también hacia el PSC, de donde rascó votos en 2015.

1. VOLVERÁ A VOTAR A CS OTRA VEZ: 71,6%; 2. VOTARÁ VOX: 11%; 3. ABSTENCIÓN: 9,1%; 4. VOTARÁ PSC: 8,3%

PP

Pese a los augurios negativos tras el ascenso a nivel nacional de Ciudadanos y la irrupción de Vox, el PP aguanta el tipo y conseguiría que el 77% de sus votantes en 2015 volvieran a confiar en ellos, aunque presenta fugas de igual tamaño tanto a Cs como a Vox.

1. VOTARÁ PP OTRA VEZ: 77,1%; 2. ABSTENCIÓN: 7,9%; 3. VOTARÁ A VOX: 6,4%; 4. VOTARÁ A CS: 6,4%; 5. VOTARÁ AL PSC: 2,1%

CUP

Casi el 70% de los votantes de la CUP volverán a optar por sus candidaturas municipales, aunque un 23% elegirán ERC, una de las fugas de votos más importantes en la comarca y que puede afectar de manera intensa a sus intereses.
1. VOLVERÁ A VOTAR A CUP: 69,8%; 2. VOTARÁ A ERC: 23,3%; 3. ABSTENCIÓN: 7%
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(1)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Llobregat

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Comunicación Metrobcn, S.L. :: Redacció: Raurich, 62 (08830) Sant Boi de Llobregat
Contacto