www.elllobregat.com

La prensa escrita ha muerto. ¿Viva la prensa digital?

Por Antonio Fornés
Al parecer, durante la Edad Media, cuando un rey moría, su reino se llenaba de oficiales reales que anunciaban la noticia de esta forma: “el rey ha muerto, ¡viva el rey!” mensaje con lo que se quería incidir en la idea de continuidad, esto es, expresar que el viejo rey había fallecido pero no había dejado huérfano a sus súbditos, sino en manos de un heredero más joven y fuerte.

Escribo esto en relación a la participación de nuestra publicación en el XII Congreso Nacional de la Asociación Española de Publicaciones Periódicas, y en concreto, reflexionando sobre si hoy por hoy, y en vista de la penosa situación de la prensa escrita podríamos decir: “La prensa escrita ha muerto, ¡viva la prensa digital!” Desgraciadamente me temo que no…

Sobre la primera cuestión, creo que en la actualidad hay pocas dudas, ya sólo los antimodernos como yo estamos dispuestos a pagar por unas cuantas páginas impresas con información periodística. En esto, una vez más, la modernidad ha salido perdiendo, los nuevos tiempos nos exigen entrever minúsculas noticias a través del móvil, perfectamente gratuitas pero perfectamente inútiles. Digo entrever porque para quienes dada nuestra edad provecta, empezamos a ser víctimas de la presbicia, leer la prensa a través del móvil, resulta un ejercicio más de adivinación predictiva que de auténtica lectura… Además, ahora mismo, que la noticia esté mejor o peor redactada, más o menos contrastada, o exprese una mínima profundidad de pensamiento, es algo totalmente indiferente. Lo importante es que la noticia sea inmediata y a ser posible con soporte visual… La prensa escrita ha muerto, y nos ha dejado una penosa heredera.

Buena parte de los más insignes novelistas del XIX como Dumas, Dickens o Dostoyevsky se ganaron la vida publicando los largos capítulos de sus novelas en la prensa. Hoy, por supuesto, tamaños genios se morirían directamente de hambre y aspirarían, como máximo, a trabajar de porteros en las oficinas de alguna página web dedicada a la venta de objetos de segunda mano, al fin y al cabo, ¡sólo sabían escribir! El mundo virtual y electrónico es mucho más “democrático”, abierto de miras, y ha sustituido a estos autores de obras maestras por youtubers como “El rubius…”, o por frasecitas llenas de ridículos emoticonos en Twitter. ¿Ven porqué cada vez soy más antimoderno?

El Baix Llobregat, pese a los denodados y casi heroicos esfuerzos de esta querida publicación que me da la oportunidad de dirigirme a ustedes, ha sufrido una gravísima carencia histórica de medios de comunicación propios, de una prensa local fuerte y centrada en nuestra comarca. Baste un ejemplo para probar esta afirmación: si a la población del Baix Llobregat le sumamos la de L’Hospitalet, el número sobrepasa el millón de habitantes, y pese a esta ingente cantidad, seguimos sin un periódico diario.

A esta penuria han contribuido con ímproba dedicación nuestras autoridades locales, a las que, digan lo que digan, la falta de medios independientes que puedan criticar su labor, les parece algo absolutamente maravilloso. Piensen por ejemplo en lo tranquila que está mi querida alcaldesa, Nuria, sin un gran medio de comunicación que critique el nuevo plan urbanístico de la Gran Vía, absolutamente desastroso. Junto a las administraciones, el otro gran culpable ha sido el empresariado, que nunca ha querido arriesgar un euro en información y cultura pudiendo ganar mucho más, y más fácilmente, en tristes recalificaciones urbanísticas y apaños por el estilo.

En este sentido, la llegada de internet, del mundo virtual, parecía a priori el momento de la prensa local, pues permite que baje la inversión necesaria para la creación de nuevos medios. Sin embargo no ha sido así. Los tiempos de la prensa digital resultan hoy por hoy oscuros, y sobre todo, generalmente banales e intrascendentes, lo que es mucho peor… Por eso este pobre escritor no puede gritar viva la prensa digital, pues para la prensa, local o no, cualquier tiempo pasado siempre fue mejor. III

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(2)

+
0 comentarios