www.elllobregat.com

Apuntes desde el subsuelo

Una universidad políticamente incorrecta

Por Antonio Fornés
jueves 06 de abril de 2017, 16:50h
Leo en nuestro querido boletín semanal ‘online’ de “El Llobregat” que el modelo catalán de becas permite que aproximadamente un 40% de los estudiantes universitarios reciban algún tipo de ayuda, y que, por supuesto, este reparto de ayudas en las universidades públicas se establece, fundamentalmente, en base a su renta económica familiar.


En un primer momento esta estadística parece una buena noticia, y desde luego no creo que hayan aparecido muchas voces discordantes mostrando su desacuerdo con la misma, entre otras cosas porque resultaría políticamente incorrecto hacerlo. Al contrario, de buen seguro a todos los portavoces del “buenismo” que invade nuestra sociedad les habrá parecido que aún debe incrementarse este porcentaje.

Pero qué quieren que les diga, quien suscribe estas líneas estudió filosofía, y ya se sabe que si hay alguien que debe mostrarse políticamente incorrecto es un filósofo, pues la filosofía, o es revolucionaria o no es. Por ello, tras reflexionar sobre la cuestión me atrevo a decir que esta noticia me parece más bien mala. Me explico.

La cuestión de la educación es probablemente el tema más importante y capital que tiene una sociedad, por encima de cualquier otro, pues de la educación depende el futuro de la misma Esto resulta especialmente significativo en una comarca como la nuestra, formada fundamentalmente por clases humildes y trabajadoras, quienes deberían encontrar en la universidad el soporte fundamental para su mejora socioeconómica, pues no hay mejor “ascensor” social que la educación. Pero por supuesto, eso exige que la universidad sea de la mayor calidad posible, y eso, desengáñense, no se consigue con innovadores planes pedagógicos, ni con modernas tecnologías, sino con el esfuerzo de cada uno de los universitarios y con una exigencia máxima por parte de la institución educativa. De ahí que no podemos convertir a la universidad en una especie de barra libre. Personalmente creo que establecer como principal baremo para la obtención de ayudas universitarias la situación económica del estudiante es un error. Debemos variar nuestra política de becas en dos direcciones, de un lado limitar el número de becas, pero aumentando de manera exponencial la cuantía de las mismas, de forma que quien la reciba, realmente pueda dedicarse de manera holgada a estudiar. De otro lado, la valoración al respecto de quién la merece debe hacerse fundamentalmente por motivos académicos. La universidad, si queremos que sea realmente un foco de ilustración y de sabiduría, inevitablemente debe ser, en cierto modo elitista, pero no en un sentido económico y de clase, sino al contrario, en el sentido de excelencia académica.

Si se aplicara este tipo de política de becas, nuestra sociedad tendría el derecho a exigir lo mejor a los mejores. Créanme cuando les digo que a quien más perjudica una universidad pública masiva y adocenada, donde lo habitual son los resultados académicos mediocres, es a las clases menos pudientes. A los ricos siempre les quedará la universidad privada. La universidad pública debe ser mucho más que una mísera herramienta para dotar de empleados a las multinacionales, al contrario, debe centrar sus esfuerzos en la búsqueda del conocimiento y la verdad, algo mucho más importante y más radical. La Universidad no puede ser café para todos, sino ágape espléndido para quienes lo merezcan y estén dispuestos al máximo esfuerzo personal. Solo así seremos capaces de equilibrar la balanza de verdad, y no formalmente, en beneficio de los menos favorecidos económicamente.

El más grande de los filósofos, Platón, que siempre fue políticamente incorrecto, afirmó que poco importa en realidad qué sistema político gobierna una nación, que la clave está en sus ciudadanos, si estos son virtuosos el país también lo será, y si no lo son, los esfuerzos de cualquier política resultaran inútiles. Pues bien, un país sin una gran y exigente universidad pública es un país condenado a tener malos ciudadanos… III

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+

0 comentarios

Portada | | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Comunicación Metrobcn, S.L. :: Redacció: Raurich, 62 (08830) Sant Boi de Llobregat
Contacto